En directo
    Política
    URL corto
    0 193
    Síguenos en

    ONU (Sputnik) — Estados Unidos restringe cada vez más a diplomáticos de la ONU, particularmente los de Rusia, Cuba e Irán pero también de otros países, denunció en una entrevista con Sputnik el representante permanente de Moscú ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia.

    Para el embajador ruso, "no hay mejoras cardinales en esta situación que no se limita a Rusia o al tema de visados" para sus diplomáticos.

    "Se ha ido acumulando toda una pila de problemas relacionados. También la confiscación ilegal de inmuebles en nuestro caso. También las limitaciones al movimiento de diplomáticos de algunos países, como Cuba, restringidos a permanecer en Manhattan, o Irán, obligados a moverse de su misión a la sede de la ONU, como atados por un hilo".

    Nebenzia se mostró convencido de que, a menos que haya cambios en un plazo razonable, varios países propondrán activar la sección 21 del acuerdo entre la ONU y EEUU relativo a la sede de las Naciones Unidas. Dicha sección prevé un mecanismo arbitral para la solución de controversias.

    "Son más que palabras, lo estipula una resolución que hemos adoptado en la Asamblea General", añadió.

    Según el embajador ruso, el secretario general de la ONU "no solo está al tanto del problema, sino que realmente se muestra preocupado y mantiene conversaciones con representantes del país anfitrión".

    A la pregunta de cuál es el "plazo razonable" previo a la activación de mecanismos arbitrales, Nebenzia dijo: "No un año, ni dos, ni tres, ni décadas desde luego. Es una cuestión que es necesario resolver de inmediato o, para ser exactos, que debía haberse solucionado hace tiempo".

    Sanciones de la ONU a Irán

    Además, Nebenzia considera que las sanciones impuestas a Irán por el Consejo de Seguridad de la ONU antes de que se firmara el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), han perdido su razón de ser.

    "La verdad es que las sanciones que fueron impuestas contra Irán por las anteriores resoluciones del Consejo de Seguridad, tenían por objetivo hacer que Irán se sentara a la mesa de negociaciones y llegara a un acuerdo sobre su programa nuclear, y en ese sentido han alcanzado su objetivo", dijo.

    El diplomático destacó que Teherán "se sentó a la mesa de negociaciones que llevó a la firma del PAIC sobre el programa nuclear de la República Islámica de Irán —lo que es, como muchos dicen, uno de los mayores logros de la diplomacia multilateral en los últimos años—, por tanto esas sanciones han perdido su razón de ser".

    Preguntado sobre la situación en torno a la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU que prohíbe el suministro de armas pesadas a Irán hasta octubre de 2020, y la aspiración de Estados Unidos de prolongar el embargo de armas al país persa, Nebenzia afirmó que la mencionada resolución "es de cumplimiento obligatorio para todos los países miembros de la ONU" y destacó que "EEUU demostró un desprecio por las decisiones del Consejo al salir del PAIC, violando así esa resolución".

    "La resolución debe cumplirse, y en octubre de este año el embargo de armas a Irán expirará, según esa resolución", indicó.

    Cierre del paso de Al Yarubiyah

    El cierre del paso fronterizo de Al Yarubiyah que conecta a Siria e Irak, aprobado hace un mes por el Consejo de Seguridad de la ONU, no trajo a consecuencias dramáticas, corroboró Nebenzia.

    "En cuanto al paso de Al Yarubiyah vemos perfectamente que no ha ocurrido nada fatal y es que desde octubre de 2019 no se usaba para entregar cargamentos humanitarios", dijo.

    El 10 de enero, el Consejo de Seguridad de la ONU prolongó el mecanismo de entrega de ayuda humanitaria a Siria hasta el 10 de julio de 2020 por los cruces fronterizos de Bab al Salam y Bab al Hawa, ambos en la frontera con Turquía, y suspendió los permisos para los pasos fronterizos de Al Yarubiyah con Irak y Al Ramtha con Jordania.

    Nebenzia señaló que tras el cierre de Al Yarubiyah la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó a contactar con el Gobierno sirio para la entrega de la ayuda humanitaria.

    El Consejo de Seguridad de la ONU pidió al secretario general de la ONU presentar un informe a finales de febrero sobre si hacia falta reabrir el paso de Al Yarubiyah.

    "Hoy por hoy esa ayuda la necesitan realmente solo los habitantes de la gobernación de Idlib [que limita con Turquía]. La resolución 2504, aprobada el 10 de enero, dejó precisamente en esa zona los dos cruces abiertos", subrayó Nebenzia.

    El diplomático remarcó que la ayuda a otras regiones de Siria debe trasladarse a través del territorio de ese país, como sucede ahora.

    Rusia, China y Siria defendieron la entrega de la ayuda humanitaria internacional por los pasos fronterizos con Turquía.

    En concreto, según Moscú, los cruces con Jordania e Irak ya no eran necesarios y es que la situación en el terreno cambió drásticamente.

    Según la posición rusa, el Gobierno sirio recuperó el control de los territorios que antes estaban en manos de los terroristas y ahora puede trasladar cargamentos humanitarios a esas zonas.

    Algunos miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, entre ellos Estados Unidos, Reino Unido y Bélgica, se opusieron a la reducción de los pasos fronterizos y afirmaban que eso deterioraría la situación.

    Guerra psicológica de Occidente

    Nebenzia reveló las nuevas tácticas de guerra psicológica que emplean los países occidentales.

    "En los últimos años inventaron una nueva táctica contra Rusia y otras naciones (...) Se trata del 'highly likely' [muy probable] Ahora es suficiente etiquetar y acusar a un país, a menudo a Rusia, de cualquier transgresión y no molestarse en presentar pruebas", dijo Nebenzia a Sputnik.

    El embajador calificó esa fórmula como un recurso barato de guerra psicológica.

    "Otra táctica es el denominado orden mundial basado en las normas (...) que suplanta el derecho internacional", sostuvo.

    Nebenzia explicó que "detrás de este método se esconde la intención de un grupo de países de establecer un orden que les favorezca y que no sea necesariamente consensuado por la comunidad internacional".

    "Veo claramente esas tendencias", apostilló.

    Cumplimiento de los Acuerdos de Misnk

    Ucrania debe comenzar a cumplir los acuerdos de Minsk y olvidarse de una vez del despliegue de los cascos azules en Donbás, afirmó el embajador ruso ante la ONU.

    En diciembre del año pasado el nuevo embajador de Ucrania en Estados Unidos, Vladímir Yélchenko, quien anteriormente representó ese país ante la ONU, aseguró que Kiev puede volver a proponer la entrada de las tropas pacificadoras de Naciones Unidas en Donbás.

    "Lo mejor que puede hacer Ucrania es no retornar más la propuesta de la misión de la ONU en Ucrania, pero, en cambio, ocuparse de lleno del cumplimiento de los acuerdos de Minsk, abarcados por la resolución 2202 del Consejo de Seguridad y que representan la única a base para resolver el conflicto ucraniano", dijo Nebenzia.

    El diplomático recordó que la ONU siempre llama a los participantes de cualquier conflicto, ya sea en Afganistán, Siria, Yemen o Libia, a sentarse a la mesa de negociaciones y "ponerse de acuerdo", alegando que el organismo internacional solo puede brindar su apoyo a la solución del mismo.

    "Por alguna razón, precisamente cuando se trata del conflicto ucraniano, nuestros socios occidentales se desentienden de ese enfoque, y las autoridades de Kiev se niegan de manera categórica a sentarse a dialogar con los representantes de Donbás, tergiversando todo y tratando de presentar el asunto como un conflicto entre Rusia y Ucrania", resaltó.

    Para el embajador, mientras el Gobierno del vecino país persista en evitar las negociaciones con parte de su propia población, no se registrará avance alguno y ninguna misión especial de la ONU será capaz de garantizar un mejoramiento de la situación.

    Resolución sobre Corea del Norte

    El proyecto de resolución de Rusia y China sobre el levantamiento parcial de las sanciones impuestas a Corea del Norte aún está "sobre la mesa" pero no todos los miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desean aprobarlo, declaró el embajador ruso ante el organismo internacional, Vasili Nebenzia.

    "[La resolución] sigue 'sobre la mesa' pero algunos colegas nuestros no quieren saber nada de la suavización del régimen de sanciones en relación a Corea del Norte", dijo el diplomático en una entrevista concedida a Sputnik.

    El 17 de diciembre pasado, Rusia y China presentaron un proyecto de resolución en el que llaman a reiniciar las conversaciones a seis bandas sobre la península de Corea y a suavizar las sanciones contra Corea del Norte, ya que el país cumple con sus compromisos ante la ONU.

    Según el texto, Rusia y China también acogieron con beneplácito la continuación del diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte a todos los niveles.

    Además, el proyecto establece que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas "llama a todas las partes interesadas a que consideren la posibilidad de adoptar nuevas medidas prácticas para reducir la tensión militar en la península de Corea (...) por todos los medios apropiados".

    Nebenzia explicó que el objetivo de la resolución consiste en "hacer reanudar el proceso negociador y apuntarlo en la dirección correcta".

    "Solo así se podría retomar ese proceso, pero Estados Unidos y sus aliados insisten en que el instrumento principal es la política de máxima presión sobre Corea del Norte, lo que es irreal y no ayudará a resolver el problema", apuntó el embajador.

    Nebenzia recordó además que tras el relativo deshielo en las relaciones entre Washington y Pyongyang, Rusia exhortó reiteradamente al Consejo de Seguridad de la ONU a reaccionar positivamente ante ese hecho.

    ​"Pero cada vez nos decían que no, que esperen, que 'nosotros ya lo resolveremos' y entonces convocaremos al Consejo de Seguridad. Y ahora estamos donde estamos, el deshielo fue sucedido por un enfriamiento y el objetivo de la resolución que proponemos es volver al 'verano' después del 'otoño'", expresó el embajador ruso ante la ONU.

    Cumbre del quinteto del Consejo de Seguridad

    Además, Nebenzia señaló que Rusia considera que la cumbre de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU no debe coincidir con la sesión de la Asamblea General en septiembre y ya cuenta con China y Francia para "no darle largas" al asunto.

    El diplomático destacó que el presidente ruso, Vladímir Putin, al intervenir en el V Foro Mundial del Holocausto, sugirió convocar en breve un encuentro, y como resultado Moscú planea "enviar los mensajes correspondientes a los líderes del quinteto".

    "Ustedes saben que el presidente Putin propuso convocar una cumbre de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, ya hemos recibido respuestas positivas casi inmediatas de China y Francia y aguardamos por la reacción de EEUU y Reino Unido", indicó Nebenzia.

    Para el representante de Rusia ante la ONU, "el formato de la semana de alto nivel en las Naciones Unidas es tan reñido que valdría la pena separar esos dos eventos".

    "La idea consiste, a mi entender, en sentarse y debatir seriamente los problemas de la política mundial acumulados y proponer vías de solucionarlos por parte de aquellos países que tienen una responsabilidad especial en mantener la paz y la seguridad a nivel mundial", advirtió el funcionario ruso. 

    Visita de Guterres a Moscú

    El embajador ruso en la ONU declaró que el secretario general de la ONU, António Guterres, visitará Moscú el próximo mayo para participar en las celebraciones del 75 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi.

    "Él ya ha confirmado su visita, aún no puedo darle más detalles, pero sí que estará en Moscú para celebrar el 75 aniversario", dijo el diplomático.

    Preguntado sobre si Guterres se reunirá con el presidente Vladímir Putin y el canciller Serguéi Lavrov, el embajador comentó que estos encuentros son de esperar ya que se trata de "un formato ya tradicional de las visitas del secretario general de la ONU a Rusia".

    El asesor presidencial ruso para asuntos exteriores, Yuri Ushakov, informó a finales de agosto que los líderes de 17 países aceptaron la invitación a los eventos conmemorativos del Día de la Victoria.

    Rusia celebra el Día de la Victoria con un desfile militar en la emblemática Plaza Roja.

    Para los rusos y gran parte de los habitantes de la antigua Unión Soviética aquella contienda, que comenzó el 22 de junio de 1941 con la invasión alemana y terminó en mayo de 1945 con la capitulación de la Alemania nazi, es la Gran Guerra Patria.

    Etiquetas:
    restricciones, Vasili Nebenzia, ONU, EEUU, Cuba, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook