En directo
    Política
    URL corto
    0 171
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia restó valor jurídico a la reciente resolución del Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre Bielorrusia.

    "Partimos de que la resolución del Consejo de los DDHH, que Occidente impuso contrariamente a los principios y las normas del derecho internacional, es jurídicamente nula", declaró la Cancillería rusa.

    El Ministerio señaló que varios países liderados por la Unión Europea arrastraron al Consejo hacia "otra discusión sesgada y politizada" cuyo propósito tenía muy poco que ver con la preocupación por los derechos humanos.

    "Presenciamos una burda injerencia en los asuntos internos de un Estado soberano, lo cual es incompatible con los principios del derecho internacional y las cláusulas de la Carta de las Naciones Unidas".

    Ni el Consejo de los DDHH ni grupos de países o países sueltos, a juicio de la Cancillería rusa, tienen el derecho de evaluar los procesos electorales en los Estados miembros de la ONU.

    "Las naciones de Occidente nuevamente han intentado utilizar el Consejo de los DDHH para deslegitimar a un gobierno […] Semejantes acciones desprestigian a la ONU en su dimensión relacionada con la defensa de los derechos humanos", constató el organismo.

    El Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó el 18 de septiembre una resolución sobre Bielorrusia que insta al presidente Alexandr Lukashenko a entablar un diálogo con la oposición.

    A favor de la resolución, presentada por Alemania en nombre de la Unión Europea, se expresaron 23 países miembros del Consejo de DDHH de la ONU, mientras que dos países votaron en contra y 22 se abstuvieron.

    El Consejo rechazó las 17 enmiendas presentadas por Rusia, como la de eliminar los párrafos que expresan la preocupación por las torturas y los malos tratos a manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad de Bielorrusia, o lamentan que las autoridades bielorrusas fracasaran en garantizar unas elecciones presidenciales justas y creíbles. Tampoco prosperó la propuesta rusa de saludar "el inicio del proceso de las reformas constitucionales" en Bielorrusia.

    En Bielorrusia continúan las protestas tras la reelección del presidente Alexandr Lukashenko, en el poder desde 1994.

    Alexandr Lukashenko. presidente de Bielorrusia
    © Sputnik / Viktor Tolochko
    Lukashenko obtuvo el 80,1% de los votos en las presidenciales del 9 de agosto, seguido de Svetlana Tijanóvskaya, con el 10,1% de los apoyos, según el escrutinio oficial.

    La oposición bielorrusa denunció numerosas irregularidades electorales y exigió una repetición de los comicios, opción que Lukashenko descartó.

    En los primeros días las fuerzas del orden reprimieron las protestas con gas lacrimógeno, balas de goma, cañones de agua y granadas aturdidoras. Según el Ministerio del Interior, las movilizaciones se saldaron con tres muertos, centenares de heridos, entre ellos más de 130 agentes, y más de 6.700 detenciones.

    La violencia callejera amainó en los días siguientes, pero las protestas continuaron, al tiempo que las autoridades detenían o expulsaban de Bielorrusia a las figuras más visibles de la oposición.

    Etiquetas:
    crisis política, Consejo de DDHH de la ONU, resolución, Bielorrusia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook