06:15 GMT +324 Febrero 2019
En directo
    Un tanque de EEUU cerca de Mosul, Irak (archivo)

    Irak está más cerca de terminar con la presencia de EEUU en su territorio

    © REUTERS / Christopher Brecht
    Política
    URL corto
    0 71

    El primer ministro de Irak, Adil Abdul-Mahdi, ha avisado a EEUU de que su Gobierno no tiene pensado permitir que en el país se asienten bases militares extranjeras y de que la cooperación con EEUU se limita a la lucha contra el terrorismo y a entrenar al Ejército iraquí. Pero el Parlamento iraquí podría cambiar eso.

    El secretario de Defensa interno de Estados Unidos, Patrick Shahanan, ha avisado a su vez de que el país no tiene planeado incrementar su presencia en Irak. Shahanan aterrizó en la república el 12 de febrero en visita oficial sorpresa. A la prensa ha dicho que desea explicar a Irak que Estados Unidos tiene claro cuál es su papel en Bagdad y que están en territorio iraquí "por invitación" de su Gobierno. "Reconocemos cristalinamente su soberanía", ha dicho.

    Según el Departamento de Estado, el objetivo de la visita sorpresa es tratar con el Gobierno de Bagdad la presencia militar estadounidense en el país. Y eso en un momento en el que el propio presidente estadounidense, Donald Trump, ha agitado los ánimos en la capital iraní. A la prensa norteamericana el mandatario aseguró que contaba con una base en Irak y que le era útil "para observar un poco a Irán".

    El presidente de la república iraquí, Barham Salih, y el propio Abdul-Mahdi salieron al paso después de que Trump se jactase de vigilar a Irán. El primer ministro llegó a decir que los planes de Trump iban en contra de la Constitución iraquí. Pero la reacción más condenatoria llegó desde el Parlamento. Su vicepresidente, Hasán Kaabi, ha anunciado que se prepara un proyecto de ley que, de aprobarse, pondría punto y final al acuerdo de seguridad firmado con Washington en virtud del que se presta apoyo y entrenamiento militares a las Fuerzas iraquíes. Ello significaría la salida de los soldados estadounidenses de territorio iraquí.

    "Durante las próximas sesiones el Parlamento elaborará un proyecto de ley que pondrá fin al acuerdo de seguridad con Estados Unidos y a la presencia de los instructores y de los consejeros militares de EEUU y de otras potencias extranjeras en territorio iraquí", fueron las palabras de Kaabi que recoge la web del Parlamento.

    Según Konstantín Truevtsev, especialista y docente del Centro de Investigaciones árabes e islámicas, las declaraciones de Trump se han de entender en clave de política nacional. Para Trump es importante, dice, mostrar que es un líder fuerte, sobre todo después de mostrarse condescendiente con Rusia. Al mismo tiempo, el mandatario no es consciente de las consecuencias que pueden tener sus palabras en la propia república iraquí.

    Para Serguéi Demidenko, profesor del Instituto de Ciencias Sociales de la universidad RANEPA de Moscú (Rusia), "dentro de unos 15 o 20 años" Bagdad podría solicitar a Washington que retirase a todos sus soldados del país. No antes, ya que "sería un problema".

    "Como ha demostrado la situación con el Estado Islámico, Irak no posee unas fuerzas armadas bien preparadas e independientes. Irak no está en condiciones de superar una amenaza seria sin ayuda ni de garantizar su seguridad", ha dicho a RT. Sobre las declaraciones de Kaabi sobre el proyecto de ley, asegura que Bagdad "puede decir lo que quiera, pero sin la ayuda de Irán y de Estados Unidos por ahora no puede arreglárselas". Irak, además de ser aliado de Estados Unidos, también mantiene una buena relación con Irán, nación que financió a las milicias chiíes que participaron en la ofensiva contra el Estado Islámico.

    Audio: "En estos 40 años de revolución ha ganado más Irán que Estados Unidos"

    Truevtsev cree que si se llevase a cabo una encuesta entre la población iraquí en la que se plantease la retirada de los soldados estadounidenses de Irak, los iraquíes "se manifestarían a favor de la presencia de militares estadounidenses en territorio iraquí". Motivo por el que el Gobierno iraquí podría tirar adelante con la idea.

    A finales de 2018 Trump anunció que retiraba a sus tropas de Siria al derrotar al Estado Islámico, si bien esa salida todavía no se ha materializado y desde el Pentágono barajan la idea de moverlas de Siria a Irak.

    Para Truevtsev, EEUU sigue presente en Irak porque ello le permite presionar a Irán y porque, así, le es más fácil reaccionar en caso de un escenario de inestabilidad en el golfo Pérsico.

    "Para Bagdad eso es inaceptable, ya que las relaciones entre Irak e Irán se desarrollan hacia un escenario de amistad y estrecha colaboración. Irak tampoco está contento de que los estadounidenses estén reestableciendo cuatro bases militares cerca de la frontera entre ellos y Siria. Todo esto está empujando al Gobierno iraquí a anunciar que es necesario retirar las bases estadounidenses, y eso no es de ningún modo una opción imposible", ha dicho a RT.

    Tema relacionado: Cómo terminaría el plan de EEUU de atacar a Irán

    En cualquier caso, el Parlamento iraquí ya ha comenzado a trabajar en el proyecto de ley. Si la cámara lo aprueba, "en primer lugar concernirá a las tropas estadounidenses", ha dicho Truevtsev.    

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    terrorismo, presencia militar, Donald Trump, Irán, Irak, EEUU