02:52 GMT +307 Diciembre 2019
En directo
    Donald Trump y Xi Jinping durante la cumbre del G20 en Osaka

    Por qué la reunión entre Trump y Xi en el G20 no fue para tanto

    © AP Photo / Susan Walsh
    Política
    URL corto
    La cumbre del G20 en Osaka (118)
    6100
    Síguenos en

    China y EEUU se reunieron durante el G20 de Osaka para desencallar el diálogo bilateral. EEUU prometió no sancionar más a China, reanudar el diálogo y permitir a Huawei comprar componentes a fabricantes estadounidenses. China prometió comprar más productos agrícolas a EEUU. Pero la reunión sirvió para menos de lo que parece, según los expertos.

    Con el acuerdo en la mano, parece que las concesiones de EEUU a China fueron mayores que las de China a EEUU. De hecho, la única concesión considerable fue el cambio de parecer de Trump con Huawei. En mayo, el presidente estadounidense firmaba una orden ejecutiva que declaraba una emergencia nacional por amenazas contra la red de telecomunicaciones del país. Amenazas provenientes de terceros países. El siguiente paso fue meter a Huawei en una lista negra y no permitir que hiciese negocios con empresas norteamericanas.

    El presidente estadounidense, Donald Trump, y el presidente chino, Xi Jinping, en Osaka
    © REUTERS / KEVIN LAMARQUE
    El presidente estadounidense, Donald Trump, y el presidente chino, Xi Jinping, en Osaka

    La concesión de Trump a China se limita a permitir a Huawei hacerse con aquellos componentes que, desde el punto de vista de la Administración estadounidense, no utilizan tecnología que pueda poner en peligro la seguridad nacional. De ahí que se trate de una decisión pragmática, dice a Sputnik Chen Fengying, una de las investigadoras del Instituto de Economía Global de la Academia China de Relaciones Internacionales Contemporáneas.

    "No creo que Trump haya hecho importantes concesiones y que China haya ganado algo de estas. La reunión entre China y EEUU se basó en el diálogo diplomático. En realidad quedan por delante duras negociaciones y todavía es pronto para discutir sobre si Trump hizo o no concesiones", dice Chen.

     ¿Por qué sigue la guerra comercial?

    Primero, porque Estados Unidos no ha eliminado a Huawei de la lista negra, recuerda la experta. Si lo hubiera hecho, entonces sí habría sido una concesión importante. "Estados Unidos no ha dejado de calificar a Huawei de amenaza para la seguridad nacional. Lo que dicen es 'a ver, dejemos ese tema para más adelante'", explica Chen.

    Un teléfono de Huawei (archivo)
    Un teléfono de Huawei (archivo)

    Así que el hecho de que Trump permita ahora a Huawei comprar ciertos componentes a empresas estadounidenses se debe a que la compañía china es un cliente muy importante para estas. Es más una buena noticia para las firmas estadounidenses —para Qualcomm, para Intel— que para la propia Huawei.

    "Trump se dejó dirigir por los intereses de las empresas estadounidense y sin considerar que estaba haciendo concesiones a China", dice la investigadora.

    El nuevo campus de Huawei
    © AFP 2019 / Dan Sandoval / Dongguan Information Office
    Segundo, porque las sanciones siguen estando donde estaban. Trump ha prometido no subir más aranceles a los productos chinos, sí. Pero eso y levantar los aranceles ya existentes son dos cosas muy distintas, advierte Chen. Y es que una de las exigencias de China era que se levantasen los aranceles por valor de 250.000 millones de dólares. Algo a lo que EEUU no ha cedido.

    ¿De qué ha servido la reunión entre Trump y Xi en el G20?

    Así las cosas, la reunión en Osaka ha servido sobre todo para reanudar las negociaciones y no tensar más la relación entre ambos países.

    "Se han asentado las bases para seguir adelante dialogando. Pero [China] entiende que queda por delante mucho trabajo", concluye.

    Tema:
    La cumbre del G20 en Osaka (118)
    Etiquetas:
    guerra comercial, Huawei
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik