En directo
    Martín Lousteau, aspirante a candidato a la presidencia de Argentina

    Martín Lousteau, el "comodín" que aspira a competir en una interna contra Macri en Argentina

    © Foto: Dominio Público - Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina
    Política
    URL corto
    Francisco Lucotti
    122

    Martín Lousteau fue ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner, corrió contra el candidato respaldado por Mauricio Macri para ser jefe de Gobierno de Buenos Aires y fue embajador en EEUU nombrado por el actual presidente. Mediático e independiente, hoy representa una de las pocas voces críticas del oficialismo.

    A Mauricio Macri no le gustan las internas y Martín Lousteau lo sabe. Lo aprendió en las elecciones de 2015, cuando Propuesta Republicana (Pro), el partido que lidera Mauricio Macri, no aceptó ir a primarias en la Ciudad de Buenos Aires con las fuerzas que a nivel nacional habían conformado Cambiemos, el frente electoral que permitió al mandatario ganar ante el peronista Daniel Scioli y suceder a Cristina Kirchner en la Casa Rosada.

    En aquel proceso electoral, Lousteau perdió por tan solo 3 puntos la jefatura de Gobierno de la capital argentina contra Horacio Rodríguez Larreta, figura muy vinculada al presidente en su época de regidor de Buenos Aires (2007-2015). Llegó a arañar uno de los cargos electivos más importantes del país gracias al voto peronista, a pesar de no ser el candidato de ese bloque político. Así, su buen desempeño en los comicios de un distrito clave lo transformó en promesa política.

    Ya de presidente, Macri lo nombró embajador en EEUU, cargo que desempeñó entre 2016 y principios de 2017, para luego renunciar con el objetivo de participar en las elecciones legislativas de ese año. Nuevamente en contra del bloque oficialista, ya que en aquellos comicios pasó lo mismo: Pro se negó a internas.

    Más información: Alfredo Olmedo, el candidato ultraconservador que busca el voto protesta en Argentina

    En agosto de 2018, Larreta dijo estar dispuesto a competir en unas internas en 2019, pero Lousteau, que no soportaría una segunda derrota, podría tener planes más ambiciosos.

    Escasos meses antes de las primarias de las elecciones nacionales de 2019, el economista y diputado nacional, ahora cercano a la Unión Cívica Radical (UCR, parte de Cambiemos), calentó la interna dentro de la coalición oficialista con la misma reivindicación que en los anteriores comicios.

    Ha hecho público una vez más su pedido para que las fuerzas que conforman Cambiemos puedan competir con sus propios candidatos a presidente en unas primarias contra Macri. El Gobierno aseguró que no ha habido requerimientos formales ni se ha planteado el tema en las mesas de diálogo entre los partidos aliados.

    "Lousteau es una figura relativamente nueva que impulsa la UCR como candidato alternativo a Macri. El presidente no aceptará competir aunque no tenga riesgos de perder. Además, si Lousteau obtuviera 10 puntos en las primarias, casi en su totalidad se los estaría sacando a Macri. Si Lousteau compitiera con Rodríguez Larreta en las primarias porteñas, tendría más posibilidades de tener un mejor resultado, pero no va a hacerlo", dijo a Sputnik el consultor político Rosendo Fraga.

    Vinculado: La reelección de Macri corre peligro por la crisis argentina

    Pro perdió recientemente la primaria contra la UCR por la candidatura a la gobernación de la provincia de La Pampa y cada vez se hacen más notorias las disidencias por el rumbo económico y político del Gobierno. Lousteau, un personaje político que destaca por su independencia e individualismo, ha criticado también la manera en que el presidente ha desplazado el rol de los otros partidos y opiniones dentro de Cambiemos para encerrarse en un discurso unilateral.

    "Lousteau es una figura distinta, de mucha menor intensidad que otras en el escenario actual, pero que puede ser interesante para el radicalismo, que no tiene candidato. Puede ocupar ese espacio en una fuerza política en la cual no hay figuras dispuestas a arriesgarse. Es un hombre que se sienta en un set de televisión y desempeña un papel brillante: es creativo, es un gran comunicador y tiene un costado 'artístico', digamos, que en la política contemporánea en la Argentina rinde sus frutos", dijo a Sputnik Enrique Zuleta Puceiro, analista y consultor político.

    En contexto: Mauricio Macri: "Podemos ser los responsables de que esta sea la última crisis"

    "Su perfil es el del 'joven Lousteau', pero tiene la edad política que la de cualquiera de los dirigentes de primer nivel, cercano a los 50 años; no es un niño disfrazado. Las gestiones de él han dejado muchos heridos entre los que ven la política en un sentido de tradición. Eso asusta a la vieja política pero, por el contrario, es una figura muy interesante en la nueva política, donde no hay códigos", dijo.

    Lousteau comenzó su carrera política como economista cercano al peronismo, realizando diferentes cargos como asesor y funcionario público en el Banco Central y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires entre 2005 y 2007.

    Fue el primer ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner pero su gestión duró poco debido al enfrentamiento con el sector agropecuario en abril de 2008, como consecuencia de la rechazada Resolución 125, con la que se intentó modificar el esquema de retenciones a las exportaciones sujeto a los precios internacionales. Algunos analistas consideran este punto como el mojón inicial de la llamada 'grieta', la extrema polarización política que vive el país austral.

    "Terminó aquella gestión en el medio del conflicto con el campo. Él es autor de la famosa 125, que disparó la primera revuelta fiscal en la historia argentina, fue la primera vez que la sociedad argentina frenó un intento de aumentar una presión tributaria a niveles que eran percibidos como ilegítimos", dijo a Sputnik el analista político Sergio Berensztein.

    Más: El 'fantasma' de las retenciones en el acuerdo de la Argentina con el FMI

    "Es bastante interesante que sea ahora un potencial candidato a la interna de Cambiemos porque de hecho ese bloque en algún sentido es hijo de la 125: de aquella revuelta surgió un nuevo factor de poder y cultura política que se opuso al kirchnerismo, que fue muy importante, tal vez no tanto en su músculo político electoral pero sí como un elemento de rechazo al autoritarismo, un reclamo institucional", explicó.

    Berenzstein consideró que Lousteau tiene un perfil ideológico moderado, que podría colocarse dentro del social-progresismo, demócrata y moderno, y que se ve a sí mismo como candidato superador de la 'grieta' en la sociedad argentina, en un punto medio o alternativo entre el macrismo y el kirchnerismo. Zuleta Puceiro, por su lado, insistió en la idea de que su juego en la política es el de incomodar pero desde adentro del círculo de poder, manteniendo su libertad discursiva sin perder protagonismo.

    "Es un hombre muy inteligente, muy preparado, es una estrella de la política mediática pero, salvo en la Capital, no tiene adhesiones, lealtades; no se conoce a nadie del equipo de Lousteau. No es una figura que genere estructuras ni convergencia. Es una figura comodín que ya sirvió en el peronismo duhaldista, en el kirchnerismo, en el radicalismo. Es poco confiable para la dirigencia política y no creo que nadie lo llame a él para desempeñar un papel de esas características", opinó.

    Etiquetas:
    partidos, elecciones, Elecciones en Argentina (2019), Cambiemos, Unión Cívica Radical (UCR), Martín Lousteau, Horacio Rodríguez Larreta, Mauricio Macri, Cristina Fernández de Kirchner, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik