En directo
    Política
    URL corto
    140
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — En las consultas con EEUU en Viena Rusia dejó claro que es poco realista que China se una a las negociaciones sobre la seguridad estratégica, declaró el viceministro ruso de Asuntos Exteriores Serguéi Riabkov.

    "EEUU mantiene su posición a favor de involucrar a China [en las consultas]. Nosotros, a nuestra vez, les explicamos detalladamente por qué, en nuestra opinión, es poco realista contar con la implicación de China", dijo Riabkov.

    Agregó que Moscú no va a presionar a China para que se sume a las negociaciones.

    "No estamos listos para presionar a Pekín de tal manera como lo desearían los estadounidenses", puntualizó.

    Además, Riabkov señaló que Estados Unidos todavía no ha decidido sobre la prórroga del Tratado de Reducción de las Armas Estratégicas (START III).

    "Lamentablemente, no observamos durante la reunión de ayer [el 22 de junio] en Viena la disposición de los estadounidenses a aceptar nuestra lógica a favor de prolongar [el tratado] sin condiciones previas", dijo Riabkov al indicar que Washington continúa examinando esta opción. 

    En lo referente a la próxima reunión con el representante especial de EEUU para el control de armas, Marshall Billingslea, el vicecanciller ruso afirmó que esta podría celebrarse a finales de julio o a principios de agosto.

    "El lugar y la fecha no se han determinado, hay diferentes variantes", afirmó.

    Además, Riabkov confirmó la puesta en marcha de varios grupos de trabajo, uno de ellos sobre el espacio, pero agregó que de momento no puede dar más detalles sobre sus actividades.

    El 22 de junio en Viena se celebraron consultas de Rusia y EEUU sobre la estabilidad estratégica, que duraron unas diez horas.

    La delegación rusa en las negociaciones estuvo encabezada por Riabkov y la de EEUU, por el enviado especial del presidente de EEUU para el control de armas, Marshall Billingslea.

    El START III es actualmente el único acuerdo que vincula a EEUU y Rusia después de que la Casa Blanca rompiera definitivamente el pasado 2 de agosto de 2019 el Tratado INF de misiles de medio y corto alcance.

    El tratado suscrito en 2010 por EEUU y Rusia limita los arsenales de los dos países a un máximo de 700 misiles desplegados, 1.550 ojivas nucleares y 800 vehículos correspondientes, desplegados y en reserva.

    Washington insiste en un nuevo tratado que incluya a China, algo que el país asiático ya ha rechazado en reiteradas ocasiones.

    Moscú, a su vez, considera que se deben tomar en cuenta también los arsenales nucleares de Francia y el Reino Unido, países que no participan en ningún proceso de control de armas. 

    Etiquetas:
    China, negociaciones, seguridad
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook