Widgets Magazine
05:54 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Cristina Fernández de Kirchner, expresidenta argentina

    ¿Qué son 'cuchuflito' y 'pindonga'? La polémica que enardece Argentina

    © REUTERS / Gustavo Garello
    Política
    URL corto
    3181
    Síguenos en

    Durante una presentación de su libro 'Sinceramente', la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner desató una polémica nacional al resumir como 'cuchuflito' y 'pindonga' los nombres de las segundas marcas que proliferan en Argentina producto de la crisis económica.

    La idea de Fernández era señalar el aumento de estas segunda marcas durante la gestión de Mauricio Macri, cosa que en su criterio no pasaba en Argentina durante su Gobierno. De esta forma se instauró la polémica en los medios argentinos sobre 'pindonga' y 'cuchuflito' y los memes se apoderaron del ciberespacio.

    En medio del debate muchos argentinos rememoraron al comediante Juan Díaz, famoso por su personaje 'Cuchuflito', quien a partir de la mención de la expresidenta ha visto un resurgir del interés mediático por su obra. 

    Por su parte, el término 'pindonga' es significado por la Real Academia Española (RAE) como una mujer callejera. No obstante, estas dos palabras esconden una cuestión mucho más profunda.

    ¿Qué son las segundas marcas?

    Las segundas marcas no son un fenómeno nuevo, ni aparecieron durante el actual Gobierno. Por el contrario, vienen siendo alternativas más económicas de productos básicos que en épocas de crisis tienden a ser los más solicitados en el mercado. 

    El economista Miguel Ponce dijo a Sputnik que la presencia de estas segundas es consecuencia del traslado de la devaluación de la moneda a un determinado producto, un proceso que en Argentina es moneda corriente.

    "Las empresas importantes comenzaron a generar lo que denominaron segundas marcas de un mismo producto con una calidad inferior o un envase más económico, y así encontramos en los supermercados que, de una misma fábrica, había un producto para la primera marca que mantenía todas las características en su envase y contenido, junto a otros más económicos con algún detalle en producción que lo distinguían del original", explicó Ponce.

    Se trata de medidas alternativas que prueban los fabricantes para no perder su presencia en el mercado y evitar que sus clientes pasen a consumir otras marcas más baratas, al alcance de la pérdida de poder adquisitivo de la población.

    Ponce también explicó que existen segundas marcas auténticas que no son propias de ningún fabricante, que surgieron para competir por precio y calidad con las grandes empresas producidas por PYMEs, mientras que las primeras marcas son, por regla general, fabricadas por grandes multinacionales.

    ¿Qué presencia tienen en el mercado?

    A juicio de Ponce, "en las grandes ciudades el consumo de segundas marcas está por encima del 40%"

    El analista considera que, "cuantitativamente, había en Argentina más desarrollo de segundas marcas en la etapa de la expresidenta Fernández que en la actual". 

    "Hoy día hay menos porcentaje de venta de segunda marca que en la etapa anterior y la gran mayoría provienen de pequeñas y medianas empresas que llegan al mercado para satisfacer una necesidad de los sectores más carenciados", aseguró el experto.

    Lo que sucede en Argentina es una consecuencia del encarecimiento de productos de primera necesidad gracias a la inflación. "Si en el curso del año hemos tenido una inflación cercana a un 50%, los productos de primera han visto duplicado sus precios y esto explica por qué las segundas marcas no sólo se desarrollan sino que se consolidan", concluyó.

    Etiquetas:
    consumo, marcas, polémica, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik