En directo
    Política
    URL corto
    Por
    4120
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Mientras el planeta no piensa en otra cosa que en el COVID-19, EEUU y China continúan enfrascados en su propia guerra fría, con acusaciones sobre el origen del coronavirus y luchando por el dominio del mundo que surgirá tras la pandemia.

    El COVID-19 está generando una nueva reconfiguración de fuerzas a nivel geopolítico y ningún analista se anima a aventurar quién será el ganador de esa batalla; lo único que se sabe por el momento es que el gran victorioso será el primero que encuentre la vacuna contra este enemigo invisible.

    "Existe una rivalidad que se viene engendrando desde hace varios años entre EEUU y China por la hegemonía y el dominio del mundo; lo único que ha hecho esta pandemia es exacerbar la guerra fría entre ambos países", dijo a Sputnik el doctor en estudios internacionales y profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Ecuador, Lester Cabrera Toledo.

    Asimismo, el politólogo paraguayo José Carlos Lezcano dijo a esta agencia que el cruce de acusaciones debe analizarse teniendo en cuenta que la disputa entre ambas potencias viene siendo ganada por China.

    "Pero la guerra también es en distintos planos, principalmente en el económico, donde las distintas potencias, como EEUU, Rusia, China, la Unión Europea, el Reino Unido, buscan ampliar su hegemonía al mismo tiempo que tratan de contener cualquier estallido social", afirmó Lezcano a esta agencia.

    Una de las figuras que ha representado con mayor fuerza esta pugna es el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, quien dijoque su país tiene evidencia considerable de que el nuevo coronavirus se originó en un laboratorio de virología en la ciudad china de Wuhan.

    Inmediatamente, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores chino pidieron Washington que dejara de realizar "declaraciones irresponsables" y abogaron por "unirse" ante la crisis sanitaria global "en vez de acusarse mutuamente".

    Sin embargo, el 12 de marzo, Zhao Lijian, un portavoz de la cancillería china, había acusado a Estados Unidos de haber esparcido el virus en Wuhan.

    Carrera por la vacuna

    Son muchos los países que se han sumado a la búsqueda de una vacuna o de tratamientos que permitan reducir la mortalidad del COVID-19, entre ellos, EEUU, China, Rusia y Reino Unido, además de la Unión Europea.

    Cabrera Toledo dijo a Sputnik que a partir de la pandemia va a haber un retroceso de la globalización y se realizará un nuevo reordenamiento político.

    Antes los países trataban de imponerse a través de la presión económica o el poderío bélico, pero todas esas herramientas están en "stand by" y van a "mutar", explicó.

    "Actualmente estamos viviendo una carrera por la vacuna; el país que lo logre sería considerado como el salvador del mundo; ahí tenemos un nuevo aspecto, que es la salud como un elemento de poder; el país que tenga la vacuna va a ser el gran ganador de la pandemia y el que pase a tener la hegemonía del mundo", reflexionó.

    Elecciones en EEUU

    Por otro lado, el analista internacional chileno y profesor de la Universidad Central de ese país, Cristián Fuentes, dijo a esta agencia que la reacción del Gobierno de Donald Trump de acusar "permanentemente" a China se debe a que en los últimos meses se ha agudizado la pérdida de hegemonía de EEUU, en un momento en que el mandatario está en plena campaña electoral.

    "La política de Trump para enfrentar la pandemia ha sido desastrosa y el mandatario está buscando algo para justificarse (…) en otras palabras, Trump intenta acusar a China para tapar su mala gestión contra el COVID-19", afirmó Fuentes.

    Por su parte, Lezcano señaló que el objetivo de Trump es "distraer" al pueblo norteamericano de la crisis económica que enfrenta el país.

    "Sin embargo, el descontento del ciudadano es creciente, recordemos las manifestaciones de Occupy Wall Street o los grupos que se organizan para enfrentar el racismo; esa crisis que se expresó en 2008 aún está abierta, y el pueblo norteamericano va tomando consciencia", reflexionó el politólogo paraguayo.

    Las elecciones presidenciales en EEUU están programadas para el próximo 3 de noviembre.

    Según una encuesta realizada por la Universidad de Monmouth, el ex vicepresidente y actual candidato por el opositor Partido Demócrata, Joe Biden, derrotaría a Trump por nueve puntos porcentuales, obteniendo 50% de los votos, contra 41 del actual presidente estadounidense.

    Etiquetas:
    coronavirus, relaciones bilaterales, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook