En directo
    Política
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    WASHINGTON (Sputnik) — Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia llegaron a un límite peligroso que complica prevenir un hipotético conflicto, sostuvo el vicepresidente del Centro para el Interés Nacional, el exanalista de la CIA, George Beebe.

    En su opinión, si bien el informe del fiscal especial Robert Mueller despejó las sospechas sobre posibles nexos entre el presidente estadounidense Donald Trump y Rusia, en Estados Unidos se sigue considerando que Moscú intenta socavar la democracia norteamericana y dañar a ese país.

    "Esto es peligroso y es que la creencia de que Estados Unidos se ha topado con riesgos a su existencia hace que sea más complicado manejar la crisis y establecer canales de comunicación para evitar un conflicto", dijo Beebe a Sputnik.

    Todo esto, alertó, impide a los políticos y expertos pronunciarse por las medidas que faciliten manejar nuestras relaciones en el estado de rivalidad en el que se encuentran y suprimir el peligro.

    "Como resultado no hacemos lo necesario para evitar que esta rivalidad se salga de control", puntualizó.

    Beebe publicó este mes un libro sobre la "guerra en la sombra" de Estados Unidos contra Rusia que puede llevar a una catástrofe nuclear. En ese volumen, el autor advierte que los estereotipos recíprocos y la incomprensión conducen a una escalada de la tensión entre las dos potencias que puede derivar en un conflicto directo incontrolado.

    "Tenemos que dialogar. Incluso durante la guerra fría había más comunicación entre Washington y Moscú que ahora. Los políticos estadounidenses tienen suspicacias respecto a los contactos con las autoridades rusas y es que temen que los acusen de traición o de que tratan de justificar a Rusia", indicó.

    Todo esto, agregó, impide a Estados Unidos llevar a cabo la comunicación necesaria para manejar las relaciones con Rusia.

    "Creo que hace falta establecer nuevas reglas de juego. Durante la guerra fría teníamos reglas (...) su objetivo era que no pasáramos de rivales a enemigos en una guerra verdadera", señaló.

    Ahora, remarcó, la mayoría de esas reglas ya no existen y las que han quedado corren el riesgo de desaparecer.

    "Incluso las que han quedado no fueron ideadas para corresponder a las nuevas tecnologías militares y las nuevas condiciones en las que nos encontramos", subrayó.

    Beebe explicó que las nuevas tecnologías requieren un enfoque diferente al del sistema de estabilidad estratégica.

    "Por ejemplo, ahora hay misiles tácticos que tienen uso estratégico y hoy por hoy son tan importantes como lo eran en su tiempo las armas nucleares. Tenemos vectores hipersónicos que son difíciles de detectar e interceptar, reducen el tiempo que se necesita para tomar decisiones tras la alerta. La inteligencia artificial aumenta las amenazas al igual que los sistemas antisatélite. Y en el ciberespacio tenemos tecnologías clave que funcionan con una lógica diferente al antiguo concepto de la contención", dijo.

    El experto instó a buscar una nueva vía para alcanzar la estabilidad estratégica en las nuevas condiciones.

    "Aún no sabemos como hacerlo y en realidad todavía no hablamos sobre esto. Se requieren nuevas reglas de juego. Algunos asuntos se pueden concertar a nivel bilateral entre Washington y Moscú, otros necesitan la participación de un mayor número de negociadores y actores", sostuvo.

    ​Beebe llamó a consensuar nuevos enfoques ya que los tratados antiguos se limitaban a restringir la cantidad de armas.

    Al parecer, dijo, esto no funciona ahora y se necesita ser más creativo, pero, ante todo, empezar el diálogo.

    El experto urgió al diálogo entre los líderes de Estados Unidos y de Rusia. Admitió que la lógica política del momento que obliga al liderazgo estadounidense a abstenerse de negociar con Rusia, es contraria al diálogo que se requiere para reducir los riesgos de un conflicto.

    Llamó también a los dos países a reconocer que existen numerosos factores potenciales en el mundo entero que podrían  provocar un conflagración.

    "No tenemos canales de comunicación, reglas de juego (...) que se necesitan para lidiar la situación. Urge reconocer que esa situación es peligrosa y si lo hacemos, creo que podremos manejarla", concluyó.

    Etiquetas:
    política exterior, relaciones bilaterales, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook