En directo
    Política
    URL corto
    2181
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Algunos países occidentales buscan utilizar el caso del opositor ruso Alexéi Navalni para obstaculizar la construcción del gasoducto Nord Stream 2, declaró el director del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia (SVR, por sus siglas en ruso), Serguéi Narishkin.

    "El SVR de Rusia detecta una alta actividad de algunos países occidentales para escalar el llamado caso Navalni. Es cada vez más evidente que uno de los objetivos de esta campaña es [el proyecto] Nord Stream 2", dijo Narishkin ante la prensa.

    Agregó que "los intentos de bloquear esta ruta bajo pretexto de 'castigar a Rusia por Navalni' constituye un ejemplo de la competencia desleal en el mercado europeo de gas".

    Para Washington, según Narishkin, "es muy importante lograr el cierre del proyecto que podría poner en duda los planes de la Casa Blanca de aumentar el número de suministros de gas natural licuado estadounidense a Europa".

    El jefe de la Inteligencia rusa enfatizó que "la mayoría de los europeos entienden que el rechazo del proyecto les causará un daño considerable".

    "Se reducirá la base de recursos para reiniciar la economía europea, cuya caída al final del año en curso, según la estimación de Deutsche Bank, será del 8,6% del PIB [Producto Interno Bruto]", indicó.

    Además, Narishkin destacó que se agravará el tema del empleo en el contexto de la pandemia del coronavirus.

    El 21 de septiembre, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó que Washington está creando una coalición para impedir la realización del proyecto Nord Stream 2, y expresó la esperanza de que la construcción del gasoducto no llegue a buen término.

    Pompeo agregó que Washington también puede preparar su respuesta a la situación con Navalni.

    Acceso a algunas pruebas del caso Navalni

    El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, lamentó que los organismos de investigación rusos no tengan acceso a algunas pruebas materiales relacionadas con el caso Navalni.

    "Están teniendo ciertos problemas, porque muchas pruebas han sido sacadas del país, lamentablemente. Habría que ver lo que hay en el trasfondo, si es una ocultación intencional de pruebas o algo inconsciente", declaró Peskov a los periodistas.

    El portavoz reafirmó también que Rusia sigue sin recibir datos desde Alemania, lo que "obstaculiza todas las diligencias, desde luego".

    Sobre la ropa de Navalni que fue requisada tras su repentina hospitalización, y que el opositor reivindica ahora desde Berlín, por tratarse de una importante prueba material, Peskov dijo: "Con todo mi respeto, no nos ocupamos de ropa. No es nuestro perfil".

    El portavoz del Kremlin rehusó comentar las recientes declaraciones del secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, sobre el caso Navalni y el proyecto del gasoducto Nord Stream 2, al señalar que deja ese "placer" a su colega de la Cancillería rusa, María Zajárova.

    "Por lo que respecta a la adicción de EEUU a las sanciones […] todo el mundo la conoce y no creo que alguien la apruebe", se limitó a decir.

    El secretario de Estado Pompeo afirmó el 21 de septiembre que Washington está forjando una coalición para impedir la realización del proyecto Nord Stream 2, y expresó la esperanza de que la construcción del gasoducto no llegue a buen término. Pompeo agregó que EEUU también puede preparar una respuesta al caso Navalni.

    Navalni fue trasladado a Berlín el 22 de agosto después de pasar dos días en un hospital de la ciudad rusa de Omsk, donde fue ingresado tras perder el conocimiento durante un vuelo procedente de la ciudad de Tomsk.

    En el hospital de Omsk, Navalni fue inducido en un coma y tratado con atropina, fármaco que suele utilizarse como antídoto para los agentes nerviosos. Sin embargo, los médicos del hospital ruso afirmaron luego que no habían detectado rastros de toxinas en la sangre y la orina del paciente, cuya condición atribuyeron a un "trastorno metabólico".

    El 2 de septiembre, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, informó que los análisis toxicológicos realizados por un laboratorio de las Fuerzas Armadas germanas muestran que Navalni fue envenenado con una sustancia del grupo Novichok, incluido en la lista de sustancias prohibidas de la Convención sobre Armas Químicas.

    El 14 de septiembre, el Ministerio de Exteriores alemán declaró que esa conclusión había sido corroborada también por laboratorios de Suecia y Francia, y que las muestras tomadas a Navalni habían sido proporcionadas a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

    El 17 de septiembre se supo que los allegados a Navalni, nada más enterarse de que perdió el conocimiento en el vuelo de Tomsk a Moscú, llamaron a un abogado, subieron a la habitación del hotel en el que se había alojado y recogieron todos los objetos sospechosos, entre ellos una botella abierta de agua mineral que fue enviada a Alemania y en la que expertos habrían encontrado luego los restos de un agente neuroparalizante del grupo Novichok.

    Desde Moscú califican de infundada la versión alemana sobre lo ocurrido con Navalni y dicen esperar las respuestas oficiales a las solicitudes enviadas a Berlín.

    Etiquetas:
    Alexéi Navalni, Rusia, Occidente, Nord Stream 2
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook