En directo
    Política
    URL corto
    Por
    2280
    Síguenos en

    Tras la elección de México como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, el presidente Andrés Manuel López Obrador mencionó que desde ese puesto se buscará validar la tradición diplomática del país.

    Posteriormente, mencionó los tres puntos básicos que promoverá Juan Ramón de la Fuente Ramírez, representante de México ante la ONU, durante la participación del país en el Consejo de Seguridad en el periodo 2021-2022: cumplir con las libertades fundamentales de palabra, libertad de culto, derecho a vivir libres de miedo y miseria; promover la cooperación para el desarrollo sustentable y la resolución de conflictos por vías no violentas.

    A su vez, de la Fuente adelantó que México respaldará a la Organización Mundial de la Salud (OMS), puesto que el multilateralismo y la cooperación internacional son claves en tiempos como los actuales.

    Expertos consultados por Sputnik profundizaron en el papel que México podría asumir cuando ingrese al Consejo de Seguridad. Al respecto, coincidieron en que la tradición diplomática del país anticipa que el país latinoamericano asuma un papel activo y autónomo frente a los miembros permanentes de esa entidad, en particular, frente a Estados Unidos.

    Raúl Benítez Manaut, investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), recordó que los embajadores mexicanos han ido en contra de la postura de Estados Unidos ante el Consejo de Seguridad en dos momentos importantes: la participación internacional en los procesos de paz en Nicaragua en 1983, así como el rechazo a la invasión a Irak en 2002.

    "Puede haber tensiones con Estados Unidos por diferencias en cómo maneja ciertas crisis con el empleo de los medios militares, pues México no tiene medios militares para resolver disputas internacionales. México siempre está postulando soluciones pacíficas", explicó.

    Por su parte, el consultor y académico Fausto Pretelin apuntó que la diplomacia mexicana cuenta con una tradición de activismo y cooperación internacional, misma que reiteró el presidente López Obrador luego de difundir la agenda de México en el Consejo de Seguridad.

    "La diplomacia mexicana se ha distinguido por estar en contra de la proliferación de armas nucleares, por ejemplo. Si fuera consistente, uno pensaría que estuviera ahí en contra de que países estuvieran saliendo de acuerdos nucleares, como el caso de Estados Unidos el año pasado, que salió del tratado sobre armas nucleares de alcance intermedio que tenía firmado con la entonces Unión Soviética", anticipó.

    Raúl Benítez Manaut añadió que podría esperarse que México se oponga en algunos casos a Estados Unidos en el Consejo de Seguridad, particularmente para rechazar acciones como la firma de acuerdos discrecionales a favor de la compra anticipada de la vacuna contra el SARS-CoV-2.

    "Se vienen muchos conflictos, sobre todo por los países que quieren que la vacuna sea gratuita y un bien de la humanidad, y aquellos Gobiernos, como el de Inglaterra y Estados Unidos, que tradicionalmente protegen a las industrias privadas farmacéuticas. México se ha declarado en favor de la vacuna universal, sin patente, junto con los Gobiernos de China e Italia, y en general los Gobiernos europeos, menos Inglaterra y Alemania", indicó.

    Fausto Pretelin, a su vez, expuso que el Consejo de Seguridad, a pesar de su función dentro de la ONU, está a merced de los intereses de sus miembros permanentes: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido.

    "Me parece que es sano una mayor presencia de México en la primera línea de acción en temas que vinculan a las Naciones Unidas con el mundo. Las decisiones que se toman en el Consejo tienen un impacto directo sobre los países a los que se está analizando. Yo creo que es importante, sin embargo, también hay que ser realistas y ver que los cinco miembros permanentes han prácticamente colapsado al Consejo de Seguridad desde hace muchos años", comentó.

    La participación mexicana en este órgano de Naciones Unidas también es vista por Benítez Manaut como una oportunidad para que el presidente López Obrador se involucre de manera más activa en la política internacional.

    "Lo que se espera es que México tenga una voz muy activa en el escenario internacional y que el presidente López Obrador se quite un poquito la coraza de aislamiento que tiene y use a la ONU como un trampolín para acomodarse en el escenario internacional. Yo creo que México necesita tener una mayor presencia en el escenario internacional, porque ha perdido fuerza", consideró.

    Fausto Pretelin coincidió en que la participación mexicana en el Consejo de Seguridad puede beneficiar en ese aspecto. En específico, señaló que una mayor intervención en los conflictos internacionales puede proyectar a la diplomacia del país latinoamericano.

    "No sabemos qué va a pasar en el 2021, 2022, qué tipo de problemas o polémicas internacionales van a existir. Nos podemos imaginar la de Estados Unidos frente a China. Siempre será arriesgado tomar decisiones, porque México va a quedar mal con unos y bien con otros, pero si se toma bajo un ideario autónomo y una postura diplomática muy propia, eso sería el mejor escenario", finalizó.
    Etiquetas:
    Rusia, China, EEUU, México, Consejo de Seguridad de la ONU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook