En directo
    Política
    URL corto
    72062
    Síguenos en

    Mientras el mundo está luchando contra la pandemia del COVID-19, Estados Unidos apuesta por reforzar las relaciones con Taiwán. De esta manera, EEUU busca fastidiar a China y aumentar la confrontación con el gigante asiático, opina el experto orientalista Andréi Karnéyev.

    El Instituto Americano en Taiwán —AIT, por sus siglas en inglés—, la embajada informal de Estados Unidos en la isla, reafirmó la intención de Washington de aumentar su apoyo a Taiwán.

    Al día siguiente, el Ministerio de Defensa de Taiwán informó que el destructor estadounidense Barry y dos aviones de reconocimiento militar estaban operando cerca de su territorio en respuesta a la aparición de aviones de guerra del Ejército Popular de Liberación de China cerca de la costa sudoeste de la isla.

    "En los últimos días, hemos visto cada vez más ejemplos de que Estados Unidos se está acercando a la línea roja en el estrecho de Taiwán. Si la cruza, Pekín lo puede percibir como una amenaza directa a su seguridad", observó Karnéyev, jefe de la Escuela de Estudios Orientales de la Escuela Superior de Economía, consultado por Sputnik.

    Al mismo tiempo, EEUU está aumentando su apoyo a las intenciones de Taiwán de participar en la Organización Mundial de la Salud. Mientras tanto, la asistencia de Taiwán a Estados Unidos en la lucha contra el coronavirus provoca comentarios irónicos en Pekín.

    La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, dijo que EEUU claramente está bajando los estándares si una donación de dos millones de máscaras es suficiente para declarar a Taiwán un modelo de democracia y un "verdadero amigo". 

    Sin embargo, la pandemia no solo es una ocasión para que Washington destaque el alto nivel de los vínculos entre Taiwán y Estados Unidos, sino también para que declare sus intereses comunes en la región y el mundo, opinó Karnéyev.

    El Departamento de Estado de EEUU señaló que en la lucha contra el coronavirus, los países de todo el mundo pueden beneficiarse de una mejor comprensión del "modelo taiwanés", así como de "las generosas contribuciones y las impresionantes experiencias" que Taiwán comparte con la comunidad mundial.

    "El tono de esta declaración no es solo un intento de aprovecharse políticamente de la pandemia para fastidiar a Pekín, sino que también refleja un cambio estratégico en las relaciones entre EEUU y China hacia una mayor confrontación", analizó el experto.

    Según Karnéyev, la nueva realidad, definida por la pandemia del coronavirus, no ha hecho más que intensificar la política de la Administración Trump en Asia, adoptada incluso antes del brote.

    "Washington se enfocó en fortalecer las viejas y crear unas nuevas alianzas para frenar la influencia económica y militar-política de China", señaló el experto.

    Según el analista, la política taiwanesa de EEUU no va cambiar ni siquiera si los republicanos pierden las elecciones presidenciales.

    "Tanto los demócratas como los republicanos están a favor de aumentar el nivel de los vínculos con Taiwán, lo que significa que independientemente del resultado de las próximas elecciones presidenciales en EEUU, este punto de conflicto no desaparecerá del mapa de las relaciones chino-estadounidenses", concluyó.

    Etiquetas:
    pandemia, coronavirus, COVID-19, conflicto, relaciones, Taiwán, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook