01:51 GMT25 Septiembre 2020
En directo
    Política
    URL corto
    0 100
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Rusia no tiene ningún interés en robar al Reino Unido datos sobre el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19, ya que la empresa farmacéutica global AstraZeneca, con sede en Londres, decidió fabricarla en territorio ruso, declaró el director general del Fondo de Inversión Directa de Rusia, Kiril Dmítriev.

    "No hace falta 'robar' nada a (la Universidad de) Oxford porque AstraZeneca ya acordó con una de nuestras compañías de cartera, R-Pharm, fabricar las vacunas de Oxford en Rusia (...) Todo ya fue transferido a R-Pharm, que producirá la vacuna de AstraZeneca en Rusia, usando todas las tecnologías y los conocimientos", dijo Dmítriev en una entrevista concedida a la emisora británica Times Radio.

    Este 16 de julio, el Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC, por sus siglas en inglés) británico informó de intentos de robo de datos sobre el desarrollo de vacunas contra COVID-19 por parte de un grupo de hackers presuntamente vinculados con Rusia.

    Según el organismo, un grupo llamado APT29, también conocido como 'the Dukes' o 'Cozy Bear', se ha dirigido a varias organizaciones involucradas en el desarrollo de vacunas contra COVID-19 en Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido.

    "Creo que este episodio es un intento de manchar la reputación de la vacuna rusa por parte de personas que tienen miedo a su éxito, ya que es posible que la vacuna rusa pueda ser la primera en el mercado y tenga el mayor éxito", expresó Dmítriev.

    Agregó que las acusaciones de Londres son infundadas y señaló que estas surgieron justo cuando Rusia anunció que se espera la aprobación regulatoria para comenzar a usar la vacuna en agosto o septiembre.

    El 16 de julio, Dmítriev informó que la segunda fase de las pruebas de la vacuna rusa contra el coronavirus elaborada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya concluirá el 3 de agosto y que se prevé llevar a cabo la tercera fase de las pruebas no solo en Rusia, sino también en Oriente Medio y en varios otros países.

    En el Reino Unido se encargan del desarrollo de vacunas contra el COVID-19 dos organismos: la Universidad de Oxford, que el pasado 23 de abril inició ensayos en humanos de su vacuna, y la Escuela Imperial de Londres.

    Los estudios de la Universidad de Oxford son apoyados por AstraZeneca.

    La empresa farmacéutica rusa R-Pharm se especializa en el desarrollo, fabricación y comercialización de medicamentos, equipos de laboratorio y herramientas médicas y además de Rusia está presente en Estados Unidos, Alemania, Japón y países miembros de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

    Etiquetas:
    ciberataque, Reino Unido, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook