En directo
    Política
    URL corto
    10317
    Síguenos en

    El ultimátum que lanzó el presidente brasileño después de que el G7 ofreciera otorgarle a Brasil ayuda financiera para luchar contra los incendios en la Amazonía pone de relieve que Jair Bolsonaro mantiene una "retórica conflictiva" en su política ecológica, opina Ariane Roder, profesora del Instituto de Administración Coppead.

    Roder considera que Bolsonaro ha cometido "un gran error político" al poner sobre la mesa la condición bajo la que Brasil aceptaría la ayuda internacional. Su actitud amenaza con causar un estancamiento diplomático mientras que la economía del país, que se encuentra en una situación difícil, podría beneficiarse de un posible acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

    "Brasil pierde considerablemente sus posiciones en el ámbito económico y el de la protección del medio ambiente. Las relaciones diplomáticas podrían quedar destruidas y su restablecimiento tardaría años", destacó.

    Además, Roder considera que la postura de Bolsonaro erosiona todo lo que Brasil había alcanzado en el ámbito de la protección medioambiental.

    "Brasil es una potencia ecológica y este hecho es indiscutible. El país trata de llevar a cabo una política más activa en el ámbito de la protección medioambiental y alcanzar el liderazgo en la solución de los respectivos problemas", concluyó la experta.

    Durante la celebración de la cumbre del G7, el presidente galo, Emmanuel Macron, criticó la política ecológica de su homólogo brasileño. El grupo tomó la decisión de ofrecerle a Brasil ayuda urgente por valor de 20 millones de euros —más de 22 millones de dólares— para la lucha contra los incendios forestales en la Amazonía.

    A su vez, Jair Bolsonaro declaró que está listo para abordar la recepción de esta ayuda bajo una condición: que el mandatario galo se retracte de sus acusaciones a Brasil, en el sentido de que no cumple sus compromisos sobre el clima. Por su parte, el portavoz de la Presidencia, Otavio Rego Barros, anunció que el Gobierno brasileño aceptará la ayuda económica del exterior, pero decidirá por sí mismo cómo gestionar esos recursos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook