En directo
    Política
    URL corto
    340
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — La elección de un nuevo secretario general de la OEA, prevista para marzo, determinará si en América Latina predominan las posturas más dialoguistas o las más apegadas a los intereses de EEUU, dijo a Sputnik el sociólogo colombiano Javier Calderón.

    "Esta elección es relevante y puede empezar a medir o generar un termómetro de cómo está la disputa política en América Latina", dijo Calderón, del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG).

    En su opinión, "puede variar mucho la gestión de la OEA [Organización de los Estados Americanos] en función de quién gane esta candidatura (...) existe una riña entre posiciones más dialoguistas y las que siguen los mandatos de EEUU en la región".

    Hay tres candidaturas, la del actual secretario general Luis Almagro, de Uruguay, la de la excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa, la del embajador de Perú en EEUU, Hugo de Zela.

    Para ganar la votación, prevista para el 20 de marzo de 2020 en una Asamblea General, bastan 18 votos de los 35 Estados miembros (todos los americanos, aunque Cuba no participa).

    Según Calderón, investigador de la Universidad de Buenos Aires, Almagro propone mantener la concreción de las políticas de EEUU en la región, especialmente el papel "activo" contra el actual Gobierno de Venezuela, mientras los otros candidatos plantean visiones más "equilibradas y dialoguistas".

    "En el caso de Espinosa propone una agenda bastante en la otra orilla, más desde el progresismo en América Latina; por su parte, Perú propone a De Zela desde una actitud bastante peculiar, porque se presenta como una opción a la polaridad entre Espinosa y Almagro", opinó.

    El presidente peruano Martín Vizcarra introdujo la postulación de De Zela el 27 de noviembre buscando "contribuir al fortalecimiento de la organización como una instancia de diálogo, generadora de consensos, y que contribuya a encontrar soluciones efectivas a los principales conflictos que aquejan al hemisferio", según dijo.

    Almagro

    Almagro asumió su cargo en la OEA en 2015 tras desempeñarse como canciller de Uruguay en el Gobierno de José Mujica (2010-2015).

    El diplomático ha dirigido duras críticas al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y llegó a afirmar que no podía descartarse una intervención militar en ese país.

    El gobernante Frente Amplio (centroizquierda) de Uruguay se distanció de las declaraciones de Almagro y sostuvo una polémica pública con el diplomático que concluyó con su expulsión de ese partido, en diciembre del año pasado.

    El 26 de abril el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, afirmó que Almagro "defraudó" al Gobierno uruguayo en su abordaje de la crisis venezolana.

    La candidatura de Almagro cuenta con respaldo de Colombia y EEUU.

    Calderón consideró que la gestión del uruguayo fue "bastante particular, agresiva y contradictoria con algunos países", porque por un lado atacó algunos Estados, lo que "es bastante criticable" desde el punto de vista de la institución que representa, pero por otro es "dialoguista y consecuente" respecto de otras situaciones.

    "Uno puede decir que en la OEA hay un doble rasero respecto al seguimiento de los procesos democráticos en América Latina; uno ve lo que ocurre en Honduras, con un posible fraude electoral, que mantuvo a la población durante semanas en las calles y ve su comportamiento en Bolivia y es completamente opuesto", agregó.

    Las chances

    Con todo, Almagro corre con ventaja, ya que tiene el respaldo de EEUU y hace varios años que ocupa el cargo, lo que le permite tener un vínculo frecuente con los Estados miembros, según Calderón.

    "Las otras dos candidaturas tienen menos reconocimiento en general, pero generan cada una algunas simpatías y posibilidades que podrían convertirse en alguna fuerza", agregó.

    En el caso de Espinosa, sería la primera mujer secretaria general, lo que le da una "potencialidad importante", ya que la OEA ha sido una institución encabezada por hombres.

    "Además, podría representar a algunos países chicos que no se sienten incluidos en los debates de la OEA, que critican el posicionamiento de EEUU", añadió sobre Espinosa, que fue también ministra de Defensa de su país y presidenta en 2018 de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

    Espinosa fue la primera mujer de América Latina y el Caribe en presidir la Asamblea General de la ONU y la primera embajadora de Ecuador ante el foro mundial.

    De Zela "podría convertirse en un candidato de equilibrio, otra opción interesante si se plantea así ante los países que no siguen a Colombia y a EEUU; sin embargo, creo que Almagro arranca con ventaja porque lleva bastantes meses haciendo campaña", sostuvo.

    El diplomático fue viceministro de Relaciones Exteriores de su país (2018-2019), embajador en Argentina (1998-2002) y en Brasil (2006-1010), entre otros cargos.

    Pero, sobre todo, conoce muy bien la OEA por su dilatada carrera en el organismo hemisférico, primero entre 1984 y 1994, cuando llegó a ser jefe de gabinete del entonces secretario general, el brasileño João Clemente Baena Soares.

    En 2010 fue representante permanente de Perú en la OEA, y en 2011 volvió a la jefatura de gabinete en la que se mantuvo hasta 2015 mientras el chileno José Miguel Insulza era secretario general.

    Etiquetas:
    política, relaciones diplomáticas, diálogo, EEUU, Organización de Estados Americanos (OEA)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook