Widgets Magazine
14:37 GMT +312 Noviembre 2019
En directo
    El líder del Partido Brexit, Nigel Farage

    La UE, horrorizada: ¿Putin, Johnson y Farage la van a destruir?

    © REUTERS / Hannah McKay
    Política
    URL corto
    19548
    Síguenos en

    The Times, el principal portavoz mediático del 'establishment' británico, ha informado sobre un "intento organizado de destruir la Unión Europea" por parte de… Rusia, por supuesto.

    El medio cita las palabras de Guy Verhofstadt, ex primer ministro belga y ahora miembro influyente de la asociación política paneuropea Alianza de Liberales y Demócratas por Europa, jefe de su facción en el Parlamento Europeo y principal negociador en el Parlamento Europeo para el tema del Brexit.

    Verhofstadt  cree que Rusia está detrás de "un intento organizado de destruir el proyecto europeo en su conjunto", lo que le resultó suficiente a The Times para publicar el titular 'Putin, Johnson y Farage nos destruirán, advierte un líder de la UE'.

    El ex primer ministro afirma que las elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar esta semana están manipuladas por Rusia de la misma manera que el referéndum del Brexit.

    "Siempre es Rusia. Si hablamos de Farage, es Rusia. Encima de todo esto, hay una persona que apoya el Brexit duro y que quiere convertirse en líder del partido Conservador. ¿Soy demasiado suspicaz? Veo un verdadero intento organizado de destruir el proyecto europeo en su conjunto", dijo.

    Según Verhofstadt, a menos que los líderes europeos puedan detener la tendencia populista, la UE "será destruida en una toma de poder nacionalista respaldada por Rusia en las elecciones del 2024".

    El columnista de la versión rusa de Sputnik Iván Danílov destaca que el político europeo equipara un probable resultado de la expresión de la voluntad popular en las elecciones con 'una toma de poder nacionalista'. En su opinión, es particularmente irónico en el contexto de que la facción que Verhofstadt dirige se llama la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa.

    "Desde el punto de vista de la clase política europea, cuya opinión es bien expresada por  ex primer ministro belga, parece que el liberalismo y la democracia implican que los que se autodenominan liberales y demócratas deben conservar el poder. Y si los votantes están en contra, es culpa personal de Putin", escribe Danílov.

    Siguiendo la misma lógica, cualquier elección con un resultado inconveniente se puede llamar 'un golpe nacionalista', agrega.

    A pesar de la presión social, mediática y política, las encuestas siguen mostrando que los partidos euroescépticos obtendrán alrededor del 35% de los votos en las elecciones al Parlamento Europeo. Un nuevo partido del Brexit, liderado por Nigel Farage, es apoyado por más del 30% de los votantes británicos, muy por delante del partido Conservador de la Primera Ministra Theresa May, que obtuvo una votación del 10% en una reciente encuesta. Hay aún más gente que simplemente no quiere reconocer su euroescepticismo públicamente pero sí vota en contra de la unión en las elecciones.

    Todo esto es percibido con razón por la clase dirigente europea como un voto de desconfianza al proyecto de una Europa unida en su forma actual, pero en vez de buscar las razones detrás de esta falta de confianza, prefiere culpar a Vladímir Putin, que desde su punto de vista es responsable por el Brexit, la creciente popularidad de euroescépticos y los problemas sistémicos del proyecto europeo, explica el columnista de Sputnik.

    Además: Reino Unido: "El candidato que triunfe en la interna conservadora sería un pro Brexit bastante duro"

    Aunque los problemas de la UE, en su opinión, son inmensamente más profundos: se trata de la impotencia intelectual de la clase política europea que no puede creer que el cuento de hadas del 'gran proyecto europeo global' haya terminado, y que tiene que rehacer desde cero.

    Etiquetas:
    opinión, Boris Johnson, Vladímir Putin, Nigel Farage, Brexit, UE
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik