Widgets Magazine
En directo
    Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil

    ¿Qué piensan los opositores de Bolsonaro sobre el futuro de Brasil?

    © REUTERS / Pilar Olivares
    Política
    URL corto
    Jair Bolsonaro, el presidente electo de Brasil (117)
    3 0 0

    Hasta hace poco Jair Bolsonaro era una figura poco conocida en la política de Brasil, hoy es el presidente electo con un 55% de los votos. Aún sin haber asumido el cargo, sus acciones generan polémicas entre sus opositores. ¿Qué opinan estas figuras partidarias? Sputnik dialogó con algunos legisladores brasileños para conocer mejor la situación.

    El 1 de enero de 2019 Bolsonaro llegará finalmente al Palacio de Planalto y tomará las riendas del gigante suramericano. Falta poco más de un mes para que esto suceda, pero sus acciones y declaraciones ya están levantando polvareda incluso en el exterior, tras una reñida campaña política caracterizada por una retórica violenta y una alta polarización de la sociedad brasileña.

    Durante la campaña, Bolsonaro prometió la eliminación de todo tipo de activismo y lanzó duras amenazas a los movimientos sociales. En ocasión de una sesión del Parlamento del Mercosur (Parlasur) en Montevideo, Sputnik dialogó con referentes políticos opositores al futuro presidente para conocer su opinión sobre el horizonte que se avizora.

    Jean Wyllys, diputado del PSOL por Río de Janeiro

    Mucho antes de que la candidatura de Bolsonaro fuera viable, el diputado federal Jean Wyllys (Partido Socialismo y Libertad, PSOL) había alertado sobre la emergencia del capitán del Ejército y sus estrategias discursivas que hacían apología de la tortura. Profesor universitario en comunicación, el legislador había avizorado el rol que tendrían las noticias falsas en la campaña electoral.

    "Fueron elecciones difíciles, porque estuvieron marcadas por la mentira, por las noticias falsas. El candidato que ganó las elecciones usó esa estrategia: hizo campaña exclusivamente en base a mentiras divulgadas por WhatsApp, en base a la truculencia, a la amenaza a los adversarios", dijo el diputado, reelecto en su escaño por el estado de Río de Janeiro.

    "Lamentablemente la mayoría de los electores escogió a ese candidato. Podemos argumentar que lo escogieron por ser manipulados, pero el hecho es que lo escogieron. Tenemos un presidente con inclinaciones fascistas elegido por el pueblo en base a mentiras", agregó.

    El enfrentamiento entre Bolsonaro y Wyllys alcanzó visibilidad en abril de 2016, en pleno juicio político contra Dilma Rousseff. En esa ocasión, el capitán del Ejército dedicó su voto al coronel Carlos Brilhante Ustra, un torturador de la dictadura militar (1964-1985), a quien calificó como "el terror" de la entonces presidenta. Jean Wyllys, insultado previamente por Bolsonaro e irritado a raíz de este episodio, escupió en la cara de su adversario político.

    Más información: De Gran Hermano al Parlamento brasileño

    Durante la campaña y particularmente luego de los comicios, se multiplicaron las amenazas de muerte e intimidaciones a través de redes sociales. Hoy, vive bajo custodia policial las 24 horas. El diputado juzgó como "difícil" su situación actual, a la luz de las amenazas de Bolsonaro de 'eliminar activismos de cualquier tipo'.

    "Estoy identificado con toda la agenda de Derechos Humanos y minorías, y mantengo relación con los movimientos sociales. Siempre fui oposición a ese sujeto. Llegué a escupir en su cara cuando elogió a un torturador. Mi situación es difícil. Actualmente ando con escolta policial, estoy bajo custodia, con protección de la Policía las 24 horas. No sé hasta cuándo voy a conseguir vivir así", aseguró el diputado.

    En Río de Janeiro, el fantasma de la violencia se cierne sobre las voces opositoras. En 2016, Marielle Franco, concejala del PSOL, fue asesinada en circunstancias en las que se cree que podría haber influido el poder político. Franco estaba muy vinculada a los movimientos sociales, y era una de las voces que más se alzaba contra la política de represión indiscriminada en las favelas.

    En un mitin electoral en Río, dos candidatos a diputados por el Partido Social Liberal (PSL) de Bolsonaro quebraron una placa en homenaje a Marielle Franco. Junto a ellos estaba Wilson Witzel, gobernador de Río de Janeiro electo por el Partido Social Cristiano (PSC), una figura tan controvertida como el mismo presidente electo.

    A criterio de Wyllys, ambas figuras "defienden una política de seguridad basada en el exterminio de las personas", un hecho preocupante para muchos sectores vulnerables de la población, como "mujeres, negros y negras y la comunidad LGBT". Según afirmó, "alguien que no admite oposición, que no admite movimientos sociales, es un dictador, no un demócrata".

    Vinculado: La otra cara del 'Ele Não': los negros, mujeres y homosexuales que votan a Bolsonaro

    "[Witzel] defendió abiertamente en la televisión que como política de seguridad tomaría el exterminio, que la primera providencia que va a tomar será contratar francotiradores para dar en la cabeza de las personas en la favela", ejemplificó el diputado reelecto.

    Más allá de los que votaron a Bolsonaro por indignación con el sistema político o por disgusto con el Partido de los Trabajadores (PT), se puede escuchar a muchos ciudadanos brasileños que consideran que si el capitán no cumple con las expectativas de los electores.

    "Solo gente estúpida puede creer que un presidente electo va a resolver todo en base de la violencia y pensar que va a sacar a ese presidente cuando comience a atacar otros derechos", dijo Wyllys, consultado por Sputnik sobre este punto.

    Roberto Requião, exgobernador de Paraná y senador por el MDB

    Roberto Requião es senador por el Estado de Paraná hasta el 31 de diciembre de 2019, pues no renovó su banca en las últimas elecciones. Anteriormente, este dirigente del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) fue el gobernador de esta unidad federativa, una de las más pujantes del país.

    Su partido es el mismo al que pertenece el presidente Michel Temer, pero Requião y otros miembros de su fuerza política se opusieron tanto al juicio político contra Dilma Rousseff, como al congelamiento de gastos durante 20 años o la reforma laboral que aprobó el Gobierno en 2017.

    Según el senador por Paraná, su país "está muy mal" y el futuro que se avecina está marcado por "una situación de gran indefinición".

    "Ni el capitán Bolsonaro puede saber hoy cómo va a ser su Gobierno. Hay contradicciones internas, como entre los militares nacionalistas y los economistas liberales y entreguistas al servicio de la banca y de los intereses geopolíticos de EEUU", expresó.

    Vinculado: Brasil: arrollador avance de la nueva derecha

    "Por otro lado hay una regresión social explícita: racismo, misoginia, odio a los homosexuales, cosas que caracterizan un proyecto aparentemente judeocristiano, con apoyo de EEUU", indicó Requião.

    El dirigente puso como ejemplo de la "presión de grupos religiosos" la prometida mudanza de la embajada de Brasil en Israel, de Tel Aviv a Jerusalén. Un plan que, a criterio del dirigente del MDB, muestra "muy poco entendimiento de geopolítica y economía".

    El Movimiento Democrático Brasileño (MDB), fuerza presente en todas las coaliciones que han gobernado Brasil desde el restablecimiento de la democracia al día de hoy, fue uno de los grandes perdedores de estas elecciones, tanto en número de escaños en el Congreso como en otros cargos electivos.

    "El desafío de MDB es existir. El partido asumió la presidencia de la República con Temer y con un Gobierno de extrema derecha, totalmente subordinado a la geopolítica de EEUU y el interés financiero de la banca y del capital baldío, no productivo", consideró el senador, una de las voces más críticas contra el juicio político a Dilma Rousseff en sus filas partidarias.

    No te lo pierdas: Bolsonaro dará la espalda a América Latina y "girará hacia EEUU e Israel"

    Asimismo, evaluó que el partido, nacido como un frente democrático contra la dictadura, "no se ha consolidado como un partido político". El grupo que ahora forma parte del Gobierno "no representa a la base, que puede pensar de mil otras maneras". En ese sentido, pronosticó "una reorganización partidaria en Brasil a partir de un determinado momento".

    Humberto Costa, senador del PT

    Humberto Costa es senador del PT por Pernambuco, el Estado natal del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, uno de los bastiones electorales de la centroizquierda brasileña. El integrante de la Cámara alta del Congreso logró renovar su escaño en los comicios de octubre.

    "Creo que tuvimos un retroceso muy importante en nuestro país. Las fuerzas que se han unido para ganar las elecciones son muy oscuras, que tienen partes muy fuertes con una visión claramente fascista", opinó.

    "Estamos todos nosotros muy preocupados porque tenemos una democracia que no es muy sólida y que por lo tanto puede sufrir muchos ataques, puede ser comprometida. Esta es nuestra mayor preocupación", agregó.

    Costa también consideró que las políticas económicas que serán implementadas de acuerdo con las promesas electorales del futuro ministro Paulo Guedes "van a traer daños a la población, especialmente a los trabajadores y a los más pobres".

    Uno de los episodios que ha tomado más por sorpresa a la política brasileña en las últimas semanas es la designación del juez Sérgio Moro como futuro ministro de Justicia. Este nombramiento es polémico, ya que el magistrado —que emitió una polémica condena a prisión por corrupción contra Lula— había asegurado que nunca aceptaría un cargo.

    Más información: Defensa de Lula pide su libertad por entrada de juez Moro a Gobierno de Bolsonaro

    "Este ciudadano ha sido calificado como siendo un juez imparcial y mucha gente aún cree que lo es. Pero ahora queda muy claro que tuvo una actuación con un objetivo político, que era criminalizar a los partidos de izquierda, especialmente al PT, y bloquear o impedir la candidatura de Lula a presidente de la República", aseveró.

    "Es algo muy complejo de entender por un lado, pero por otro es importante, pues demuestra que era un político con la profesión de juez", consideró el senador.

    Respecto a las amenazas de Bolsonaro de arremeter con los activismos, Costa opinó que "hay una gran diferencia entre el deseo y la realidad. Si bien cree que el Gobierno entrante intentará "hacer una criminalización mayor de los movimientos sociales", está convencido de que no tendrá el camino tan fácil.

    En ese sentido, apuntó a las dificultades que el actual Gobierno tiene para aprobar una ley que permitiría caracterizar como terroristas a movimientos como el Movimiento de los Trabajadores sin Techo (MTST) o sin Tierra (MST).

    "No es muy fácil de aprobar esta ley y tampoco es fácil aplicar las que existen para reprimir a los movimientos. Porque son fuertes, tienen larga articulación internacional. En estas situaciones se podría generar verdaderas masacres, lo que sería muy malo para un Gobierno que está empezando", consideró Costa.

    Tema:
    Jair Bolsonaro, el presidente electo de Brasil (117)
    Etiquetas:
    partidos, senadores, diputados, Elecciones en Brasil (2018), Partido Social Liberal, Partido Social Cristiano de Brasil (PSC), Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Partido de los Trabajadores, Jean Wyllys, Roberto Requiao, Humberto Costa, Jair Bolsonaro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik