En directo
    Política
    URL corto
    Investigación del caso Navalni (105)
    4551
    Síguenos en

    El Gobierno alemán obstaculiza la investigación preliminar de Rusia sobre lo ocurrido con el activista y bloguero opositor ruso Alexéi Navalni, afirma un comunicado de la Cancillería rusa. Además, Moscú acusa a la OPAQ de actuar de manera inadecuada y parcial en su manejo del caso.

    La Federación de Rusia desde el principio ha adoptado "una posición de máxima transparencia" en torno a la situación con Alexéi Navalni, permitiendo, a petición de sus familiares, su salida del país para ser tratado en la clínica Charité en Berlín e incluso entregado a sus colegas alemanes todos los datos recolectados sobre el estado de salud del paciente, indica el documento publicado en la página web de la entidad.

    No obstante, "la respuesta ha sido el rotundo rechazo del Gobierno de la República Federal de Alemania de cooperar con nosotros en esclarecer la situación". 

    "El Gobierno de Alemania impide de manera activa la investigación preliminar que se realiza en Rusia sobre el incidente con Alexéi Navalni, poniendo obstáculos a que se establezca la verdad en el marco de la legislación rusa", dice el texto del comunicado.

    El Ministerio de Relaciones Exteriores acusó a Alemania de ignorar los esfuerzos de la parte rusa de iniciar una investigación previa al caso de Navalni, diciendo que Berlín está violando así sus obligaciones en virtud de la Convención de 1959 sobre Asistencia Legal Mutua en Materia Penal e impidiendo que Rusia logre esclarecer la verdad de lo sucedido. Berlín ha pasado a "la diplomacia de los gritos", afirman desde Moscú, lamentando que desde Alemania se haya iniciado "una amplia campaña para culpabilizar a las autoridades rusas en un supuesto envenenamiento del ciudadano ruso".

    El documento enfatiza, entre otras cosas, que el ocultamiento de información sobre la botella de agua que supuestamente contiene rastros de Novichok por parte de Berlín indica la motivación política del caso. En opinión del ministerio, tal "evidencia" y la forma en que se obtuvo es muy dudosa desde un punto de vista legal.

    Intervención de Alemania y la OTAN en los asuntos internos de Rusia

    En su declaración, el Ministerio de Exteriores ruso acusó también a Alemania y sus aliados de la OTAN de tratar de utilizar la OPAQ como un medio para interferir en los asuntos internos de Rusia.

    "Las demandas hechas por los líderes de Alemania y sus aliados de la OTAN para que Rusia 'brinde asistencia' a la investigación [sobre el caso Navalni] bajo los auspicios de la OPAQ es nada menos que un intento de socavar los principios fundamentales de la Convención sobre Armas Químicas y de utilizar esta estructura internacional para interferir en los asuntos internos de un estado parte de la Convención", declara el comunicado.

    La Cancillería rusa afirma que el "menosprecio explícito" de las solicitudes de la Fiscalía General de Rusia de asistencia jurídica es "una violación directa del numeral 2 del artículo VII de la Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas" que obliga a todos los Estados miembros proporcionar este tipo de asistencia. Denunció un plan de politizar este incidente con el objetivo de "acusar a Rusia" de violar la Convención.

    Las autoridades alemanas transfirieron la información relacionada con el supuesto envenenamiento de Alexéi Navalni a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) a principios de septiembre y esta anunció que proporcionaría asistencia técnica a Berlín. Según el comunicado del ente ruso, la OPAQ "excedió su mandato" cuando ofreció a la parte alemana "ayuda técnica en el marco del 'supuesto envenenamiento de Alexéi Navalni".

    "El papel de la Secretaría Técnica de la OPAQ en esta situación es bastante cuestionable. De particular importancia es el hecho de que desde que el Director General de la OPAQ, Fernando Arias, recibió información sobre el presunto envenenamiento de Navalni desde Alemania el 3 de septiembre 2020, la Secretaría Técnica ha tomado algunas medidas preparatorias en previsión de una solicitud de Alemania y ha estado manteniendo contacto permanente con Berlín", afirman desde el ministerio ruso.

    "Esta circunstancia expone claramente el juicio distorsionado y el sesgo político de la Secretaría Técnica, que nunca mencionó su cooperación activa con Berlín al comunicarse con la Misión Permanente de Rusia ante la OPAQ", sugirió el ente ruso.
    La sede de la OPAQ en La Haya
    © REUTERS / Piroschka van de Wouw
    La sede de la OPAQ en La Haya

    Exteriores ruso pone en duda la veracidad de los hechos

    El ministerio reiteró algunos detalles del caso Navalni que ponen en duda la versión de las autoridades alemanas sobre su envenenamiento.

    En particular, a pesar de las acusaciones de que fue envenenado por un agente nervioso elaborado para aniquilar grandes masas de tropas militares y extremadamente mortal, el activista resultó ser la única persona que se contagió. Todas las demás figuras involucradas, incluidas el personal del hotel donde se hospedó, el aeropuerto de Tomsk y las personas a bordo de su vuelo con destino a Moscú, no sufrieron ningún tipo de síntomas. "Esto no sucedió, aparentemente, por alguna feliz coincidencia. En resumen, estaban ocurriendo cosas asombrosas que rozan la fantasía", sugiere el comunicado.

    "Las acciones de Alemania fueron tan organizadas, que el hecho comenzó a causar muchas preguntas de si puede tratar de una nueva esсenificación del misterioso uso de armas químicas, y ahora no en Siria y Reino Unido, sino aquí en Rusia", señala el comunicado.

    El caso Navalni

    El activista y bloguero ruso Alexéi Navalni, fue trasladado a Berlín desde Rusia el 22 de agosto después de pasar dos días en un hospital de la ciudad de Omsk, donde fue ingresado tras perder el conocimiento durante un vuelo procedente de la ciudad de Tomsk hacia Moscú.

    En el hospital de Omsk, Navalni fue inducido en un coma y tratado con atropina, fármaco que suele utilizarse como antídoto para los agentes nerviosos. Sin embargo, los médicos del hospital ruso afirmaron luego que no habían detectado rastros de toxinas en la sangre y la orina del paciente, cuya condición atribuyeron a un "trastorno metabólico".

    El 14 de septiembre, la clínica alemana Charité informó que el opositor ruso fue desconectado de la ventilación mecánica y lo consideró capaz de levantarse de la cama. Luego, el propio Navalni publicó su primera foto desde la salida del coma y confirmó que ya podía respirar por su cuenta.

    El martes 22 de septiembre Navalni fue dado de alta del hospital berlinés.

    Berlín informó que los análisis toxicológicos realizados por un laboratorio de las Fuerzas Armadas de Alemania muestran que Navalni fue envenenado con una sustancia del grupo Novichok, incluido en la lista de sustancias prohibidas de la Convención sobre Armas Químicas.

    Según el Ministerio de Exteriores alemán, esa conclusión había sido corroborada también por laboratorios de Suecia y Francia, y que las muestras tomadas a Navalni habían sido proporcionadas a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

    Desde Moscú califican de infundada la versión alemana sobre lo ocurrido con Navalni y dicen esperar respuestas oficiales a las solicitudes enviadas a Berlín. Las autoridades rusas comenzaron una investigación preliminar de lo sucedido, pero a la vez insisten que abrirán un caso penal solo cuando tengan pruebas de que fue un envenenamiento.

    Tema:
    Investigación del caso Navalni (105)
    Etiquetas:
    politización, Alexéi Navalni, Alemania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook