En directo
    Política
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, reiteró la crítica al Gobierno de Estados Unidos, por no emitir pronunciamientos o declaraciones que condenen el ataque con armas de fuego ocurrido el pasado 30 de abril contra la Embajada cubana en Washington, calificado como acción terrorista por las autoridades cubanas.

    "Veinte días de silencio cómplice que demuestran la falsedad del discurso y la retórica imperial", expresó el mandatario cubano en su cuenta de Twitter.

    ​El pasado 30 de abril, un ciudadano cubano residente en EEUU, llamado Alexander Alazo, realizó más de 30 disparos con un fusil de asalto contra la sede diplomática de La Habana en Washington.

    Las autoridades cubanas acusan al individuo, detenido por la Policía después del incidente, de mantener relaciones con elementos extremistas de la emigración cubana en EEUU, vinculados a grupos radicales que operan contra el Gobierno de Cuba desde el sur del estado de Florida, incluso con personas que promueven el terrorismo y hacen llamados a atacar la isla con drones.

    También este 21 de mayo se pronunció el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, quien alertó de posibles actos violentos que compliquen más las tensas relaciones entre Cuba y EEUU, que entraron en franco retroceso desde el arribo a la Casa Blanca del presidente estadounidense Donald Trump, en 2017.

    "Tres semanas han transcurrido desde el ataque a Embajada de Cuba, el Gobierno de EEUU no ha realizado declaraciones públicas al respecto. Continúa sin dar respuestas sobre el papel de quienes crean un clima de violencia entre ambos países", apuntó el titular cubano de Exteriores en Twitter.

    ​Por su parte, la Encargada de Negocios de la Embajada de EEUU en Cuba, Mara Tekach, aseguró el pasado 12 de mayo que el Servicio de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado trabaja en estrecha colaboración con los organismos encargados de hacer cumplir la ley para proteger y mantener la seguridad de las misiones extranjeras en Estados Unidos.

    La diplomática estadounidense precisó que los eventos ocurridos en la Embajada de Cuba en EEUU están bajo una investigación conjunta del Servicio de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado, el Servicio Secreto, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATFHQ), y el Departamento de Policía Metropolitana del Distrito de Columbia, en Washington DC.

    En la víspera, el director general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Carlos Fernández de Cossío, afirmó que la Casa Blanca "se ha empeñado y se ha comprometido políticamente en tomar acciones extremas para ponerle fin a la Revolución Cubana".

    Fernández de Cossío también criticó la inclusión de Cuba en la lista de países que no cooperan con la lucha contra el terrorismo, confeccionada por el Departamento de Estado de EEUU, acción que calificó como un acto "unilateral, deliberado y deshonesto, que carece de todo valor ante cualquier foro u organismo competente, y que solo se usa como instrumento de presión sobre terceros países en sus posiciones hacia Cuba".

    Cuba y EEUU están sumidos en un diferendo político desde 1959, después del triunfo de la Revolución cubana, agudizado por la aplicación de un bloqueo económico, comercial y financiero contra isla desde 1962.

    En 2014, bajo la administración del expresidente Barack Obama (2009-2017), los vínculos diplomáticos entre ambos países dieron un giro favorable, iniciando un proceso de normalización de relaciones que fue interrumpido abruptamente por su sucesor Donald Trump. 

    Etiquetas:
    terrorismo, Cuba, EEUU, Miguel Díaz-Canel Bermúdez
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook