10:19 GMT +317 Diciembre 2018
En directo
    Donald Trump, presidente de EEUU

    "Trump lo ha destrozado todo": el papel de EEUU en la formación de un nuevo orden mundial

    © Sputnik / Serguey Guneev
    Política
    URL corto
    391

    Hace 75 años, en la conferencia de Teherán, los líderes de las principales potencias vencedoras sobre la Alemania nazi perfilaron el actual orden global, dando nacimiento a la ONU y al derecho internacional. El nuevo siglo nos trae nuevos retos y cada vez más voces a favor de un nuevo mundo multipolar, explican expertos.

    Del 28 de noviembre al 1 de diciembre de 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, los mandatarios de las tres potencias aliadas se reunieron en Teherán para establecer las bases de un nuevo sistema global que no permitiera repetir la catástrofe vivida. Winston Churchill por el Reino Unido, Franklin Roosevelt por EEUU e Iósif Stalin por la URSS, perfilaron el actual orden global, dando nacimiento a la ONU y al derecho internacional tal y como lo conocemos hoy día.

    Vídeo: La histórica Conferencia de Teherán

    No obstante, 75 años después, el mundo ha sufrido cambios radicales. El fin de la Guerra Fría, la disolución de la URSS y el auge de nuevas potencias han dejado en evidencia la necesidad de modernizar el sistema acorde a las nuevas realidades. El mundo bipolar, en el que el orden mundial giraba alrededor de dos polos —EEUU y la URSS— ha sido prácticamente nivelado. Ahora podemos hablar de varios polos, con Rusia, EEUU, China y la UE, recuerda Alexandr Gúsev, director del Instituto de Predicción y Planificación Estratégica.

    La situación se complica con países interesados en fomentar conflictos regionales, "principalmente en Ucrania, Siria y la península de Corea". Otros países, incluido Rusia, están enfocados en construir un efectivo sistema de seguridad global.

    Con Gúsev concuerda Tatiana Shakleina, profesora del Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú. La analista recuerda que en los años 90, cuando Rusia estaba pasando por una etapa de problemas internos y China aún no había marcado su presencia en la arena internacional, EEUU intentó establecer en el mundo un orden liberal a su imagen y semejanza. Después de la caída del orden bipolar, EEUU anunció un nuevo orden unipolar que prevé un único centro de toma de decisiones, por el cual se deberían regir las instituciones y el marco regulatorio internacional.

    "Hemos visto cómo EEUU adoptó una posición muy rígida, incluso odiosa, dentro de las Naciones Unidas, cuando ellos se comportan como si fueran los únicos con derecho a tomar decisiones importantes", recalca la especialista.

    No obstante, en la última década, ante la imposibilidad de establecer su propio orden unipolar, Washington ha perdido el interés en las relaciones internacionales que hasta ahora controlaba. Shakleina puso como ejemplos instituciones como la Organización Mundial del Comercio o el G20. EEUU jugó un papel importante en la formación de estas instituciones, pero luego de perder su posición predominante, perdió también el interés por su gestión y desarrollo.

    Más: El eje Trump, Netanyahu y Bolsonaro

    "EEUU abandonó incluso el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, una iniciativa que tiene relación directa con la formación de un orden global, pero ahí tampoco se le proyecta una posición dominante, porque está China y es difícil de imaginar cómo lo puedan evadir".

    En palabras de Shakleina, la entrada de Donald Trump en la Casa Blanca ha "destrozado" el proceso de formación del mundo multipolar con la inclusión de EEUU. "En sus declaraciones no se puede encontrar ningún intento de llegar a algún consenso", afirma. La "agresividad de Trump, de sus declaraciones", encuentra su explicación en que los estadounidenses no están satisfechos con lo alcanzado, agrega la especialista.

    "Ellos querían construir su propio orden mundial, pero no han podido hacerlo. Entonces, han decidido entorpecer a otros jugadores en la construcción del nuevo orden internacional", concluye la experta.

    En cuanto a la posición de los países de América Latina, esta aún no es lo suficientemente proactiva en la esfera internacional, destaca Alexandr Gúsev. Y es que las principales naciones del hemisferio están pasando por complicados procesos de transición política. En lo que respecta a la economía, por supuesto Brasil juega un papel importante, pero en general América Latina aún no tiene el peso suficiente para marcar la agenda, concluye.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    multipolaridad, Argentina, China, EEUU, Brasil, Rusia