En directo
    John Bolton, asesor en Seguridad Nacional del Gobierno de EEUU

    El estilo John Bolton, un desafío a vencer para lograr la convivencia en paz

    © REUTERS / Kevin Lamarque
    Política
    URL corto
    6204

    El perfil confrontativo del asesor en Seguridad de EEUU John Bolton parece lograr profundizar las tensiones antes que resolverlas. Una postura que se da de bruces con las políticas promovidas a nivel global en un nuevo Día Internacional de la Convivencia en Paz.

    En diciembre de 2017, Naciones Unidas resolvió conmemorar cada 16 de mayo como el Día Internacional de la Convivencia en Paz, enfatizando la importancia de "aceptar las diferencias y tener la capacidad de escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás, así como vivir de forma pacífica y unida".

    La convocatoria invita a los países a propiciar "un proceso positivo, dinámico y participativo en que se promueva el diálogo y se solucionen los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación mutuos".

    Sin embargo, muchas veces los propios gobiernos parecen alejarse de los principios que facilitan la buena convivencia, con provocaciones públicas o declaraciones que apuntan más a profundizar los conflictos que a resolverlos.

    Un claro ejemplo de ese tipo de actitudes puede encontrarse en John Bolton, el actual consejero en Seguridad Nacional del Gobierno de Donald Trump. El funcionario suele alternarse con el secretario de Estado Mike Pompeo como portavoz de la Casa Blanca en relación a Venezuela, Cuba, Irán o Corea del Norte.

    Precisamente, la gestión Trump le reserva a Bolton la responsabilidad de dar varios de los mensajes más belicosos del Gobierno de EEUU.

    El 30 de abril, luego del intento de golpe de Estado perpetrado en Venezuela por los opositores Juan Guaidó y Leopoldo López, Bolton brindó una conferencia desde la Casa Blanca en la que negó que el levantamiento fuera un golpe de Estado pero lanzó una advertencia sobre una posible intervención militar en Venezuela.

    "…Voy a decirlo de nuevo: Maduro y todos aquellos que lo apoyan, en especial quienes no son venezolanos, deben saber que todas las opciones están sobre la mesa", afirmó en ese entonces.

    Durante esa conferencia, Bolton sorprendió al asegurar que el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino; el presidente de la Suprema Corte de Justica, Maikel Moreno y el comandante de la Guardia Nacional, Rafael Hernández Dala coincidían con el Gobierno de EEUU "en que Maduro se tenía que ir".

    Sin embargo, Bolton nunca presentó pruebas de sus dichos y los tres jerarcas ratificaron más tarde su lealtad al presidente de Venezuela.

    Incontrolablemente verborrágico en su cuenta de Twitter, Bolton no detuvo sus ataques a Maduro desde el 30 de abril, involucrando a otros países y haciendo acusaciones que nunca fueron sustentadas por el Gobierno de Trump.

    "El régimen ilegítimo de Maduro se basa en el libro cubano de represión y tortura para sobrevivir. Consideraremos a los amigos de Cuba y Maduro responsables de cualquier violencia perpetrada por los 'colectivos' o servicios de seguridad en contra de la gente inocente de Venezuela. El mundo está mirando", escribió. Lo hizo sin ninguna prueba sobre la existencia del supuesto documento citado.

    En los días sucesivos, Bolton insistió en la teoría de que Maduro "está permitiendo que países extranjeros armen 'colectivos' y repriman a venezolanos inocentes".

    El 10 de mayo, el asesor de Trump fue más allá y aludió a una supuesto "patrocinio de la represión en Venezuela por parte de actores militares extranjeros llamados Cuba, Rusia e Irán". "Esos actores están notificados", amenazó.

    ​Precisamente, Bolton también tuvo un papel protagónico en el aumento de la tensión entre EEUU e Irán. En mayo, y a través de un comunicado, Bolton anunció el envío hacia Oriente Medio del portaviones USS Abraham Lincoln y un grupo de bombarderos "en respuesta a una serie de preocupantes y crecientes indicios y advertencias".

    Opinión: "La Casa Blanca no parece un manicomio, lo es" 

    Bolton no ocultó su estilo confrontador y sostuvo que la medida debía ser interpretada como un "mensaje claro e inequívoco al régimen iraní de que cualquier ataque contra los intereses de EEUU o los de sus aliados será respondido con una fuerza implacable".

    Pero el estilo confrontativo de Bolton no se limita únicamente a Venezuela. En abril, el asesor en Seguridad de Trump reivindicó en abril que la Doctrina Monroe, según la cual EEUU considera una agresión cualquier intromisión de un país extranjero en América Latina, "está vivita y coleando".

    "El ocaso del socialismo ha llegado a nuestro hemisferio (…) necesitaremos de vuestra ayuda en los días que vendrán; debemos rechazar a las fuerzas del comunismo y del socialismo en este hemisferio, y en este país", llegó a decir en la sede de la Asociación de Veteranos de la Bahía de Cochinos, en Miami.

    Con portavoces como Bolton, el cumplimiento de las consignas promovidas por la comunidad internacional en el Día internacional de la Convivencia en Paz parece estar más lejos que cerca. Si hasta el propio Donald Trump llegó a expresar su malestar con la postura de Bolton sobre Venezuela, por su intención de conducirlo hacia "una guerra".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    John Bolton, Donald Trump, Irán, Venezuela, EEUU, Rusia