En directo
    Política
    URL corto
    101162
    Síguenos en

    La Administración Trump encontró la forma de castigar a Irak por exigirle este retirar sus tropas del territorio. La represalia norteamericana es capaz de infligir un profundo daño a la economía iraquí, y permitirá a las autoridades estadounidenses hacerse con miles de millones de dólares de Bagdad.

    El Departamento de Estado advirtió que EEUU podría cerrarle a Irak el acceso a su cuenta en la Reserva Federal de Nueva York, comunicaron a The Wall Street Journal varias fuentes cercanas al caso. Tenerla allí le permite administrar sus recursos financieros, entre los que se cuentan los ingresos obtenidos de la venta de petróleo.

    Un chantaje geopolítico

    No tener acceso a esa cuenta puede limitar la capacidad de Bagdad de utilizar sus beneficios, y amenaza con generar escasez de dólares en su sistema financiero. Como consecuencia, reducir el volumen de la moneda estadounidense en la economía iraquí amenazará con desplomar el tipo de cambio del dinar, tal y como sucedió en 2015.

    Si bien la Reserva Federal no ha divulgado públicamente los activos que el banco central de Irak posee en su cuenta en Nueva York, el principal regulador financiero de Irak sí otorga este tipo de la información. En 2018, Bagdad depositó riquezas por valor de 3.000 millones de dólares en ella, según los datos publicados en su reciente comunicado y citados por el medio estadounidense.

    Iván Danílov cree que la amenaza de Washington de la que se hace eco The Wall Street Journal no está lejos del chantaje geopolítico que el país norteamericano utiliza al ser el dólar un instrumento de presión en el sistema financiero mundial.

    Tras el asesinato del general iraní Qasem Soleimani en Irak, Washington tuvo que hacer frente a una rebelión en el parlamento iraquí durante la que los partidos chiíes exigieron que el Gobierno en Bagdad expulsara del país a los militares estadounidenses.

    El descontento causó una reacción caótica en Washington. Primero, el Ministerio de Defensa iraquí recibió una carta en la que se decía que EEUU retiraría sus tropas de Irak con respeto a la soberanía del país. Más tarde, desde el Pentágono declararon que la carta había sido enviada por error, e insistieron en que las tropas permanecerán desplegadas en el lugar a pesar de la petición de las autoridades locales de crear un mecanismo para retirarlas.

    "Nuestra misión está clara. Hemos estado allí [en Irak] para cumplir una misión de entrenamiento y ayudar a las fuerzas de seguridad iraquíes (...) a continuar realizando su campaña contra el Estado Islámico. Vamos a continuar esta misión", aseveró el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo.

    Castigando a Irak, Washington se asesta a sí mismo un duro golpe

    Danílov señala en su artículo que desde el punto de vista de Washington, EEUU seguirá entrenando al Ejército iraquí contra la voluntad del Gobierno en Bagdad. Si la información divulgada por The Wall Street Journal es correcta, la Casa Blanca castigará a Irak por intentar rechazar la ayuda militar estadounidense expropiando todas las reservas de dólares depositadas en la Reserva Federal.

    "Parece que Washington haya encontrado un punto débil ideal para poder manipular eternamente a Irak a su voluntad. No obstante, es una ilusión, especialmente si hablamos de una situación a largo plazo", escribe el autor del artículo.

    Según Danílov, incluso si EEUU logra evitar la retirada de sus tropas, esta victoria conducirá a que surjan otras dificultades más duraderas. El chantaje financiero de Washington conducirá a que no solo este país, sino otros Estados exportadores de petróleo impulsen el proceso de desdolarización de sus compañías. Este paso les ayudará a proteger los futuros acuerdos comerciales contra el uso de las sanciones parecidas.

    La ofensiva de Washington asestará un duro golpe a su reputación en Oriente Medio y en otras regiones del mundo. Antes, cuando EEUU todavía no tenía a otros competidores en la región —como China, Turquía, Rusia e Irán—, podía no preocuparse de su reputación. Sin embargo, ahora la presencia de otros agentes geopolíticos cambia por completo ese escenario.

    Varios medios de comunicación informaron recientemente, citando a los miembros del Parlamento iraquí, que Bagdad baraja la posibilidad de adquirir el sistema ruso de defensa antiaérea S-400 y que las negociaciones respectivas están siguiendo su curso.

    "Cuanto más fuerte y más descaradamente Washington estrangule con su horca financiera y con sus sanciones a sus propios aliados, cada vez más presidentes y gobiernos van a entender que su independencia depende principalmente de dos factores: del despliegue en su territorio de los potentes sistemas de defensa antiaérea rusos y del aislamiento del sistema financiero basado en el dólar", concluyó.

     

    Etiquetas:
    EEUU, Irak
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik