14:59 GMT +310 Diciembre 2018
En directo
    Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores ruso

    Lavrov: Occidente quiere convertir los Balcanes en una base antirrusa

    © REUTERS / Sergio Perez
    Política
    URL corto
    3140

    MOSCÚ (Sputnik) — Los países occidentales intentan convertir los países balcánicos en una nueva base antirrusa, declaró el canciller ruso, Serguéi Lavrov.

    "Hoy se hacen tentativas persistentes de convertir los Balcanes en una nueva base contra Rusia, exigen con insistencia que los países de la región decidan con quién están, con Moscú o con Washington y Bruselas", dijo Lavrov en una entrevista con el periódico serbio Srpski Telegraf.

    Agregó que "da la impresión que Occidente sigue sin aprender las lecciones de la tragedia ucraniana".

    En su opinión, el golpe de Estado ocurrido en Kiev en febrero de 2014, "dirigido y apoyado" por EEUU y algunos países europeos, fue uno de los resultados de la política antirrusa de Occidente.

    El canciller de Rusia indicó que su país está al tanto de la presión ejercida sobre Belgrado para que suspenda su cooperación con Moscú y destacó que Serbia "resiste con firmeza" esta presión.

    "Moscú aprecia mucho el curso independiente y multivectorial de la política exterior de Serbia" que "cumple con los intereses fundamentales de su pueblo", subrayó Lavrov.

    El ministro de Exteriores recordó también que después de la guerra fría, Occidente rechazó los esfuerzos conjuntos para "formar una arquitectura de seguridad euroatlántica igualitaria y común" de acuerdo con la propuesta de Rusia.

    Al contrario, señaló Lavrov, los Estados occidentales "tomaron un camino equivocado hacia la ampliación del espacio geopolítico bajo su control y la creación de nuevas líneas divisorias en el continente europeo".

    Problema de Kosovo

    Además, Lavrov declaró que Moscú está dispuesta a examinar una resolución del problema de Kosovo si las autoridades serbias la consideran aceptable.

    "Si Belgrado considera aceptable para Serbia alguna solución, estaremos dispuestos a someterla a un examen constructivo", dijo en una entrevista con el periódico Srpski telegraf.

    A la vez, el canciller ruso se negó a "especular sobre posibles soluciones" del problema de Kosovo.

    El ministro ruso reiteró que la postura de Moscú al respecto se basa en la legislación internacional, sobre todo en la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU.

    "Seguimos apoyando los esfuerzos de nuestros amigos serbios —tanto a nivel bilateral como en las organizaciones internacionales— encaminados a defender los intereses legítimos de Serbia", subrayó.

    Kosovo, antigua provincia serbia poblada mayoritariamente por albaneses, proclamó en 2008 una independencia unilateral que Belgrado no reconoce hasta ahora.

    Para diciembre de 2016, más de 110 países reconocieron la soberanía de Kosovo, entre ellos EEUU, Canadá y la mayoría de los miembros de la Unión Europea, pero no Rusia, China, Argentina, España, Irán e Israel, entre otros.

    Belgrado, que busca acercarse a la Unión Europea, entabló en 2011 negociaciones para normalizar las relaciones con Pristina con la mediación de Bruselas.

    El mayor logro alcanzado en estas negociaciones fueron los acuerdos de 2013 sobre los principios de distensión, y de 2015, sobre una comunidad de municipios serbios de Kosovo, pero el plazo tope, el 4 de agosto pasado, fijado por Bruselas para cumplir lo acordado, se ignoró por Pristina, provocando un aumento de la tensión en Kosovo.

    No te lo pierdas: ¿Qué consecuencias habrá si alguien se atreve a dividir Kosovo?

    En la UE creen que Serbia y Kosovo podrían concretar un acuerdo global jurídicamente vinculante hacia 2019.

    Gasoducto Turk Stream

    El diplomático añadió que Rusia está dispuesta a extender el gasoducto Turk Stream a países europeos solo si la Unión Europea (UE) le da garantías sólidas de que este proyecto podrá realizarse.

    "En este momento se están considerando distintas posibilidades para extender el gasoducto al territorio europeo, incluso a través de Bulgaria, Serbia y Hungría hasta el centro de distribución de gas en Baumgarten, Austria; estaremos dispuestos a comenzar este trabajo solo si recibimos unas garantías sólidas y positivas de los organismos especializados de la UE", dijo.

    El jefe de la diplomacia rusa se mostró satisfecho con el proceso de construcción del Turk Stream, que incluye dos tuberías con una capacidad total de 31.500 millones de metros cúbicos anuales de Rusia a Turquía, a través del fondo del mar Negro.

    Más: ¿Se convertirá Bulgaria en el próximo centro de distribución de gas de Europa?

    El primer ramal del gasoducto, cuya construcción debe finalizarse en 2019, está destinado a suministrar el combustible a los consumidores turcos y el segundo, para el abastecimiento del sur y sudeste de Europa.

    En la entrevista concedida al medio serbio, Lavrov afirmó que Moscú sacó lecciones del proyecto South Stream —que habría debido pasar por el territorio de Bulgaria, Serbia y Hungría, pero fue abandonado en 2014 tras ser bloqueado por Sofía y la UE—, y no quisiera que esta situación se repita con el nuevo gasoducto.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    base, Turk Stream, influencia, Serguéi Lavrov, Balcanes, Kosovo, Serbia, Rusia