En directo
    Política
    URL corto
    Por
    362
    Síguenos en

    "Aunque los líderes que mejor están gestionando la crisis son mujeres, en términos de popularidad son los líderes autoritarios los más fuertes", manifiesta el politólogo Victor Lapuente. Expertos en sociología sostienen que las mujeres gestionan mejor la crisis del coronavirus pero que la sociedad prefiere a hombres ante situaciones críticas.

    Entre los países que han visto los primeros éxitos en la lucha contra la pandemia de COVID-19, destacan las líderes femeninas. Hay que subrayar que de los 193 países que hay en el mundo, solo 10 están dirigidos por mujeres, según fuentes de Naciones Unidas.

    Por su parte, un artículo publicado recientemente en la revista Forbes afirmaba que las políticas femeninas son las que mejor manejan la crisis sanitaria y las que tienen respuestas más rápidas y eficaces. Lo explicaba la analista Avivah Wittenberg-Cox. Alemania es un ejemplo: Ángela Merkel —que, aparte de canciller es científica— se dirigió a la ciudadanía al principio de la crisis con un discurso memorable:

    "Esta es la mayor amenaza que tenemos delante desde la II Guerra Mundial. Se puede contagiar el 70% de la población. Esto va en serio. Tomémoslo en serio", declaró Merkel.

    Merkel se saltó las fases de negación, admisión de la realidad y la fase de ira —por las que ha pasado la mayoría de los gobiernos— y pasó directamente a la acción. Formó un gobierno paralelo con cada uno de los presidentes de los estados federados, conocidos como Länder, hablando con ellos varias veces al día y movilizando a todas las empresas de biotecnología y facultades de medicina. A través de estas medidas, Alemania tiene menos contagiados y menos muertos que cualquier otro país de la Unión Europea. 

    A 29 de abril, Alemania ronda los 6.000 fallecidos por coronavirus en un país de 83 millones de habitantes. España e Italia, con la mitad de la población, multiplican por cuatro sus cifras. 

    Pero Alemania no es el único país que parece gestionar la crisis:

    1. Nueva Zelanda: El país más exitoso contra el coronavirus. La primera ministra, Jacinta Ardern, cuando solo había seis personas contagiadas y ninguna fallecida en su país, llamó a la población a confinarse voluntariamente y cerró la frontera para que nadie pudiera entrar en el país. De camino, ella y su Gobierno se bajaron el sueldo un 20%. El 28 de abril confirmaron haber superado la pandemia con tan solo un caso de contagio en las últimas 24 horas.

    BALANCE: Hasta el momento, 17 muertos en un país de cinco millones de habitantes. 

    2. Taiwán: En cuanto el Gobierno de Tsai Ing-wen observó la gravedad de la pandemia en la China continental supo actuar con rapidez.  En enero, tomó 124 medidas para bloquear el virus y produjo dos millones de mascarillas al día. Recientemente acaba de enviar 10 millones de mascarillas a Europa y Estados Unidos. 

    BALANCE: Seis fallecidos en una población de 24 millones. 

    3. Islandia: Desde el primer día, la primera ministra Katrín Jakobsdóttir ofreció test gratuitos para toda la población, sin distinguir entre asintomáticos o sintomáticos. El gobierno islandés es el que más test ha hecho en proporción a su población y, además, montó un sistema exhaustivo para aislar a todos los contactos de las personas contagiadas.

    Estas acciones han permitido convertir a Islandia en uno de los países con mejores datos del mundo sobre la propagación de la epidemia y por eso han podido hacer un confinamiento selectivo en lugar de masivo, en el que las personas en riesgo lo hacen obligatoriamente pero que será opcional para el resto. Para incentivarlo, prometió el sueldo completo a los que se confinaran voluntariamente, aunque perdieran su empleo.  "Islandia tiene la pandemia del coronavirus mejor controlada que la mayoría de los demás países" afirma en una entrevista al diario alemán Spiegel la primera ministra Katrín Jakobsdóttir.

    BALANCE: 10 fallecidos en un país de alrededor 364.000 habitantes. 

    4.Finlandia: Tiene la primera ministra más joven del mundo, Sanna Marin, una millenial al frente del Estado. Usó a los influencers de las redes sociales como agentes para sensibilizar a la población. En España mientras se habla de bots, Marin se alió con los influencers y ellos son los que difunden masivamente toda la información que le suministra el Gobierno. 

    BALANCE: 200 muertos para 6 millones de habitantes; en la Comunidad de Madrid, con casi el mismo número de habitantes, llevan más de 8.000 fallecidos.

    5. Noruega: También actuó rápido ante las circunstancias. Al igual que en Finlandia, la primera ministra Erna Solberg organizó una rueda de prensa dirigida a los niños. Solo ellos podían hacerle preguntas. Les explicó claramente que era normal que estuvieran asustados y debían tomar precauciones. En la actualidad, los niños noruegos son los principales aliados del gobierno para forzar a sus padres al confinamiento y a tomar precauciones.

    BALANCE: 206 fallecidos, cinco millones de habitantes.

    ¿Qué tienen en común estos países? 

    En primer lugar, las cifras de contagio y muertes por coronavirus son muy inferiores a las de sus países vecinos en la Unión Europea y han actuado con la máxima eficiencia en la lucha contra la pandemia. En segundo lugar, comparten la unidad política y la complicidad de toda la sociedad.

    Asimismo, se prevé que soportarán mejor la recesión que se pronostica al final de la crisis sanitaria con menos pérdidas de empleo. Y, sobre todo, comparten un rasgo común y es que en todos los países mencionados, Alemania, Finlandia, Taiwán, Noruega, Nueva Zelanda e Islandia, es una mujer la que dirige el país. Además, parece haber un estilo común donde combinan tres elementos: 

    • Capacidad de decisión rápida: suelen mostrar actitudes muy ejecutivas.
    • Mensajes efectivos, claros, transparente y empáticos: un estilo de comunicación completamente distinto al que vemos en otros países europeos. 
    • Creatividad en las soluciones: buscan las novedades.

    The Washington Post escribe: "las mujeres han liderado las respuestas más rápidas a la epidemia y ahora están logrando la vuelta al trabajo más temprana", explican "tienen menos margen de error porque han demostrado ser más previsoras". 

    "Han lanzado las medidas más audaces y efectivas de protección social. Su liderazgo es más eficaz, democrático, colaborador, y más compasivo", desgrana el artículo.

    Hacia un modelo autoritario

    Ante esta inusual situación sanitaria, expertos estudian si COVID-19 podrá afectar a la manera de hacer política y a los formas de comunicar de los líderes políticos. El politólogo Victor Lapuente sostiene la teoría anterior de que los líderes políticos que mejor están gestionando la crisis del coronavirus son mujeres con una actitud colaborativa, como la primera ministra de Nueva Zelanda o como la canciller alemana, porque tienen más en cuenta al equipo. No obstante, el politólogo manifiesta que en términos de popularidad, siguen siendo muy fuertes los líderes masculinos como Donald Trump en Estados Unidos o Jair Bolsonaro en Brasil.

    "Hay varios trabajos que estudian la preferencia de líder cuando hay una crisis de terrorismo o catástrofe natural o por COVID-19, y en este caso los ciudadanos tienen más necesidad de un líder autoritario y fuerte", resalta Lapuente.

    Entonces, ¿estamos pasando de un liderazgo democrático a uno autoritario? Los expertos consideran que sí. Para Lapuente, respecto al panorama internacional, "la globalización ya estaba perdiendo fuelle y el coronavirus ampliará los discursos nacionalistas", sostiene en una charla organizada por la Asociación de Comunicación Política (ACOP).

    Etiquetas:
    política, éxito, mujeres, pandemia de coronavirus, coronavirus en Europa, coronavirus en España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook