Widgets Magazine
02:11 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    La expresidenta Cristina Kirchner junto a su exministro de Economía, Axel Kicillof

    Kicillof-Magario, la fórmula 'K' para reconquistar el mayor bastión peronista de Argentina

    © AFP 2019 / JUAN MABROMATA
    Política
    URL corto
    Por
    2101
    Síguenos en

    Axel Kicillof fue el ministro de Economía estrella del último período de gobierno kirchnerista y Verónica Magario es la actual intendenta de La Matanza, el distrito más densamente poblado del país, de tradición peronista y refugio territorial e ideológico de Cristina Kirchner. Ambos son la apuesta de su fuerza para la provincia de Buenos Aires.

    En otro ejemplo de verticalidad y de la conducción indiscutida que tiene la expresidenta, la decisión de no elegir como candidato a un intendente de la provincia, o a nombres de peso dentro del espacio con experiencia en gestión, fue recibida sin cuestionamientos en la reunión realizada con las figuras del kirchnerismo en el Instituto Patria, el think-tank 'K' por excelencia.

    De la misma manera en que Cristina escogió a Alberto Fernández para encabezar la carrera presidencial, decidió que el economista keynesiano sería el mejor candidato para competir contra María Eugenia Vidal, la actual gobernadora por el oficialista frente Cambiemos, y que Magario fuera su palanca territorial.

    "La fórmula, como quedó conformada, muestra el poder de lapicera de Cristina; es decir, tanto la fórmula presidencial como la de la provincia de Buenos Aires fueron diseñadas por ella. Da la impresión de que están muy basadas en la reivindicación del gobierno kirchnerista y que no están agregando contenidos nuevos", dijo a Sputnik Julio Burdman, doctor en Ciencia Política, investigador y profesor universitario.

    "El criterio dominante sigue siendo la identificación con el período kirchnerista por encima de cualquier tipo de lectura distrital o geográfico-política. Kicillof no es de la provincia de Buenos Aires, Alberto y Cristina Fernández [de Kirchner] no representan ningún distrito en particular. Por lo tanto se trata de una impronta de un kirchnerismo posterritorial", dijo Burdman, director de la consultora Observatorio Electoral.

    La dupla Kicillof-Magario tiene sus matices simbólicos. Kicillof es el representante del modelo económico del kirchnerismo personificado y una apuesta de parte del movimiento para colocarse claramente en las antípodas del modelo de ajuste, libremercadismo, apertura a los mercados extranjeros, endeudamiento y recesión que son las razones de la caída de la imagen del presidente Mauricio Macri.

    Kicillof, a diferencia de otras figuras dentro del kirchnerismo, carece de acusaciones de corrupción, representa a una nueva generación política —tiene 47 años- y además es un académico respetado: fue docente universitario y de posgrado de la Universidad de Buenos Aires y es autor de libros y ensayos sobre economía.

    Entre sus principales reconocimientos dentro del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), encabezó la delegación para saldar la deuda acumulada con el Club de París (19 naciones acreedoras de deuda pública histórica) y se desempeñó como ministro de Economía entre 2013 y 2015, período en el que se desarrolló gran parte de la disputa con los "fondos buitre", grandes sociedades de inversión que compraron bonos argentinos en la crisis de 2001 a precios bajos para luego cobrarlos muy por encima del valor de adquisición de esos títulos. Desde aquel año hasta la actualidad es diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires.

    Te sugerimos: ¿Por qué Macri cambia el sistema electoral en Argentina?

    Magario cuenta con gran apoyo popular por su trabajo desde 2002 como responsable del Programa Jefes y Jefas de Hogar en la municipalidad de La Matanza, dedicada a ofrecer capacitación y reinserción laboral de sectores vulnerables. Elegida concejal en 2011, llegó al Congreso como diputada nacional en 2013.

    Desde 2015 es intendenta de ese distrito del área metropolitana de Buenos Aires con más de 1,8 millones de habitantes, casi 12% de la población del país. De hecho, La Matanza suele ser conocida informalmente como 'la quinta provincia' del país, ya que supera en número de habitantes a otras cuatro entidades federativas y tiene más habitantes que otras 18.

    "[Kicillof] logró este lugar en la fórmula desplazando a uno de los candidatos naturales, que era Magario, que no es una figura del nivel de otros intendentes pero sí muy importante; preside ni más ni menos que La Matanza",  dijo a Sputnik el analista político Enrique Zuleta Puceiro.

    "Durante su gestión acogió a muchos de los funcionarios y asesores más importantes de Cristina. Es un lugar donde ella se ha sentido representada, un lugar bien gestionado por Magario, que es una figura brillante, y también por el propio [Fernando] Espinoza, que es un poco el jefe político de Magario", agregó.

    La provincia de Buenos Aires es de fuerte raigambre peronista: tras un mandato de la Unión Cívica Radical al retorno de la democracia, fue gobernada ininterrumpidamente desde 1987 hasta 2015 por exponentes del justicialismo.

    Más: Claves para entender el radicalismo, la histórica fuerza argentina que debate su alianza con Macri

    Ese año, en las elecciones, por segunda vez desde 1983 una fuerza no peronista tomó las riendas del Gobierno provincial. Y si bien la fórmula fue bien recibida en la dirigencia partidaria y la militancia, no es de descartar que puedan presentarse desafíos en el relacionamiento con otros exponentes electorales de la misma fuerza.

    "No hay duda de que la relación con Alberto Fernández no va a ser naturalmente fluida, representan visiones muy distintas de la economía, y de la gestión, sobre todo. Alberto es transversalidad, Kicillof es verticalidad. […] No creo que haya sorprendido a nadie, era más bien esperable que sucediera esto como una especie de compensación a sectores del kirchnerismo que seguramente se estarán preguntando cuál es su futuro en un contexto en el que Alberto Fernández es el candidato a presidente", concluyó.

    Etiquetas:
    gobierno, elecciones, peronismo, Verónica Magario, Axel Kicillof, Cristina Fernández de Kirchner, Buenos Aires, Argentina, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik