03:46 GMT +313 Noviembre 2018
En directo
    Unos binoculares (imagen referencial)

    Escándalos internacionales de espionaje durante 2017-2018

    CC0 / pixabay
    Política
    URL corto
    0 20

    MOSCÚ (Sputnik) — Un excoronel de las Fuerzas Armadas de Austria fue detenido bajo sospecha de espiar a favor de Rusia durante 20 años, informó el canciller de Austria, Sebastian Kurz.

    "Tenemos que informarles que Austria sospecha que un coronel retirado de las Fuerzas Armadas de Austria ha trabajado con el servicio de inteligencia ruso durante muchos años; según nuestra información, esto comenzó en los años 1990 y duró hasta 2018", afirmó el canciller.

    Horas antes, el diario Kronen Zeitung, informó citando fuentes del Ministerio de Defensa de Austria que el excoronel debía recopilar la información sobre la Fuerza Aérea de Austria, los sistemas de artillería, la crisis migratoria, así como datos sobre muchos militares austriacos de alto rango.

    Añade el texto que cada dos semanas el militar contactaba con un ruso, un tal Yuri.

    El residente de Salzburgo comenzó a espiar en los años 1990 y ganó unos 300.000 euros por su actividad.

    La embajada de Rusia en Austria rehusó comentar a Sputnik el asunto.

    ​Sputnik le presenta una recopilación de los mayores escándalos de espionaje acontecidos durante los últimos dos años.

    2018

    En octubre fue detenido en Letonia bajo sospecha de espionaje a favor de Rusia Oleg Burak, un anciano que antes de su retiro trabajaba como jefe del departamento de contabilidad de armas de fuego del Centro de Informaciones del Ministerio de Interior letón.

    Burak era conocido como uno de los mejores expertos en armas del país y por haber creado un sistema único de contabilización de las armas de fuego.

    Además, Burak cumplió servicio militar en Afganistán.

    El 9 de octubre la policía de la India detuvo a uno de los empleados de la empresa conjunta ruso-india BrahMos Aerospace, acusándole de espionaje a favor de Pakistán.

    El ingeniero Nishant Agrawal trabajó en la compañía durante cuatro años y fue acusado de entregar informaciones secretas a los servicios de inteligencia de Pakistán y otros países.

    Te puede interesar: Superhombres 'soviéticos': el Pentágono estudió si había espías rusos con superpoderes

    El 16 de julio en EEUU fue detenida la ciudadana rusa María Bútina, acusada de espionaje.

    Bútina, recientemente graduada en relaciones internacionales por una universidad estadounidense, fue acusada por una supuesta conspiración para actuar como agente extranjero sin registrarse ante el Departamento de Justicia, cargo que ella niega.

    Está presa sin posibilidad de fianza hasta que comience el juicio en su contra, en el que podría enfrentar hasta 15 años de cárcel.

    El 25 de mayo cuatro empleados de la Dirección General de Seguridad Exterior (DGSE) del Ministerio de Defensa de Francia fueron acusados de espionaje.

    Según los medios de prensa, los agentes franceses fueron reclutados por los servicios secretos de China y espiaban a favor de Pekín.

    ​Los acusados fueron detenidos en diciembre de 2017 durante una investigación llevada a cabo por la Dirección General de Seguridad Interna del Ministerio de Interior.

    En abril, a petición de EEUU en Bélgica fue detenido bajo los cargos de espionaje económico un empleado del Ministerio de Seguridad Interior de China.

    Yanjun Xu, también conocido como Qu Hui y Zhang Hui, es acusado de conspiración para cometer espionaje económico y robo de secretos comerciales a varias compañías estadounidenses relacionadas con la industria espacial y el sector de la aviación.

    El acusado fue extraditado el pasado 9 de octubre desde Bélgica, y su caso será considerado por un tribunal en el estado estadounidense de Ohio.

    También: Hackers chinos roban datos sobre tecnologías militares de EEUU

    El 11 de febrero en Simferópol, capital de la República rusa de Crimea, informó sobre la detención de un espía ucraniano.

    El comunicado oficial identifica al detenido como Konstantín Davidenko, un nacional de Ucrania que "deliberadamente recogía y traspasaba a los servicios secretos ucranianos información clasificada como secreto de Estado sobre unidades de la Guardia Nacional de Rusia y agentes del FSB".

    Se abrió una investigación por indicios del delito de espionaje, tipificado en el artículo 276 del Código Penal de Rusia, y que se castiga con penas de prisión de entre 10 y 20 años.

    2017

    El 21 de diciembre el Servicio de Seguridad de Ucrania [SBU, por sus siglas en ucraniano] anunció la detención de un "espía" que supuestamente habría recogido datos sobre la actividad de las instituciones gubernamentales ucranianas por encargo de los servicios secretos rusos.

    El portavoz del Gobierno ucraniano Vadím Denisenko declaró que el detenido era Stanislav Ezhov, ayudante del primer ministro de Ucrania, Vladímir Groisman.

    El diputado ucraniano Antón Gueráschenko aseguró que a esa persona la desinformaban intencionadamente e interceptaban las informaciones que preparaba para Rusia.

    Dijo además que Ezhov fue reclutado por los servicios secretos rusos mientras trabajaba en la Embajada de Ucrania en Estados Unidos.

    El 19 de diciembre el tribunal municipal de Lefórtovo de Moscú emitió una orden de arresto contra el ciudadano de Noruega, Frode Berg, sospechoso de espionaje.

    Además: Al expresidente ucraniano "se le sospecha de alta traición"

    Según los medios, Berg fue detenido tras recibir un paquete con documentos secretos sobre la Armada Rusa.

    Los documentos se los entregó el ciudadano ruso Alexéi Zhitniuk, quien fue arrestado anteriormente y acusado de traición.

    Previamente se informó de que Zhitniuk pasó la información a la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EEUU a través de un intermediario.

    El 25 de octubre el Comité de Seguridad Nacional de Bielorrusia detuvo al ciudadano ucraniano Pável Sharoiko por constituir una red de espionaje en el país.

    El comité desveló que Sharoiko se hacía pasar por corresponsal de la Compañía Pública de Radio y Televisión, una entidad estatal ucraniana creada en 2016, y señaló que el ucraniano creó una red de espionaje reclutando a varios ciudadanos bielorrusos.

    Según el comité, Sharoiko confesó durante los interrogatorios que trabajaba para la inteligencia ucraniana.

    Más: Registran la casa de periodista que denuncia el espionaje de Finlandia a los militares rusos

    Las fuerzas de seguridad bielorrusas encontraron copias de documentos que Sharoiko había enviado anteriormente a Ucrania.

    Sharoiko confesó también que Ígor Skvortsov, que se desempeñaba como asesor de la embajada de Ucrania, coordinaba la red de espionaje.

    Las autoridades bielorrusas declararon persona non grata a Skvortsov que operaba bajo cobertura diplomática.

    El 19 de julio el Servicio de Seguridad del Estado de Azerbaiyán anunció que había descubierto una red de espionaje contra las Fuerzas Armadas y los servicios del orden.

    Según la entidad, fue detenido Mujtar Yagúbov, que intentaba sacar del país datos recabados por medio del espionaje, además otros miembros de la red.

    Además fue descubierta y requisada correspondencia con servicios de inteligencia extranjera, y detectados intentos del grupo de reclutar a funcionarios, activistas sociales e infiltrarse en determinados círculos por orden de servicios de inteligencia extranjeros.

    No te lo pierdas: Se repite la historia de la demonización de Rusia de la Guerra Fría

    A fines de junio de ese año las autoridades de EEUU arrestaron a un ciudadano de nombre Kevin Mallory, acusado de espiar para China.

    El Departamento de Justicia dijo que Mallory, quien anteriormente fue agente de la CIA, viajó a la ciudad china de Shanghái en marzo y abril donde mantuvo encuentros con una persona que supuestamente trabaja para el Servicio de Inteligencia de China.

    ​Las autoridades estadounidenses acusaron a Mallory de compartir información de defensa para ayudar a un Gobierno extranjero, por lo que puede ser condenado a cadena perpetua.

    En mayo trascendió que la policía de Fráncfort del Meno detuvo a un ciudadano suizo que supuestamente espiaba en Alemania a favor de un Gobierno extranjero.

    Según la Fiscalía, Daniel M., de 54 años, trabajaba en Alemania desde 2012 y sustraía informaciones del sector financiero y bancario.

    El 9 de noviembre de ese año fue condenado a un año y nueve meses de condicional por espionaje y multado por 25.000 euros.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    relaciones internacionales, política exterior, espionaje, Rusia