Widgets Magazine
En directo
    El presidente de EEUU, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinping

    "Ser cortés incluso en una lucha a muerte", la estrategia de China respecto a EEUU

    © REUTERS / Carlos Barria
    Política
    URL corto
    131004

    Un político que desencadene una guerra comercial con el país más grande del mundo desde el punto de vista de consumo, perderá en ella sin duda alguna, considera el famoso economista y director del Instituto de China de la Universidad de Fudan, Zhang Weiwei.

    Sin embargo, el experto afirma que la guerra comercial iniciada por el presidente estadounidense Donald Trump contra China no le preocupa.

    China y sus ventajas

    Según Weiwei, basta solo con echar un vistazo al volumen de la economía china para entender la causa de su despreocupación. Resulta que Trump trata de imponer aranceles a las importaciones de las mercancías, que en su mayoría solo se producen en China o el país asiático es su fabricante más grande en el mundo.

    "No importa lo que diga Trump sobre su victoria, nosotros sabemos que eso es un disparate", aseveró el experto en una entrevista para la cadena rusa Rossiya 24.

    Como consecuencia de esta guerra, la carga de tarifas arancelarias recaerá finalmente sobre los ciudadanos estadounidenses en forma de impuestos. Aunque no suele haber ganadores en las guerras comerciales, en la actual batalla con China, EEUU pierde más que su rival asiático, opina Weiwei.

    También: China a EEUU: "Vamos a luchar hasta el final"

    "Si China echa a EEUU de su mercado, el país norteamericano dejará de ser una superpotencia", advirtió.

    Los tiempos cambian

    El economista opina que Donald Trump es muy anticuado en su política comercial aplicada en relación a China. Su percepción de las guerras comerciales corresponde con la de los años 80 del siglo pasado, cuando automóviles producidos completamente en Japón se vendían en EEUU.

    "Ahora los tiempos son diferentes: cada producto forma parte de la cadena mundial de suministros. Si usted castiga a una empresa china, a la vez con eso castiga a otras de Corea del Sur, Japón, Alemania y EEUU, porque un iPhone, por ejemplo, se ensambla de componentes procedentes de estos mismos países", explicó.

    Donald Trump acusa a China de robar empleos estadounidenses, pero estas acusaciones no tienen nada que ver con la realidad. Los problemas hay que buscarlos en el sistema político del país norteamericano, considera el interlocutor de la cadena.

    Más: ¿Por qué China cambia su estrategia en la 'batalla' comercial contra EEUU?

    "Aquellos ingresos que las corporaciones estadounidenses como Apple reciben en China no llegan hasta la clase media de EEUU, razón por la cual esta disminuye", recalcó.

    La corta memoria de Washington

    El experto destacó que EEUU ya había planteado a China tres condiciones que el país asiático debería cumplir en el futuro. La primera condición es comprar más bienes estadounidenses, la segunda está relacionada con la protección de la propiedad intelectual y la tercera condición exige que China aplique reformas estructurales, es decir, cambie el modelo de su economía. Si China no tiene discrepancias considerables con las dos primeras demandas, la tercera es inaceptable para Pekín.

    "China no va a cambiar su modelo económico, ¿por qué no cambia el suyo EEUU?", se preguntó.

    Weiwei recordó que fue el país norteamericano el que provocó la crisis financiera mundial hace más de 10 años. Las burbujas financieras de EEUU son la principal amenaza para la economía mundial, según el economista.

    Más: Negocios vs política, ¿qué factor gana en la batalla entre China y EEUU?

    "Precisamente Pekín tendió su mano y ayudó a Washington a salir de la situación precaria, comprando bonos estadounidenses, después de que el país norteamericano provocara la crisis en el 2008. Ellos [los estadounidenses] tienen una memoria muy corta, pero en tres o cuatro años una nueva crisis será inevitable", enfatizó.

    De acuerdo con el experto, China ha tratado de hacer todo lo posible para mantener la paciencia y ser cortés en las actuales disputas con EEUU.

    "Es un principio histórico de China que exige que Pekín sea cortés incluso si tiene que luchar a muerte", aseveró.

    Weiwei considera China se difiere considerablemente de EEUU ya que no tiene en su mentalidad el arraigado deseo de ser el gendarme mundial.

    "No está en nuestra cultura, no está en nuestras tradiciones. La cultura china es una cultura de paz. Somos cien veces más pacíficos que cualquier fuerza de Occidente", destacó.

    Enfoque acerca de Rusia

    La mayor parte de los ciudadanos chinos trata tradicionalmente bien a Rusia ya que recuerda la época cuando la URSS ayudó al país asiático. En particular, sus 156 proyectos desarrollados en la construcción de maquinaria ayudaron a Pekín a fundar la base para su industria. Además, más de 30.000 estudiantes chinos pudieron estudiar en las universidades soviéticas.

    También: China desenmascara la jugada de EEUU

    "En la cultura china al igual que en la cultura rusa nosotros siempre recordamos a nuestros amigos. Nuestro refrán dice: "cuando bebes de un pozo recuerda quienes lo han cavado ", anotó.

    Esta es la razón por la que el presidente chino declaró abiertamente que las relaciones con Rusia son las más importantes en este siglo para China. Es su decisión estratégica, opina.

    "Si usted mira al mundo de hoy, podrá ver la decadencia de Occidente y el renacimiento del resto del mundo. Rusia y China están entre los renacidos y desempeñan un papel clave", concluyó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik