En directo
    Política
    URL corto
    31065
    Síguenos en

    Donald Trump puede ordenar la retirada de casi 9.500 soldados de Alemania, generando preocupaciones en Europa sobre el compromiso de EEUU con su defensa, informaron varios medios. Willy Wimmer, exsecretario de Estado del Ministerio de Defensa de Alemania, habló con Sputnik sobre estos informes que todavía no han sido confirmados de manera oficial.

    —Si se toma esta decisión, el contingente militar de EEUU desplegado en Alemania puede reducirse a casi un tercio. Existe la posibilidad de que una parte de estas fuerzas se traslade a Polonia. Aunque todavía no ha habido ninguna confirmación oficial de esta decisión, fue en Alemania donde los supuestos planes de Trump causaron un debate al respecto. ¿Qué pasará si Trump efectivamente retira parte de las tropas del país teutón?

    Esta decisión será bienvenida debido a que todas las declaraciones realizadas por Berlín sobre este tema señalan que desde hace mucho tiempo la presencia de las tropas estadounidenses en Alemania no tiene nada que ver ni con los intereses de seguridad de Alemania ni con los de Europa. Al contrario, sirven a las operaciones militares estadounidenses realizadas en otras regiones del mundo. Y esto no tiene nada que ver con la OTAN.

    Incluso, mi pregunta es: ¿por qué solo se retirarán los 9.500 soldados estadounidenses y no todos? Esta es la misma interrogante que un gran número de alemanes se ha hecho durante mucho tiempo. (...) El anuncio de la retirada de los soldados estadounidenses fue inesperadamente complementado por el secretario general de la OTAN.

    En particular, Jens Stoltenberg señaló, comentando la conclusión de una comisión creada tras las declaraciones del presidente galo Emmanuel Macron, que la OTAN debería convertirse en una alianza mayoritariamente política. Esto solo puede significar que, según Stoltenberg, la Alianza Atlántica está perdiendo su importancia y valor como una integración militar. Para Berlín, eso significa que esta cuestión no solo no ha sido discutida con Alemania, sino que Berlín ha sido inducido al error de manera deliberada.

    —El excomandante estadounidense en Europa, general Ben Hodges, puso en tela de juicio los informes sobre la posible retirada de las tropas estadounidenses en una entrevista con el periódico Tagesspiegel. También aseguró que este plan puede no ser viable, ya que tiene una motivación política y es muy posible que Trump finalmente lo abandone. ¿Está usted de acuerdo con esta evaluación?

    Se trata de una queja habitual que estamos acostumbrados a escuchar de los generales, siempre cuando le quitan su juguete. El general Hodges debería preguntarse si el tratado de la OTAN lo estipula y si Alemania dio su consentimiento alguna vez para que la base situada en Ramstein desempeñaría un papel clave en el asesinato de personas en las guerras desencadenadas en todo el mundo, violando el derecho internacional, desde Yugoslavia hasta Siria. (...) Los políticos estadounidenses simplemente no quieren que sus hijos e hijas regresen a EEUU en ataúdes de zinc. (...) Es muy probable que esto no fuera previamente discutido con Hodges ni con sus representantes en el Pentágono. Aunque tampoco excluyo la posibilidad de que el presidente Trump lo haya hablado con alguien más.

    Entre 2007 y 2008, pasé horas, incluso días, hablando con el excanciller Helmut Schmidt en su oficina situada en Hamburgo. Según Schmidt, hubo un acuerdo en ese momento que estipulaba que los días de la OTAN como una integración militar estaban contados, porque con el paso del tiempo esta pasó a representar un peligro para la paz y se pensó que sería mejor convertirla en un órgano de consulta entre dos continentes a los dos lados del Atlántico. En primer lugar, debemos asegurarnos de que la OTAN no se convierta en una "máquina de agresión" global, dirección en la que ha estado moviéndose en los últimos años.

    — El expresidente del comité militar de la OTAN, Klaus Naumann, aseguró que la posible retirada de tropas estadounidense de Alemania sería no solo una violación de los compromisos de defensa por parte de EEUU, sino un factor que debilitaría a todo el bloque. Además, el traslado de las fuerzas a Polonia supuestamente motivaría al presidente ruso, Vladímir Putin, a continuar incrementando las armas nucleares. Así, según el general alemán, todas las posibilidades de realizar el desarme y poner bajo control las armas serían casi nulas. De la manera como lo dijo Naumann, parece que no fue Estados Unidos el que se retiró unilateralmente de los acuerdos respectivos y tiene el mayor presupuesto militar del mundo, sino que es Rusia la que está actuando de una manera agresiva y tiene la intención de usar armas nucleares. ¿Qué puede usted comentar de esto?

    No hay mucho que decir. Analizando bien las propuestas del presidente estadounidense, primero hay que echar un vistazo al Tratado de la OTAN y preguntarse: ¿para qué existe en primer lugar? Cuando Alemania ingresó en la OTAN, el Parlamento alemán constató inequívocamente que se trataba de la participación en una alianza defensiva. El país teutón nunca dio su consentimiento para un cambio de la OTAN o para empezar una guerra contra Yugoslavia.

    Así que si el presidente de EEUU hará que la OTAN cumpla con sus funciones iniciales acorde al Tratado de la Alianza, entonces el exgeneral alemán debería alegrarse.

    En lo referente a Polonia, existe un acuerdo entre la OTAN y Rusia acerca de lo que puede hacer la Alianza Atlántica en Polonia y lo que no. Y este acuerdo dice que el despliegue permanente de tropas de la OTAN allí es imposible. De darse el contexto de una situación complicada en Varsovia, se podría especular sobre el tema del traslado de armas nucleares de nuestro territorio a Polonia.

    Pero, por supuesto, surge la pregunta de si Polonia está interesada en que se forme una nueva cortina de hierro en pleno centro de Europa. Antes de culpar a Rusia por algo, Berlín, Bruselas y otros actores internacionales deberían recordar cómo mintieron a la URSS durante décadas y luego a Rusia y explicar por qué la OTAN no cumplió y sigue sin cumplir con sus compromisos.

    — ¿Cómo podría desarrollarse esta situación en un futuro cercano? ¿Y cuál, en su opinión, sería la posición más razonable del Gobierno alemán?

    Es evidente que el Gobierno alemán está cooperando con una coalición militar en Washington que opone resistencia al presidente estadounidense. Estas son las mismas fuerzas que han provocado más guerras en las últimas décadas (…) que no ocultan sus objetivos políticos. Cuando Trump todavía no había sido elegido presidente de EEUU, un grupo de multimillonarios se reunió en Washington para hablar de cómo podía derrocar a su Gobierno. Y es con ellos con que nuestro Gobierno está llevando a cabo las negociaciones.

    Tomando todo esto en consideración, uno no debe sorprenderse de que el presidente de EEUU no considere que haya buenas relaciones diplomáticas con Berlín, donde la canciller alemana Angela Merkel se considera a sí misma la líder del frente anti-Trump. Basta con echar un vistazo a los periódicos para darse cuenta de que Alemania tiene ganas de luchar con el Washington de Trump. Si Berlín no puede aceptar y respetar los resultados de las elecciones democráticas, entonces debe asumir las consecuencias de esto.

    — Según lo que usted expone, nadie parece valorar que Donald Trump es el primer presidente de Estados Unidos desde Jimmy Carter (1977-1981) que no ha lanzado una nueva guerra.

    El pueblo estadounidense, que ahora está preocupado por el colapso de su propio país [las protestas sociales y la pandemia], no está interesado en nuevas guerras. Esa fue la razón por la que Trump ganó las elecciones. Esto es simplemente ridículo, irresponsable y va contra los intereses de Alemania, cuando el Gobierno de Merkel y su ministro de Relaciones Exteriores están aplicando una política con la que buscan cooperar con una parte de la Administración estadounidense interesada en las guerras. (...) Berlín, a su vez, debería reflexionar sobre lo que, de hecho, le interesa al pueblo alemán, teniendo en cuenta la situación en Europa. ¡Y su pueblo está interesado en la paz, no en la guerra!

    Etiquetas:
    Alemania, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook