En directo
    Política
    URL corto
    123
    Síguenos en

    Una exigua campaña de Correos en homenaje al Día del Orgullo LGTBI genera beneficios a las 24 horas de lanzarse, publicitada indirectamente por las críticas vertidas por el partido político Vox. La emisión especial de sellos y la decoración de furgonetas de reparto, buzones y una oficina postal pueden incluso propiciar un impacto de 500.000 euros.

    Con la vista puesta en el próximo 28 de junio, Día Internacional del Orgullo LGTBI, el servicio postal de España, Correos, lanzó el pasado jueves 18 de junio una pequeña campaña en apoyo de la efeméride: #NoSoloAmarillo.

    A la emisión de sellos conmemorativos con los colores del arco iris, que incluyen una mención al Pasaje Begoña (una calle en la sureña localidad de Torremolinos cuyos establecimientos sirvieron de refugio a gays, lesbianas y transexuales durante la dictadura franquista), Correos quiso añadir una nota decorativa, pintando con las siete tonalidades del arco iris cinco furgonetas de reparto, nuevo buzones callejeros y parte de la fachada de una de sus oficinas postales en Madrid. Se da la circunstancia de que los cinco vehículos y todo este mobiliario operan íntegramente en el barrio de Chueca, el lugar emblemático de las celebraciones de la comunidad LGTBI y morada habitual de muchos integrantes de este colectivo.

    ¿Despilfarro en detrimento de la Sanidad?

    La campaña de Correos no habría pasado de la anécdota, como tantas otras campañas conmemorativas de este servicio público, de no ser por las críticas vertidas en redes sociales por el partido opositor Vox y sus seguidores, quienes objetan que Correos gaste recursos públicos en atender lo que ellos consideran el "lobby gay" y cuestiones de "ideología de género".

    El líder de esta formación, Santiago Abascal, llegó a tildar al Gobierno de "criminal" por destinar fondos para esta campaña, cuando "no hay dinero para respiradores", vinculando así la crisis sanitaria desatada por la pandemia de coronavirus con el apoyo a la efeméride LGTBI. Las respuestas de los usuarios de redes sociales no se hicieron esperar, habida cuenta de que pronto se puso en conocimiento de la opinión pública el coste real de la campaña: apenas 12.500 euros.

    Una polémica estéril

    Correos facturó en 2019 unos 2.400 millones de euros e ingresó beneficios por valor de 14,8 millones. Es decir, está fuera de toda duda que el coste de la campaña es perfectamente asumible para el tamaño de esta empresa pública.

    El coste de cada buzón ascendió a 164 euros más el IVA correspondiente, por ejemplo. Pero, sin duda, las cifras más impactantes las ha aportado la propia Correos, al desvelar que a las 24 horas de emitir la primera tirada de sellos conmemorativos ya se había amortizado la inversión. Al mediodía del día 22 ya se habían vendido 12.874 sellos (a 1 euro por unidad) y estaba agotada la primera partida de 300 packs Orgullo, que por un precio de 12 euros incluye un sello, una bandera, un abanico que combina la cornamusa de Correos con el arco iris y una postal prepagada, todo con los siete tonos. En total, 16.474 euros.

    Una iniciativa dentro de un plan de estrategia

    El lanzamiento de esta campaña se aprobó en 2019 dentro de una estrategia que apuesta por iniciativas conmemorativas que capten el interés de la ciudadanía. En un comunicado publicado en su página web oficial, Correos manifestó el pasado viernes 19 de junio:

    "Conscientes de que este año el Día del Orgullo será diferente, con menos gente en la calle y menos fiestas, la empresa pública ha querido poner su grano de arena para poder celebrarlo en las nuevas circunstancias generadas por el Covid-19 y, para ello, va a rotular con la bandera arcoíris y #NoSoloAmarillo muchos de sus icónicos elementos: buzones, furgonetas y alguna oficina, como la de Chueca (Madrid)". 

    Pese a rehusar hacer comentarios sobre la polémica suscitada a cuenta de las críticas del partido Vox y de varios usuarios afines en las redes sociales, fuentes cercanas a Correos confirman el malestar de la empresa por las acusaciones de servir de difusión de "ideologías" y de colaborar al "despilfarro de dinero público". Correos se vio obligado en fechas anteriores a pedir un crédito extraordinario para acometer el pago de las nóminas de sus trabajadores. Fuentes del mundo de la publicidad cifran el impacto actual de la campaña en no menos de 500.000 euros, cantidad que cabría descontar al coste de una hipotética campaña publicitaria a nivel nacional que nunca se contrató.

    Etiquetas:
    fiesta del Orgullo Gay (Madrid), Día Internacional del Orgullo LGBT, LGTBI, conmemoración, campaña publicitaria, campaña, campaña pública, sello, Correos, VOX
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook