En directo
    Política
    URL corto
    4275
    Síguenos en

    La cumbre entre EEUU y Corea del Norte de Hanói ha concluido y la ciudad va volviendo a la normalidad tras días de kilométricas colas por la comitiva sobre ruedas de Donald Trump y de Kim Jong-un. Como ya es habitual, la prensa se ha fijado en la procesión de trajeados que seguía a Kim a todas partes. Pero no es el único con un cortejo a la medida.

    Los hombres de negro

    El líder norcoreano llegó a la estación vietnamita de Dong Dang en el ya tradicional tren verde de la dinastía Kim. De ahí se subió a una limusina negra, a bordo de la que recorrería los 120 kilómetros hasta Hanói. El último puñado de cientos de metros hasta la ciudad lo protagonizaron 12 guardaespaldas norcoreanos, quienes corrieron a trote alrededor del automóvil. Ya fueron vistos durante la cumbre en Singapur mientras le cubrían las espaldas a su amado líder.

    La comitiva de Kim Jong-un
    © REUTERS / Stringer
    La comitiva de Kim Jong-un

    Michael Madden, un experto en la dinastía Kim y miembro del 'think tank' estadounidense 38 North de Washington explicó al diario Saostar que esos misteriosos guardaespaldas son miembros del Departamento 6, también denominado Dirección General de los ayudantes de campo. Y quienes pertenecen a este departamento provienen todos del servicio militar.

    Para convertirse en guardaespaldas del líder supremo de Corea del Norte uno debe poseer unas características físicas excelentes, una vista perfecta y ser tan alto como Kim Jong-un. También se debe ser un excelente tirador y dominar las artes marciales. Los servicios de inteligencia norcoreanos investigan a los familiares de las dos últimas generaciones de quienes van a ser guardaespaldas, por si acaso.

    Quienes pasan el corte deben después prepararse a fondo para alcanzar el exigente estado físico y psicológico que se les pide. Muchos destacan que los guardaespaldas de Kim se diferencian mucho de los guardaespaldas de su difunto padre. Primero, porque ahora son menos y, segundo, porque no tienen un rostro tan serio y rígido como aquellos, según la prensa. También visten de manera distinta, ya que ahora no se diferencian de los guardaespaldas occidentales y llevan también traje negro y corbata.

    El propio tren verde en el que viaja ya está de por sí rodeado de un aura de misterio. Se sabe que los vagones se fabricaron siguiendo los estándares soviéticos y que se les ha dado un lavado de cara al incluir aire acondicionado, televisores de plasma y sistemas de seguridad.

    Limusinas de negro

    En los viajes al extranjero que protagonizan los distintos líderes políticos normalmente se utilizan automóviles propios. El caso del presidente ruso no es la excepción. Un ejemplo de ello fue su reciente visita a la capital austriaca, donde se pudo contemplar el amplio cortejo compuesto por una decena de autos y otras tantas motocicletas.

    No obstante, los preparativos de cara a la visita del mandatario ruso son siempre una auténtica operación logística. Normalmente, una comitiva llega al país donde se espera la visita de Vladímir Putin para preparar todo antes de su llegada. Ello incluye el traslado de sus limusinas y otros autos en un avión de transporte Il-76.

    La limusina Aurus
    © Sputnik / Vitaly Belousov
    La limusina Aurus

    Los gobiernos de las ciudades que deben acoger alguna reunión o cumbre suelen cortar el tráfico, lo que causa no pocos problemas a los propios habitantes. Aunque en algunos casos eso es prácticamente imposible de conseguir. Es el caso, por ejemplo, de los densos centros urbanos del sur de Asia, donde simplemente no está permitido cortar el tráfico por la ira ciudadana que eso provocaría.

    Te puede interesar: Pilotos de élite ponen a prueba la 'limusina de Putin' (vídeo)

    Cuando el acompañamiento de Putin se desplaza por las carreteras rusas se retira la matrícula del auto que va a la cabeza, de modo que se conserva solo la trasera para que los guardias del presidente sepan a bordo de qué auto viaja. Se trata de una tradición que se remonta a los tiempos de Stalin.

    Sin La Bestia

    La comitiva del presidente de Estados Unidos viaja con unos 30 o 40 automóviles y motos propias. Las limusinas, todoterreno y furgones que acompañan al presidente suelen recibir el nombre de Casa Blanca sobre ruedas. Para llevarlos de un lado a otro utilizan aviones militares. Por ejemplo, cuando el líder norteamericano debe viajar a tres ciudades del país en un solo día se envía a cada ciudad un convoy independiente de aviones. 

    La limusina del presidente estadounidense Donald Trump
    © AP Photo / Joseph Nair
    La limusina del presidente estadounidense Donald Trump

    Antes de que el convoy del presidente estadounidense se ponga a rodar por las calles, las atraviesan varios autos y motos de la Policía para limpiar el perímetro. Solo después aparece la flamante limusina presidencial. La prensa estadounidense asegura que a bordo están instalados los sistemas de seguridad más avanzados e inteligentes, como uno que limpia el aire del interior en caso de un ataque de gas y suministros con la sangre del presidente de turno en caso de que tener que hacer una transfusión. Cuentan también con instrumentos de visión infrarroja.

    A ambos lados de la limusina del presidente se desplazan otras dos limusinas de repuesto con matrículas idénticas, de manera que nunca se sabe en cuál de las dos viaja el presidente y, así, se evita cualquier secuestro.

    El actual presidente estadounidense, famoso por su difícil carácter, se negó completamente a utilizar a La Bestia para desplazarse, la limusina que se construyó especialmente para Barack Obama.

    Tema relacionado: Después de Vladímir Putin y Xi Jinping el presidente de EEUU estrena una nueva limusina (vídeo, fotos)

    Al presidente de Estados Unidos siempre lo acompaña una enorme plantilla de miembros de los servicios de seguridad, además de aviones y helicópteros especiales.

    Etiquetas:
    limusina, Donald Trump, Kim Jong-un, Vladímir Putin, Vietnam, Corea del Norte, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook