13:50 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    Política
    URL corto
    0 71
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Moscú y Minsk no debaten la integración de Bielorrusia en Rusia, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

    El portavoz señaló que tampoco se planea examinar este tema durante la visita del presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, a Rusia programada para este mes de septiembre.

    "No puede haber fusiones, absorciones, etcétera, como resultado de la visita. Esto es un disparate absoluto", dijo Peskov.

    Indicó que la cooperación en el comercio y la economía, los temas relacionados con deudas, recursos energéticos, suministros de petróleo y derivados y del gas, así como los de integración en el marco de la Comunidad Económica Euroasiática, de la Comunidad de Estados Independientes, del Estado de la Unión siempre están en la agenda de reuniones entre el líder ruso, Vladímir Putin, y Lukashenko.

    Durante las reuniones bilaterales, según Peskov, siempre se lleva a cabo un intercambio de opiniones sobre "los procesos más urgentes que tienen lugar en el continente europeo y los conflictos regionales".

    Además el portavoz afirmó que no sabe nada sobre la creación de un centro de emisión de divisa conjunto de Rusia y Bielorrusia.

    "La creación de un centro de emisión único es un paso muy significativo hacia la profundización de la integración ruso-bielorrusa. No tengo constancia de ninguna discusión sustancial sobre este tema", concluyó.

    A su vez el presidente Lukashenko declaró que ya es imposible alcanzar la integración de Minsk y Moscú en la forma prescrita por el Tratado sobre la Creación del Estado de la Unión de Bielorrusia y Rusia firmado en 1999.

    "Hoy es imposible implementar esa integración", indicó. 

    Desapariciones de activistas en Bielorrusia

    Además, Peskov declaró que el Kremlin está preocupado por las desapariciones de activistas en Bielorrusia.

    "Me abstendré de dar evaluaciones algunas, solo me limito a decir que, desde luego, desapariciones de personas generan preocupación", dijo a la prensa.

    El Kremlin, subrayó, parte de que "en los plazos establecidos por la ley haya alguna información al respecto".

    Peskov no apoyó las declaraciones del presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, que advirtió en una entrevista concedida a canales de televisión rusos que "si Bielorrusia se derrumba hoy, Rusia será la siguiente".

    "No aceptaría paralelo alguno en este sentido", subrayó el portavoz.

    Enfatizó que pese al Estado de la Unión de Rusia y Bielorrusia "somos dos países diferentes, dos Estados soberanos".

    Este 9 de septiembre otro miembro de la junta directiva del opositor Consejo de Coordinación (CC) bielorruso Maxim Znak fue detenido a la salida de la sede del equipo del antiguo presidenciable Víctor Babariko.

    Después de la detención de Znak, el único miembro de la junta directiva del Consejo de Coordinación que no está detenido y permanece en Bielorrusia es la premio nobel de literatura Svetlana Aleksievich, de 72 años, que ya descartó marcharse del país.

    El 7 de septiembre el servicio de prensa del Consejo informó que no se podía comunicar con tres de sus miembros: la que ocupa la junta directiva del consejo, María Kolésnikova; el portavoz del ente, Antón Rodnenkov, y el secretario ejecutivo del CC, Iván Kravtsov.

    El martes 8 las autoridades bielorrusas comunicaron que Rodnenkov y Kravtsov se fueron a Ucrania de manera voluntaria, mientras que Kolésnikova fue detenida en la frontera bielorruso-ucraniana.

    Según relataron Rodnenkov y Kravtsov desde Kiev, su salida de Bielorrusia fue forzosa. A Kolésnikova también la querrían expulsarla del país, pero la opositora rompió en pedazos su pasaporte.

    El Consejo ha declarado que su objetivo principal es encontrar una vía para resolver la crisis política en Bielorrusia mediante unas negociaciones que deben comenzar de manera inmediata.

    Las autoridades bielorrusas abrieron un expediente penal contra el CC por un delito, tipificado en el artículo 361 del Código Penal, que castiga con penas de hasta cinco años de cárcel los llamamientos a derrocar el poder o cambiar de forma violenta el orden constitucional en el país.

    Etiquetas:
    oposición, detención, Bielorrusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook