En directo
    Política
    URL corto
    1240
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, declaró al comentar los cargos de Washington contra Pekín relacionados con el COVID-19, que nadie tiene derecho de acusar a otro país sin proporcionar pruebas.

    "Estamos a favor de la justicia y el sentido común, y la justicia dicta que (...) acusar a alguien de algo en ausencia de pruebas concretas (...), que un país, un Estado sea acusado de cometer actos graves que hayan tenido consecuencias para la vida de las personas, es algo que no se puede dejar pasar", dijo Lavrov en una entrevista con RBС.

    El jefe de la diplomacia rusa recordó el principio del highly likely (muy probable), utilizado por Occidente para acusar a Rusia "de todo lo habido y por haber", y advirtió que se trata de un ejemplo de una actitud política similar.

    Para el canciller ruso, en lugar de dedicarse a perseguir a un supuesto culpable, en estos momentos la comunidad internacional debe unir sus esfuerzos para crear lo antes posible una vacuna contra el coronavirus.

    "Resulta como mínimo incorrecto decir que los chinos cerraron sus puertas a la Organización Mundial de la Salud [OMS] o que la OMS no estaba al tanto, o que estaba al corriente, pero ocultaba cierta información", subrayó el ministro ruso.

    Según Lavrov, es evidente que "nadie esperaba un desarrollo semejante de la situación, una pandemia de esa envergadura, pero se trata de una situación sin precedentes".

    El canciller ruso recalcó que Moscú está en contra de que alguien pretenda "adquirir ventajas geopolíticas o electorales" de las causas de la propagación del coronavirus.

    "Yo me centraría actualmente en ayudar a los expertos, en apoyar a los profesionales para crear un antídoto", resaltó.

    Desde el inicio del brote de coronavirus en China a finales de diciembre del año pasado, muchos medios y redes sociales se han hecho eco de rumores de que el virus pudo haberse escapado de un laboratorio de Wuhan, pero sin presentar ninguna prueba.

    El 1 de mayo el presidente de EEUU, Donald Trump, afirmó que dispone de información que probaría que el coronavirus habría surgido en el laboratorio de Wuhan, sin ofrecer, sin embargo, más detalles al respecto.

    ​Las autoridades chinas han negado reiteradamente el origen artificial del virus y han resaltado que no existe prueba científica alguna de que el coronavirus de nuevo tipo se haya escapado de un laboratorio.

    La Organización Mundial de la Salud declaró en numerosas ocasiones que todas las investigaciones realizadas hasta el momento apuntan al origen natural del virus.

    Etiquetas:
    acusaciones, Serguéi Lavrov, COVID-19, EEUU, Rusia, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook