02:50 GMT +308 Diciembre 2019
En directo
    Mapa de América Latina

    Moscú reafirma que Latinoamérica debe decidir su suerte sin interferencia de otros países

    CC0 / Pixabay
    Política
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — América Latina debe decidir su propia suerte y no ser percibida por otros países como su zona de intereses propios, declaró el vicecanciller ruso Alexandr Grushkó, al intervenir en Moscú en un foro de diplomáticos jóvenes.

    "Partimos de que es absolutamente inaceptable que alguien perciba a América Latina como una zona de intereses propios, corresponde a los países de la región decidir su suerte. Tratamos con mucho respeto a cada país y elaboramos para cada uno una política de bondad, basada en el pragmatismo y en la búsqueda de intereses políticos y económicos mutuos", dijo.

    Protestas en Bolivia (archivo)
    © REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
    También señaló que Rusia considera a los Estados latinoamericanos como importantes y prometedores socios económicos.

    Moscú apoya los procesos integracionistas que se desarrollan en la región latinoamericana y espera que pronto surjan posibilidades adicionales para ampliar la cooperación económica con estos países, agregó.

    Empresas rusas en Bolivia

    Moscú sigue de cerca las condiciones que tienen que afrontar las empresas rusas en medio de la crisis en Bolivia, declaró Grushkó.

    "Seguimos de cerca la situación y analizamos las condiciones en las cuales se ven obligados a trabajar nuestros operadores económicos", dijo el vicecanciller.

    El diplomático reconoció que cualquier crisis tiene un impacto sobre todos los ámbitos y apuntó a la necesidad de hacer todo lo posible para solucionar la situación en Bolivia.

    Los resultados de las elecciones presidenciales del 20 de octubre en Bolivia desencadenaron una oleada de protestas que desembocaron en la dimisión de Evo Morales, acusado por la oposición de presunto fraude en los comicios.

    El líder indígena, al frente del país desde 2006, dimitió el 10 de noviembre cediendo a las violentas protestas y la petición expresa por parte de la Policía y las Fuerzas Armadas.

    Morales alegó la necesidad de poner fin a una campaña de secuestros, maltratos y persecuciones y denunció un "golpe cívico-político-policial" orquestado por el expresidente Carlos Mesa, su rival en las recientes elecciones presidenciales, y el líder cívico Luis Fernando Camacho.

    La renuncia se produjo poco después del anuncio de nuevas elecciones generales, y en la misma fecha en la que auditores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sugerían repetir la votación en Bolivia ante la imposibilidad de validar la victoria de Morales en la primera vuelta de los comicios.

    El 12 de noviembre, la senadora opositora Jeanine Áñez, de 52 años, asumió la Presidencia interina de Bolivia, en una sucesión sin acuerdo parlamentario aunque avalada por el Tribunal Constitucional que abrió las puertas a unas elecciones generales a corto plazo.

    Desde su exilio en México, Morales calificó la autoproclamación de Áñez de "golpe artero y nefasto" y "asalto al poder del pueblo".

    Etiquetas:
    injerencia, América Latina, Alexandr Grushkó, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik