02:33 GMT +314 Noviembre 2019
En directo
    Una manifestación de opositores al Gobierno de Nicolás Maduro en Caracas

    "La derecha de Venezuela busca que se haga desde afuera lo que no pudo hacer adentro"

    © REUTERS / Isaac Urrutia
    Política
    URL corto
    La marcha del 23-E en Venezuela (112)
    6332
    Síguenos en

    El reconocimiento por Donald Trump del asambleísta opositor Juan Guaidó como mandatario interino de Venezuela arroja gasolina a una llamarada viva: según el parlamentario del Mercosur Oscar Laborde, este "es un paso más en la intromisión descarada de EEUU en la realidad política de Venezuela".

    El reconocimiento de Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, y la retórica agresiva del vicepresidente Mike Pence forman parte de una estrategia marcada desde "el inicio de la presidencia de Trump (2016) de intentar derrocar descaradamente al Gobierno de Venezuela", opinó Laborde en diálogo con Sputnik.

    "Recordemos que en diciembre del 2017 Donald Trump dijo que no descartaba ninguna forma de desplazar a Maduro, ni siquiera la militar. La derecha venezolana es muy asistida, muy monitoreada por los EEUU. Lo que quiere hacer es que de afuera se haga lo que no pudo hacer internamente", opinó el parlamentario argentino del Mercosur, antiguo embajador de la Cancillería argentina designado por Cristina Fernández de Kirchner.

    Vinculado: "La invasión de Venezuela por EEUU sería semejante en escala a la de Irak"

    El dirigente político, portavoz de la Bancada Progresista del Parlamento del Mercosur (Parlasur) al respecto del reconocimiento de Guaidó, subrayó las profundas divisiones que hay en la derecha venezolana.

    "Está dividida entre los que participan en elecciones y los que no participan. Dentro de los que participan, están divididos entre los que reconocen el resultado una vez que hayan participado y los que no lo reconocen. Dentro de los que participan y reconocen el resultado, están los que juran frente a la Asamblea Constituyente, como los cuatro gobernadores de Acción Democrática tras las elecciones a gobernador, y los que no", indicó Laborde.

    "También está dividida entre los que quieren y promueven una intervención militar y los que no están de acuerdo. Efectivamente están profundamente divididos y nosotros eso lo vemos en el mismo Parlasur. Entonces lo que quieren es que se haga de afuera el trabajo que no pueden hacer", opinó el dirigente.

    "No se unen para nada y tal vez si se hubieran unido, uno podría pensar que le podrían disputar la presidencia a Maduro. Pero como no se unen y se dividen pretenden que de afuera les solucionen los problemas que ellos no pueden solucionar", abundó.

    Puede interesarte: Abstención y división juegan contra oposición venezolana en las presidenciales

    En cuanto a la postura del bloque progresista en el Parlamento regional, Laborde consideró que "lo que hace falta es un diálogo". Los progresistas son favorables a establecer un intercambio en el que "no se excluya ningún tema, incluso la posibilidad de nuevas elecciones pero tiene que haber un compromiso de la oposición de ser consecuente con ese diálogo", opinó el argentino.

    En ese sentido, recordó que hace dos años, en República Dominicana bajo los auspicios del presidente de ese país, Danilo Medina, y el expresidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, se estableció una mesa de negociaciones. Sin embargo, llegado un punto, el intercambio mantenido entre oposición y oficialismo durante dos años, entre 2016 y 2018.

    Debido a las presiones que llegaron de Washington "se deshizo el diálogo y eso hizo que Rodríguez Zapatero, un hombre que no es chavista, demostrara un desagrado público no habitual en un expresidente", por el accionar de la oposición, aún "cuando le constaba que había un acuerdo para llamar a elecciones en abril de 2018".

    "Finalmente no se dio. Así que la Bancada Progresista tiene una posición de promover el diálogo, de incentivarlo, de que no haya una injerencia extranjera —mucho menos militar— respecto a las decisiones políticas soberanas de cada país que es una tradición", aseguró Laborde.

    Más información: Guaidó dice que parlamento venezolano no acatará decisiones del Tribunal Supremo

    Para el argentino, el Grupo de Lima —integrado por varios países que han secundado la decisión de Trump de reconocer a Guaidó— "no tiene una justificación geopolítica, diplomática o de antecedentes históricos". En anteriores instancias, los países no adoptaron una actitud similar.

    "Se creó exclusivamente para denostar a Venezuela y no tiene ninguna autoridad. Es un paso más. Pero yo siento que el pueblo venezolano está firme. Si bien hay una cantidad de disconformidad con acciones del Gobierno, no creo que la intervención militar sea aceptada por sectores del pueblo al interior de Venezuela", aseveró Laborde.

    En cuanto a una intervención armada extranjera Laborde consideró que "las condiciones se están creando de a poco" y que probablemente no haya una acción directa de EEUU en ese sentido. Posiblemente, pueda ser "provocada por algún incidente en la frontera" con Brasil o Colombia.

    "Interiormente no hay condiciones para que haya un respaldo de una parte de la población venezolana, que más allá de que una parte de la población no esté de acuerdo con Maduro, no quiere una guerra civil", aseveró.

    Tema:
    La marcha del 23-E en Venezuela (112)
    Etiquetas:
    reconocimiento, presidencia, relaciones diplomáticas, Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, Donald Trump, Nicolás Maduro, Venezuela, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik