En directo
    Política
    URL corto
    Investigación del caso Navalni (105)
    0 150
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El Kremlin toma con cautela todas las noticias sobre el opositor ruso Alexéi Navalni, incluido el anuncio de su alta hospitalaria, declaró el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

    "Tomamos con mucha cautela todas las informaciones al respecto, no sabemos cuáles de ellas son verídicas y cuáles son falsas. En cualquier caso, por supuesto si el paciente de verdad se recupera es genial. Le deseamos pronta recuperación", comentó Peskov en el comunicado del hospital Charité de Berlín sobre el alta de Navalni.

    Al comentar la intención de Navalni de volver a Rusia, Peskov afirmó que "como cualquier otro ciudadano ruso es libre de hacerlo, cuando quiera".

    A la vez recordó que de momento los vuelos directos entre Alemania y Rusia están paralizados debido a la pandemia de coronavirus pero, apuntó, "lo puede hacer a través de los países con los que tenemos comunicación aérea, o quizás sus amigos o el país anfitrión vuelvan a ofrecerle un avión privado".

    Agregó que las autoridades rusas no tienen planes de reunirse con Navalni en Moscú ni garantizarle una protección especial al opositor cuando regrese.

    "No están previstas reuniones, salvo si el enfermo tiene la intención de compartir con nuestros organismos del orden alguna información que comparte de manera activa con los colegas de la Alemania y otros países", afirmó.

    Además, el portavoz el Kremlin afirmó que Moscú busca claridad en la situación con Navalni.

    Peskov recordó que las pruebas de Navalni tomadas en Rusia no mostraron presencia de sustancia tóxica alguna. Al mismo tiempo, según la parte alemana, subrayó, "en las pruebas biológicas tomadas al paciente en el hospital en Berlín, supuestamente fueron encontradas inequívocamente las huellas de unas sustancias tóxicas".

    "No tendemos a rechazar nada, solo queremos comprobar y averiguar de qué se trata, para comparar" afirmó Peskov, al añadir que para ello "es imperativo tener la información necesaria, la cual, lamentablemente, por ahora no nos proporcionan".

    Además Peskov rechazó las acusaciones de que Rusia tenga sustancias tóxicas prohibidas, al destacar que el país sigue comprometido con todas las obligaciones en el marco de la Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas.

    Conversación entre Putin y Macron

    Asimismo, afirmó que el diario francés Le Monde no puede tener información exacta sobre el contenido de la conversación de los presidentes de Rusia y Francia, Vladímir Putin y Emmanuel Macron, respecto al caso Navalni.

    "El diario no pudo y no puede disponer de información fiable, no podemos creer que el Palacio del Elíseo haya filtrado a sabiendas la grabación de la conversación de los dos presidentes a la prensa", respondió Peskov al ser preguntado sobre si es verdad que Putin había dicho a Macron que Navalni habría podido envenenarse por su cuenta.

    El portavoz del Kremlin sostuvo que el texto redactado por Le Monde tiene "muchas inexactitudes".

    El periódico francés publicó la víspera citando a sus fuentes que Putin había sugerido a Macron considerar otras versiones del incidente con Navalni, en particular, una sobre una huella de Letonia donde vive uno de los creadores de la sustancia tóxica militar.

    Según el medio, Putin no logró convencer a Macron.

    "El presidente Putin y el presidente Macron a menudo no están de acuerdo, nunca lo ocultan, defienden los intereses de sus países, debaten muchos temas, pero eso no significa que su diálogo no sea constructivo, eficaz y relevante", comentó Peskov.

    También añadió que si el líder francés tiene algunas acusaciones contra Rusia o Putin en relación con el caso Navalni "estamos en total desacuerdo".

    "Al mismo tiempo no vemos acusaciones directas y no nos gustaría verlas", dijo Peskov.

    Navalni fue trasladado a Berlín desde Rusia el 22 de agosto, después de pasar dos días en un hospital de la ciudad de Omsk, donde fue ingresado tras perder el conocimiento durante un vuelo procedente de la ciudad de Tomsk.

    En el hospital de Omsk, Navalni fue inducido en un coma y tratado con atropina, fármaco que suele utilizarse como antídoto para los agentes nerviosos. Sin embargo, los médicos del hospital ruso afirmaron luego que no habían detectado rastros de toxinas en la sangre y la orina del paciente, cuya condición atribuyeron a un "trastorno metabólico".

    ​El 2 de septiembre, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, informó que los análisis toxicológicos realizados por un laboratorio de las Fuerzas Armadas de Alemania muestran que Navalni fue envenenado con una sustancia del grupo del Novichok, incluido en la lista de sustancias prohibidas de la Convención sobre Armas Químicas.

    El 14 de septiembre, el Ministerio de Exteriores alemán declaró que esa conclusión había sido corroborada también por laboratorios de Suecia y Francia, y que las muestras tomadas a Navalni habían sido proporcionadas a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

    Desde Moscú califican de infundada la versión alemana sobre lo ocurrido con Navalni y dicen esperar respuestas oficiales a las solicitudes enviadas a Berlín. Las autoridades rusas comenzaron una investigación preliminar de lo sucedido, pero a la vez insisten que abrirán un caso penal solo cuando tengan pruebas de que fue un envenenamiento.

    Este 23 de septiembre, el hospital Charité en Berlín, donde Navalni recibió tratamiento durante un total de 32 días, comunicó que el opositor fue dado de alta el martes 22. El hospital señaló que sus médicos no descartan "una recuperación completa" de Navalni, pero a la vez advirtió que "todavía es demasiado temprano para evaluar los posibles efectos a largo plazo de su envenenamiento grave". 

    Tema:
    Investigación del caso Navalni (105)
    Etiquetas:
    Rusia, Alemania, hospital, Alexéi Navalni, Kremlin
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook