En directo
    Política
    URL corto
    3492
    Síguenos en

    Una "guerra política con un toque bacteriológico" puede estallar entre EEUU y China, pronosticó el senador ruso Alexéi Pushkov. Sin embargo, otros expertos opinan que EEUU solo intentaría usar a China como chivo expiatorio en su política interior.

    Según Pushkov, si Washington acusa a Pekín de ocultar intencionalmente información sobre el coronavirus, será posible una guerra política entre los dos países. Al mismo tiempo, el parlamentario subrayó que un choque entre China y EEUU estaba ya pronosticado desde hace mucho tiempo.

    "Primero, fue una guerra comercial. Pero en caso de que Estados Unidos decida acusar a China de ocultar deliberadamente la información sobre el COVID-19, este enfrentamiento puede adoptar la forma de una guerra política con un toque bacteriológico", advirtió el miembro del Consejo de la Federación (Senado) de Rusia.

    El canal de televisión estadounidense Fox News había informado con referencia a unas fuentes que el primer paciente con COVID-19 trabajó en el laboratorio del Instituto de Virología en Wuhan, China. Una de las fuentes del canal acusó a China de llevar a cabo "la campaña de encubrimiento gubernamental más cara de todos los tiempos". Sin embargo, el medio señaló que el laboratorio no desarrollaba armas biológicas, sino que buscaba mostrar resultados de la investigación del virus por parte de los científicos chinos.

    El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, denominó en varias ocasiones el COVID-19 "virus chino".

    Mientras tanto, algunos analistas opinan que las declaraciones de Trump van dirigidas más bien a los estadounidenses en vísperas de las elecciones presidenciales en el país. Román Feinschmidt, destacado especialista del Departamento de Política Internacional y estudios regionales extranjeros de la Academia de Ciencias de Rusia, comentó a Sputnik que tras la pandemia, Trump tiene menos posibilidades de ser reelegido.

    "La forma en que EEUU se preparó para la epidemia no resiste ante ninguna crítica, porque el país está alejado de los primeros focos del coronavirus: China, Irán e Italia. Pero resultó ser uno de los países menos preparados para enfrentar la epidemia. Por lo tanto, los republicanos están tratando de reorientar la atención de la audiencia nacional hacia un 'agresor externo': China", explicó el analista.

    No obstante, "los demócratas no prestan tanta atención a la agenda china como la de los republicanos", agregó Román Feinschmidt.

    Por lo tanto, el analista opinó que la situación no llegaría a una guerra política entre EEUU y China.

    "No hablaría de una posible guerra política con China. En la actual crisis económica y posiblemente política, EEUU no estará listo para una guerra. Tampoco la necesita, porque puede agravar considerablemente los problemas económicos", explicó el experto.
    Etiquetas:
    laboratorio, origen, coronavirus, COVID-19, política, guerra, EEUU, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook