Widgets Magazine
En directo
    Las banderas de los países de la UE en Bruselas

    La UE en la encrucijada entre EEUU y China

    © Sputnik / Alexey Vitvitski
    Política
    URL corto
    1160

    El presidente francés Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, no recibieron la autorización de Polonia para llevar a cabo negociaciones con el presidente chino Xi Jinping en su nombre, considera el experto en geopolítica Gracjan Cimek.

    Por eso se puede deducir, según el interlocutor de Sputnik, que estos políticos europeos persiguen enfoques en cierto punto hegemónicos. Emmanuel Macron criticó públicamente la consolidación de la cooperación económica entre China y los países de Europa Central y del Este, incluida Polonia. Mientras tanto París selló un acuerdo con Pekín por un valor de 40.000 millones de dólares.

    "Es un ejemplo que evidencia la existencia de discrepancias dentro de la UE. Por una parte se lleva a cabo la modernización y la construcción del espacio económico común. Por otro lado se colocan en el primer plano el enfoque de las relaciones centro-periferia", destacó. 

    En el 2016 Polonia y China firmaron una declaración conjunta acerca de la cooperación estratégica multilateral. El experto detalló que ambos países tenían planes de largo alcance que incluían la iniciativa china 16+1, en la que Polonia debería desempeñar el papel de líder regional. En aquel entonces, estos planes fueron duramente criticados por los países que formaban el núcleo de la UE: Francia y Alemania.

    Además, el experto opina que hoy en día la UE parece ser el campo donde se libra la batalla entre China y EEUU.

    "EEUU protege su propia hegemonía y China actúa como una alternativa contrahegemónica. Actualmente las relaciones comerciales revelan esta lucha, así como revelan el intento de Washington de fomentar sospechas  respecto a China", destacó el experto al agregar que el caso de Huawei es un claro ejemplo de sus medidas. 

    También: Guerra high-tech de EEUU vs China: secuestro judicial de la hija del dueño de Huawei

    Según Gracjan Cimek, los europeos se encuentran en una encrucijada: por un lado persiguen sus metas geopolíticas, por otro se someten a la presión  geopolítica por parte de EEUU. Francia soluciona este dilema, dando prioridad a sus propios intereses económicos.

    En el 2017 Polonia se manifestó en contra de la Nueva Ruta de la Seda. Así lo indican las declaraciones que el exministro polaco de Defensa, Antoni Macierewicz, hizo a comienzos de aquel año.

    En particular, el alto funcionario polaco aseveró que el concepto de la Nueva Ruta de la Seda y la expansión de China  tienen como objetivo excluir a EEUU del espacio de influencia euroasiático y liquidar la soberanía de Polonia.

    "Polonia es el Estado más grande situado en el área donde se juntan las zonas de influencia ruso-china y alemana, y es el único país que podría crear una potencial alternativa al superpoder euroasiático", aseveró Macierewicz. 

    Tras la visita de Donald Trump a Varsovia realizada en julio del 2017, Polonia reorientó sus relaciones con EEUU y pasó a proteger la estrategia de hegemonía de la potencia norteamericana, opina Cimek.

    También: "EEUU no planea abandonar su colonia a orillas del río Vístula"

    "Naturalmente Pekín ve lo que ocurre y también cambió su planes estratégicos en relación a Varsovia", declaró explicando por qué ahora la Nueva Ruta de la Seda podría no pasar por Polonia.

    La Iniciativa de la Franja y la Ruta, conocida popularmente como Nueva Ruta de la Seda, es un proyecto chino que prevé conectar al país asiático con Europa Occidental a través de una red de transporte ferroviario. Inicialmente se planeaba que esta red pasaría  por el territorio de Rusia, Kazajistán, Bielorrusia y Polonia.

    Etiquetas:
    'Nueva Ruta de la Seda', UE, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik