En directo
    Vladímir Putin, presidente de Rusia, y Xi Jinping, líder chino

    National Interest califica la "entente entre Rusia y China" como una "pesadilla para EEUU"

    © Sputnik / Mikhail Klimentiev
    Política
    URL corto
    7270

    La cooperación entre China y Rusia plantea un importante desafío estratégico para EEUU, y si no se controla podría tener consecuencias muy negativas, advirtieron Graham Allison y Dimitri Simes en un debate en el Centro para el Interés Nacional que reúne a expertos en políticas públicas con sede en Washington, escribe The National Interest.

    'La pesadilla de Estados Unidos: la entente chino-rusa', reza el titular del artículo del medio estadounidense.

    Los expertos, citados por el diario, advirtieron que Washington está cometiendo un grave error al no hacer ajustes estratégicos para evitar la alineación cada vez más estrecha entre estas dos potencias.

    "A medida que Rusia y China se han ido acercando cada vez más en los últimos años, EEUU ha perdido la posición ventajosa que ocupaba durante la segunda mitad de la Guerra Fría de disfrutar de mejores relaciones con Moscú y Pekín, respectivamente, que las que tenían los dos países entre sí", dice el artículo.

    Sin embargo, Dimitri Simes, presidente del Centro para el Interés Nacional, observó que a pesar de la creciente cooperación, la relación todavía no alcanza el nivel de una alianza de facto, y, según él, es improbable que se establezca una alianza oficial entre las dos potencias.

    De acuerdo con el experto, Pekín se abstiene de los compromisos oficiales porque le preocupa que una alianza formal con Moscú tenga un impacto negativo en su frágil, pero destacada, relación económica con Estados Unidos. Por ejemplo, aunque China ha sido "muy positiva en cuanto a profundizar la cooperación económica con Rusia en general", Pekín se negó a tomar medidas específicas que reforzaran la economía rusa contra la presión occidental, como la realización de transacciones financieras en moneda local con el fin de evitar el dólar estadounidense.

    Además: ¿El fin de la hegemonía? EEUU reconoce los éxitos de Rusia en el rechazo al dólar

    No obstante, el embajador ruso en Pekín, Andréi Denísov, informó en diciembre que el uso de monedas nacionales en las transacciones entre Rusia y China ya alcanza el 15% y "esta cifra seguirá aumentando porque es cómodo para ambas partes".

    Al mismo tiempo, el diario estadounidense señala que "China está más interesada en trabajar con Rusia y otros socios para acelerar el surgimiento de un mundo multipolar posestadounidense que en involucrarse en una lucha bipolar permanente del lado de Rusia contra EEUU".

    Simes además observó que la relación sigue teniendo una utilidad estratégica real para Rusia: "la idea de tener una opción china les anima a los rusos a ser más duros, más audaces y más optimistas sobre su capacidad de sobrevivir sin una cooperación significativa con Estados Unidos".

    Asimismo, se ha profundizado la cooperación entre los militares rusos y chinos con una serie cada vez mayor de ejercicios y entrenamientos conjuntos. Los fabricantes rusos de armas ya no se abstienen de vender su equipo militar más avanzado a China. "Rusia ya no ve a China como una amenaza militar", opinó el experto.

    Más información: Pekín constata récord en el nivel de cooperación militar con Moscú

    Los analistas estadounidenses han expresado durante mucho tiempo su escepticismo de que China y Rusia puedan desarrollar una cooperación más profunda debido a la competencia de intereses a largo plazo, la rivalidad histórica y la falta de valores compartidos. Sin embargo, Simes afirmó que cuando se trata de los asuntos geopolíticos, los intereses mutuos y las percepciones de amenaza superan a los valores compartidos.

    Graham Allison, doctor en ciencias políticas y profesor de la Universidad de Harvard, por su parte, opinó que Estados Unidos necesita "un reconocimiento más realista de causa y efecto".

    "A Washington le gusta hablar de sus propósitos estratégicos", pero la política global es "sobre las consecuencias, no sobre la intención", señaló.

    Los objetivos de EEUU, que según Allison, consisten en condicionar a China y Rusia para que acepten papeles como partes interesadas subordinadas en un orden internacional liderado por Estados Unidos, y la mentalidad actual en Washington va en contra de las "leyes básicas de las relaciones internacionales".

    Tema relacionado: Rusia y China derrotan al unilateralismo de EEUU

    Bajo las administraciones de Obama y Trump, Estados Unidos ha tenido "objetivos poco razonables y poco realistas" tanto con Rusia como con China, dijo Allison. Para el analista, el objetivo de Estados Unidos "es romper Rusia" para que el país "vuelva al guion que EEUU le dio después del final de la Guerra Fría, en el que Rusia se convertiría en una democracia". Hasta que este plan se haga realidad, EEUU continuará ejerciendo una enorme presión sobre Rusia a través de sanciones y otras medidas, añade la publicación.

    En cuanto a China, catalogada como adversario estratégico por la Administración Trump, la única opción que Washington tiene para Pekín es, según Allison, que acepte "nuestras recetas para que se parezca más a nosotros y ocupe su lugar en el orden internacional liderado por EEUU que nosotros designamos para este país". Sin embargo, tal objetivo es totalmente inalcanzable porque "China insistirá en ser aceptada como China, no como un miembro honorario de Occidente".

    Además: "El enemigo principal de Trump no es el terrorismo sino China y Rusia"

    Allison añadió que en lugar de perseguir el objetivo poco realista de cambiar a China, la estrategia de EEUU debería ser "tratar de crear una coalición de fuerzas que sea al menos un contrapeso a las aspiraciones de China que EEUU considera irrazonables". Rusia debería, en principio, ser parte de esa coalición. Aunque, tanto Allison como Simes calificaron cualquier apertura de EEUU a Rusia como una posibilidad extremadamente remota en la actualidad.

    Durante la campaña electoral de Donald Trump, se especuló que podría reorientar la política exterior de Estados Unidos en una dirección más realista y priorizar las relaciones con los dos principales competidores de Estados Unidos: China y Rusia. Sin embargo, tras dos años de Gobierno, las relaciones con ambos países se han deteriorado considerablemente. En Washington se habla mucho de una "nueva guerra fría".

    Según Simes, aunque Trump mostró algunos "impulsos realistas" como candidato, como presidente, no está interesado en el "pensamiento estratégico sistemático" y, al igual que sus predecesores inmediatos, evita llevar a cabo un análisis estratégico serio. Lamentablemente, los costos de la incapacidad de Estados Unidos de pensar estratégicamente han sido demasiado predecibles, y el más importante de ellos es la alineación cada vez más estrecha entre Rusia y China, concluye el medio.

    También te puede interesar: "Entente oriental" ruso-china contra EEUU y la OTAN ya es una realidad

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    estrategia, desafíos, comercio, economía, potencia, rivalidad, cooperación, pesadilla, alianza, EEUU, China, Rusia