15:58 GMT28 Septiembre 2020
En directo
    Política
    URL corto
    2390
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, aseguró que los pronunciamientos de la Unión Europea sobre la situación en Bielorrusia tienen que ver más con la geopolítica que con los derechos humanos o la democracia.

    "Lo que se oye ahora desde las capitales europeas, ante todo de las repúblicas bálticas [Lituania y Estonia], así como de Polonia y el Parlamento Europeo no es sobre Lukashenko, los derechos humanos o la democracia. En realidad todo es sobre la geopolítica", indicó Lavrov en declaraciones a la cadena televisiva Rossiya 1.

    El jefe de la diplomacia rusa remarcó que los países occidentales buscan imponer sus recetas en el continente europeo y en otras partes del mundo.

    El canciller señaló que Rusia está alarmada por los intentos de ciertos países occidentales de interferir en los asuntos internos de Bielorrusia.

    "Para nadie es un secreto que se trata de una lucha geopolítica, una lucha por el espacio postsoviético y ya hemos visto esa pugna en otros periodos después del desmoronamiento de la Unión Soviética. El último ejemplo es Ucrania", subrayó, en alusión al cambio de poder violento que se produjo en Ucrania en 2014 y que desembocó en un conflicto armado hasta la actualidad.

    Lavrov recordó que en 2014, cuando se produjo el golpe en Ucrania, muchos altos cargos de los países de la UE promovían ideas destructivas.

    El jefe de la diplomacia rusa insistió en que "el pueblo sabio de Bielorrusia podrá solucionar sus problemas" sin ningún tipo de injerencia.

    "Estoy convencido, al igual que todos los amigos de Bielorrusia en otros países, de que los bielorrusos pueden resolver sus asuntos y no seguir a aquellos que usan a Bielorrusia para conquistar espacio geopolítico, para avanzar esa lógica destructiva de si estás con Rusia o con Europa", puntualizó.

    El jefe de la diplomacia rusa llamó a abstenerse de aprovechar la situación en Bielorrusia para socavar el diálogo del Gobierno y el pueblo bielorruso.

    "Aconsejaría a todos que no traten de aprovechar esta situación en Bielorrusia —y no es una situación simple— para socavar el diálogo adecuado y de respeto mutuo de las autoridades y la sociedad", dijo el ministro.

    Puntualizó que las presidenciales en el país no eran perfectas, el hecho que "admiten las propias autoridades bielorrusas" que buscan "entablar un diálogo con los ciudadanos que protestan contra lo que consideran una violación de sus derechos".

    Lavrov expresó su esperanza de que los ciudadanos descontentos con los resultados de los comicios presidenciales resulten igual de dispuestos a dialogar sobre la situación que el Gobierno de Bielorrusia.

    El 9 de agosto en Bielorrusia estallaron protestas masivas, tras la publicación de los primeros resultados de los comicios presidenciales que daban como ganador por amplia mayoría al actual mandatario.

    Según el escrutinio oficial, Lukashenko recibió el 80,1% de los votos, su rival principal, la opositora Svetlana Tijanóvskaya obtuvo el 10,1% de los apoyos y los otros tres candidatos reunieron juntos un poco más del 4%.

    Las manifestaciones fueron reprimidas en los primeros días con gas lacrimógeno, balas de goma, cañones de agua y granadas aturdidoras, y dejaron, según informes del Ministerio del Interior, tres muertos, cientos de heridos, entre ellos un centenar de policías, y más de 6.700 detenidos.

    La oposición bielorrusa impugna los resultados de las elecciones y exige una repetición de los comicios, opción que Lukashenko ha descartado en términos contundentes.

    Etiquetas:
    Bielorrusia, UE, Rusia, Serguéi Lavrov
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook