En directo
    Política
    URL corto
    La escalada de tensión en Idlib (151)
    5122
    Síguenos en

    BERLÍN (Sputnik) — La situación en Idlib es un motivo para estudiar la posibilidad de imponer nuevas sanciones contra Rusia, declaró la ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer.

    "Hay que decir claramente a Rusia que sabemos lo que está haciendo en Siria. Mantenemos relaciones multilaterales con Rusia en la esfera económica, hemos aplicado en la práctica la política de sanciones en el caso de Ucrania, para no permitir que Rusia hiciera lo que se le antojara, y esa cuestión, desde mi punto de vista, surge también en relación con Siria", dijo la ministra en entrevista con la cadena televisiva N-TV.

    Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Alemania llamó a evitar la aprobación de medidas en contra de Rusia, relacionadas con la situación en Idlib, que impidan una solución política a la crisis siria.

    "Estudiaremos atentamente las sugerencias de cómo aumentar la disposición de Rusia para la toma de una decisión política, pero al mismo tiempo no se puede hacer algo que complique la solución del conflicto", dijo Rainer Breul, portavoz del Ministerio, al comentar la propuesta de la titular de Defensa.

    Para el diplomático, Rusia desempeña uno de los papeles centrales en ese conflicto, pero su "comportamiento es incorrecto" actualmente, y Berlín en sus negociaciones con Moscú está tratando de "cambiar" esa política.

    Al referirse al problema migratorio en la frontera entre Grecia y Turquía, Kramp-Karrenbauer expresó que eso le hace pensar en "las fuerzas que causaron esa desgracia".

    "Ante todo, en Siria es el régimen de [el presidente Bashar] Asad, pero, lamentablemente, con el apoyo del señor [presidente Vladímir] Putin", afirmó.

    En octubre de 2019, Kramp-Karrenbauer propuso crear una zona de seguridad en el norte de Siria bajo el auspicio de la ONU, pero en aquel momento se hablaba de solucionar el problema de Idlib en el contexto de las negociaciones ruso-turcas, y esa iniciativa no fue apoyada en el ámbito internacional.

    La ministra volvió a tocar el tema en la entrevista concedida a N-TV, alegando que se trata de una medida encaminada a proteger a los civiles que habitan en la región.

    "Primero hay que ver dónde se podría crear esta zona, si resultaría estable, y de serlo, se trataría de una cuestión dirigida principalmente a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa [OSCE], a la ONU y a las organizaciones humanitarias", destacó la titular.

    Para la funcionaria, "cuando exista la zona, deberá protegerse", de lo cual deberían hacerse cargo, entre otros, "los socios europeos, incluida la Bundeswehr", aunque acto seguido ella misma reconoce que "se trata de una opción poco realista".

    "Por el momento, es más probable que surja una zona de seguridad bajo la égida de la ONU o la OSCE", subrayó.

    Flujo de migrantes desde Turquía

    Al referirse al problema migratorio, Kramp-Karrenbauer criticó a las autoridades de Ankara por brindarles a los migrantes "una imagen falsa de que las fronteras están abiertas y de que pueden ingresar en Europa".

    "Eso no es así. Las fronteras externas están cerradas, y ahora Bulgaria, Grecia y Frontex [la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas] están trabajando en ello. Es algo importante. Si aprendimos algo en 2015, es que la Unión Europea [UE] debería trabajar en la frontera externa", resaltó, agregando que Berlín debe apoyar a la Comisión Europea para que la situación se mantenga así, con las fronteras cerradas.

    Los migrantes caminan a lo largo de los campos cerca de la línea fronteriza para llegar a Grecia
    © REUTERS / Umit Bektas
    La tensión en la zona desmilitarizada de Idlib, creada en 2018 por un acuerdo entre los presidentes de Rusia y Turquía, fue en aumento a principios de febrero debido al intercambio de ataques entre los militares turcos y sirios, después de que Damasco lanzara una ofensiva para recuperar el control de esa provincia, el último bastión de los grupos terroristas y rebeldes.

    La situación se agravó todavía más después de que el grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham (anteriormente conocido como Frente al Nusra, prohibido en Rusia) lanzara el 27 de febrero ataques masivos en Idlib a los que el Ejército sirio respondió con un bombardeo aéreo que provocó decenas de muertos y heridos en las filas turcas.

    Turquía respondió con una operación de represalia, llamada Escudo de Primavera, contra las tropas del Gobierno sirio. Además, anunció que no puede contener el flujo de migrantes y refugiados, a los que permitió cruzar libremente sus fronteras en dirección a Grecia y Bulgaria.

    Desde Moscú achacaron la escalada en Idlib al incumplimiento por parte de Ankara del acuerdo ruso-turco, en particular de su compromiso de separar a la oposición armada de los terroristas en esa región siria.

    Tema:
    La escalada de tensión en Idlib (151)
    Etiquetas:
    Rusia, sanciones, Siria, Idlib
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook