Widgets Magazine
En directo
    El presidente argentino Mauricio Macri junto a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta

    Cierre de una campaña con sorpresas e incertidumbre en Argentina

    © REUTERS / AGUSTIN MARCARIAN
    Política
    URL corto
    Francisco Lucotti
    Elecciones generales en Argentina (66)
    3184

    Envuelta en un contexto de crisis económica, enormes expectativas y gran polarización, la ciudadanía decidirá este domingo 11 de agosto qué partidos quedan fuera de contienda y activará las reacciones de cara a la recta final para los comicios del 27 de octubre.

    Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) servirán de gran encuesta para medir lo que quieren los argentinos, una instancia en la que, al no ser definitiva, los votantes indecisos podrán decidir sin tender a la bipolarización: ni al voto-castigo hacia el oficialismo ni al voto-rechazo al kirchnerismo

    El presidente Mauricio Macri encabeza la fórmula de la coalición Juntos por el Cambio con el peronista Miguel Ángel Pichetto, una incorporación de último momento que fue una de las dos grandes sorpresas de esta campaña. 

    La segunda fue la decisión de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) de no encabezar la fórmula del Frente de Todos sino de ir como candidata a vice de Alberto Fernández, un peronista moderado y experto en la política de trasfondo.

    "Es una campaña que a nivel de discursos y propuestas fue floja, pero hubo hechos muy contundentes. A lo largo de estos últimos meses se formaron nuevas coaliciones políticas: por un lado se unificó el peronismo, por otro lado el oficialismo sufrió algunas transformaciones e incorporó figuras nuevas que agrandaron su alcance en algunos distritos", dijo a Sputnik el analista político Julio Burdman.

    Antes del comienzo de campaña, el peronismo se encontraba dividido entre quienes apoyaban la figura de Cristina y quienes buscaban una opción superadora, más de centro y que pudiera acercar a quienes todavía resienten de la forma de gobernar de la exmandataria. 

    Este espacio peronista "anti-K" se fracturó con el pasaje de Pichetto al macrismo y del repliegue del diputado Sergio Massa que se unió al Frente de Todos, otra enorme sorpresa tomando en cuenta que la plataforma inicial del massismo era su rechazo al kirchnerismo. El economista Roberto Lavagna, quien insiste en ser una alternativa en estas elecciones como candidato a presidente de Consenso Federal, no llega al 10% en las encuestas.

    El pasado, el presente y el futuro

    "La campaña se fue ordenando alrededor de la denuncia que hace el Frente de Todos, que basó su discurso en dos grandes temas: su unidad y capacidad política para gobernar a partir de la gran presencia de actores dentro de este espacio, que es muy amplio, y la crítica al Gobierno de Macri por sus magros resultados en materia social y económica", dijo Burdman.

    El Frente de Todos ha logrado el apoyo de la gran mayoría de los gobernadores peronistas del interior del país, mientras que Juntos por el Cambio ha logrado adhesiones clave de diferentes referentes enfrentadas al kirchnerismo, y mantiene el apoyo de la histórica Unión Cívica Radical (UCR)

    "Del lado de Juntos por el Cambio se está ensayando una campaña basada en otros ejes, con mucha apelación emocional al votante, su enfoque en un discusión enmarcada como 'democracia versus populismo', y con un fuerte apelativo al sentimiento antiperonista de buena parte de la población", explicó Burdman.

    Con encuestas que muestran poco espacio para un voto que se aleje de la polarización, la campaña estuvo y seguirá estando focalizada en la denostación del oponente más que en destacar las propuestas propias. 

    La oposición resalta el recrudecimiento de todas las variables  económicas desde la llegada de Macri a la presidencia mientras que el oficialismo pide paciencia y no volver a un pasado que el electorado eligió dejar atrás en 2015. 

    El día después

    Con la economía y la evaluación de los organismos de crédito como telón de fondo, ambos frentes esbozan escenarios apocalípticos en caso de que gane su oponente. Más endeudamiento, más crisis y más pobreza, dice todo el arco opositor; default, aislamiento internacional, castigo de los mercados, profetiza el Gobierno.

    Por lo pronto, la aparente estabilidad económica pareciera asegurada (el peso no ha sufrido grandes caídas ni ha empeorado significativamente el Riesgo País en lo que va de campaña) en gran parte gracias a las medidas "preventivas" del Banco Central realizadas con el dinero y la venia del FMI. 

    "Ciertos sectores del mercado, sobre todo algunos grandes bancos y el principal actor de todos, que tiene mucha plata en la Argentina metida, que es el Fondo Monetario Internacional (FMI), de alguna forma están descontando la posibilidad de que gane el peronismo y ya no se van a sorprender por los resultados", dijo Burdman.

    La incógnita de las PASO es el margen de diferencia. Si bien las últimas encuestas dan por ganador al Frente de Todos por sobre Juntos para el Cambio, una brecha de más de seis puntos podría producir una nueva crisis de confianza de los mercados, que están más a favor de la continuidad que del regreso del kirchnerismo. Pero vale la pena recordar también que en las PASO de 2015 Cambiemos quedó más de 8,5 puntos por debajo del peronismo, y aún así ganó las elecciones. 

    Tema:
    Elecciones generales en Argentina (66)
    Etiquetas:
    elecciones primarias, elecciones, elecciones, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik