02:19 GMT +315 Diciembre 2019
En directo
    Bandera de Cuba frente de la embajada de EEUU en La Habana

    Ley Helms-Burton, un peligroso juego político de EEUU contra Cuba

    © REUTERS / Enrique de la Osa
    Política
    URL corto
    2160
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — Los continuos aplazamientos del título III de la ley estadounidense Helms-Burton contra Cuba demuestran que es imposible aplicar esa medida para reclamar judicialmente bienes confiscados por La Habana en la década de 1960, dijo a Sputnik la subdirectora del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano para EEUU, Johana Tablada.

    "Si no fuera tan serio, daría risa; esta posposición continua está asociada a varios factores, en primer lugar a la imposibilidad de imponer esta decisión disparatada a quienes la promueven. Es como entregarle Roma a Nerón", dijo Tablada.

    La ley Helms-Burton, aprobada en marzo de 1996 por el Congreso de EEUU, codifica legalmente el bloqueo económico, comercial y financiero que Washington mantiene contra La Habana desde 1962.

    El título III de la ley, que establece los mecanismos para demandar por las propiedades estadounidenses confiscadas en Cuba, nunca fue puesto en vigor por ninguno de los gobiernos de EEUU.

    Durante 23 años se recurrió al expediente de ordenar suspensiones semestrales del título III.

    Pero en enero de este año, el Departamento de Estado anunció la decisión de reducir el plazo de suspensión a solo 45 días; a fines de marzo, cuando estaba a punto de concluir ese lapso, anunció un aplazamiento de 30 días y el 3 de abril, de 15 días.

    Temas relacionados: Estas son las propiedades que la Ley Helms-Burton reconoce como "robadas" en Cuba

    Las autoridades estadounidenses "dicen abiertamente que lo hacen para presionar a Cuba, pero en realidad están imposibilitados de hacerlo", sostuvo Tablada.

    La diplomática cubana argumentó que cuando los impulsores de esta medida sugirieron al presidente Donald Trump que aplicara los títulos III y IV de la ley Helms-Burton en su totalidad "buscaban castigar a las empresas extranjeras con inversiones en Cuba en propiedades que fueron de EEUU".

    El título IV establece la expulsión o revocación de visas para quienes "trafiquen" con propiedades confiscadas en Cuba y reclamadas por ciudadanos estadounidenses.

    Los promotores de esa postura son el senador Marco Rubio, de origen cubano, el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, y el director de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver-Carone, también de origen cubano.

    "Nunca más tendrán un equipo en la Casa Blanca como el que tienen hoy (Rubio, Claver-Carone, y Bolton). Nunca lo tuvieron, nunca se alinearon tanto las estrellas como esta vez", precisó la subdirectora de EEUU de la cancillería cubana.

    La diplomática sostuvo que esta es la primera vez que hay miembros activos de lo que describió como "lobby anticubano" en el "ejercicio central de decisiones del gabinete ejecutivo de EEUU".

    Menos facultades presidenciales

    Tablada aseguró además que la ley Helms-Burton quita facultades al presidente de EEUU respecto de la política exterior, en particular hacia Cuba, y en este momento hay grupos políticos en el Congreso estadounidense que no quieren que el próximo presidente, sea del Partido Republicano o del Demócrata, "pierda el control sobre la política hacia la isla. Nadie quiere eso para su Gobierno", dijo.

    "Primero alegaron que era para hacer una "revisión cuidadosa", según el lenguaje en que lo publicó el Departamento de Estado de EEUU; sabemos que hicieron un gran despliegue diplomático para tratar de forzar al mundo a aceptar eso y fracasaron. Enviaron mensajes, emisarios; muchos países se lo han dicho a Cuba", comentó la funcionaria diplomática.

    Tablada piensa que entre las principales causa del fracaso del título III está el rechazo internacional que provoca, "y el de sus propias instituciones encargadas de aplicar la política exterior y que tienen un poco más de visión sobre cuáles serán las verdaderas consecuencias que para EEUU traería la aplicación de esta legislación".

    Negociaciones bilaterales

    "También hemos visto el rechazo (a la ley Helms-Burton) de la Unión Europea", añadió.

    La alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, hizo declaraciones al respecto, así como países que mantienen vínculos con Cuba, como Canadá, España y Reino Unido.

    "Probablemente veamos muchos más, porque se mantiene la amenaza y es real", enfatizó la diplomática cubana.

    Entre los que se oponen a esta ley en EEUU están los agricultores y las empresas que están haciendo negocios con Cuba y reciben ingresos por eso, e incluso los abogados de las empresas que fueron originalmente afectadas por las nacionalizaciones y que saben, según Tablada, que Cuba está dispuesta a sostener una negociación bilateral.

    "Todos conocen que la Helms-Burton, lejos de acercar el día en que se vean reconocidas y solucionadas sus reclamaciones, crea obstáculos prácticamente insuperables para que ese día se pueda ver llegar", dijo.

    Intervención cubana

    La diplomática se refirió asimismo a las crecientes denuncias de EEUU sobre una presunta intervención cubana en Venezuela, que calificó como "amenazas" contra La Habana. "Están hablando de una injerencia que no existe, de una intervención militar cubana que no existe, que además Washington lo sabe muy bien", enfatizó.

    No es voluntariado

    Para Tablada, la ley Helms-Burton atenta contra el propio interés de EEUU y de las compañías que dice representar en el proceso de indemnizaciones, así como contra la relación bilateral en la cual, a pesar de las diferencias, hay un buen número de temas en los que hoy existe colaboración con resultados concretos y satisfactorios para ambas partes.

    Hay acuerdos migratorios, de aplicación de las leyes, de asistencia legal, en áreas de reconocimiento de las marcas y patentes, y en áreas de negocios en las que se abrieron oportunidades que fueron aprovechadas por empresas estadounidenses, describió.

    "No existe un aeropuerto en el mundo con más movimiento hacia Cuba que el aeropuerto internacional de Miami en el estado de Florida (sudeste), por muy contradictorio que parezca", comentó.

    En Cuba aterrizan más de 100 vuelos semanales procedentes de Miami y de otras ciudades de Estados Unidos, entre las que se cuentan Tampa y Fort Lauderdale (también en Florida), Nueva York y otras urbes en estados como Carolina del Norte (este).

    "Estamos hablando de operaciones que no son de voluntariado, no son operaciones humanitarias, detrás de todo esto hay un movimiento de dinero", dijo.

    Además, Cuba compra a EEUU casi 400 millones de dólares en alimentos, "a pesar de las condiciones onerosas en que se hacen estas compras", comentó.

    Para la diplomática Tablada, "los impulsores de la aplicación de la ley Helms-Burton saben que si no logran sus propósitos ahora, no podrán conseguirlos" más adelante.

    Radio: Ley Helms-Burton genera tensiones entre Cuba y Estados Unidos

    La ley Helms-Burton lleva este nombre informal por el senador Jesse Helms y el representante Dan Burton, ambos republicanos; fue aprobada por el Congreso y promulgada por el entonces presidente Bill Clinton en marzo de 1996.

    Las medidas que establece tienen la declarada intención de promover "una transición pacífica de Cuba hacia una democracia representativa y una economía de mercado".

    Etiquetas:
    confiscación, bienes, Cuba, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik