11:18 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    Política
    URL corto
    Protestas en Bielorrusia tras las elecciones (162)
    1292
    Síguenos en

    BERLÍN (Sputnik) — La canciller alemana, Angela Merkel, mantuvo una conversación telefónica con el presidente ruso, Vladímir Putin, en la que examinaron la situación actual en Bielorrusia, informó el servicio de prensa del Gobierno alemán.

    "La canciller Angela Merkel realizó hoy [18 de agosto] negociaciones telefónicas con el presidente de Rusia, Vladímir Putin. Se examinó la situación en Bielorrusia tras las elecciones presidenciales del 9 de agosto", dice el comunicado.

    La nota indica que Merkel subrayó a Putin que "el Gobierno bielorruso debe abstenerse del uso de la violencia en contra de los manifestantes pacíficos, poner en libertad inmediata a los detenidos políticos y comenzar un diálogo nacional con la oposición y la sociedad para superar la crisis".

    Asimismo, Putin y Merkel rechazaron cualquier intento de injerencia en los asuntos internos de Bielorrusia, informó el servicio de prensa del Kremlin.

    "Rusia resaltó que es inadmisible cualquier intento de injerencia desde fuera en los asuntos internos de la República [de Bielorrusia], que conducen a una mayor agudización de la crisis", indica el comunicado.

    Ambos líderes, según el texto, expresaron su confianza "en una pronta normalización de la situación".

    El 16 de agosto Merkel telefoneó al presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko.

    Merkel advirtió, por su parte, que en Bielorrusia debe cumplirse el derecho a la libertad de expresión, de reunión y que "es necesario liberar a los presos políticos", según informó la propia mandataria.

    La canciller alemana llamó además a celebrar un diálogo nacional que permita solucionar esas cuestiones.

    El diálogo telefónico tuvo lugar por iniciativa de Berlín.

    Poco después, el servicio de prensa del Kremlin informó que Putin, y su par de Francia, Emmanuel Macron, en una conversación telefónica abogaron por una pronta solución a los problemas actuales de Bielorrusia.

    "Ambas partes expresaron su interés en resolver lo antes posible los problemas que han surgido", dice el comunicado.

    La nota añade que durante el diálogo Putin subrayó que es inadmisible la intervención en los asuntos internos de Bielorrusia, así como la presión sobre las autoridades de ese país.

    Putin y Macron abordaron también la crisis en Libia y acordaron continuar los contactos entre Rusia y Francia a diferentes niveles.

    A su vez, el Elíseo comunicó que Macron, en el marco de la conversación con Putin, llamó a Rusia contribuir a calmar la situación en Bielorrusia.

    Para el 19 de agosto está prevista una cumbre telemática de la Unión Europea para debatir la situación en Bielorrusia.

    ​En la invitación a la cumbre, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, reiteró que las elecciones presidenciales bielorrusas, en las que, según el escrutinio oficial, salió victorioso Lukashenko con más del 80% y su principal rival, Svetlana Tijanóvskaya, obtuvo un 10%, "no fueron libres ni justas".

    Por su parte, el representante permanente adjunto de Rusia ante las Naciones Unidas, Dimitri Polianski, señaló en una declaración que Rusia enfatizó en la reunión cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) que solo el pueblo bielorruso debe resolver los problemas de su país sin ninguna interferencia extranjera.

    "[Estonia y Estados Unidos] insistieron en discutir la situación en Bielorrusia en AOB [Cualquier otro asunto] de las consultas del CSNU de hoy [el 18 de agosto]", dijo Polianski a través de Twitter.

    ​Agregó que "si bien es un problema interno de este país y no un asunto que deba discutirse en el Consejo de Seguridad, Rusia enfatizó que solo los propios bielorrusos deben resolver los problemas de su país sin ninguna interferencia e intromisión extranjera".

    Según el Ministerio del Interior bielorruso, en los primeros días de las protestas, cuando las fuerzas del orden usaron gas lacrimógeno, balas de goma, cañones de agua, granadas aturdidoras e incluso fusiles con acción de bombeo para dispersarlas, centenares de personas sufrieron heridas, incluidos más de 120 agentes del orden público, y más de 6.700 personas fueron detenidas. Dos personas fallecieron.

    Posteriormente los agentes de seguridad dejaron de usar la fuerza para dispersar las protestas, que continuaron en las calles y también trascendieron a compañías industriales y algunos de los medios de comunicación públicos.

    Además, Tijanóvskaya promovió la creación de un consejo de coordinación, de momento compuesto por 35 figuras bielorrusas importantes, incluida la premio nobel de literatura Svetlana Aleksievich, que deberá representar a la sociedad del país en unas futuras negociaciones con el Gobierno actual sobre un proceso de transición del poder.

    Lukashenko sostiene que la situación en Bielorrusia se debe a una "injerencia externa" que sigue las pautas de "revoluciones de colores". El 15 de agosto el líder bielorruso afirmó haber acordado con Putin que Rusia ayudará a Bielorrusia a garantizar la seguridad si Minsk se lo pide, en el marco de la cooperación entre los dos países dentro de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva. El presidente ruso confirmó el 16 de agosto su disposición de proporcionar la asistencia necesaria.

    Tema:
    Protestas en Bielorrusia tras las elecciones (162)
    Etiquetas:
    Bielorrusia, Angela Merkel, Vladímir Putin, Rusia, Alemania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook