23:08 GMT +312 Noviembre 2018
En directo
    Pasaporte de EEUU

    Qué es el 'ius soli' y por qué Trump quiere eliminarlo en EEUU

    CC0 / Pixabay
    Política
    URL corto
    130

    Para tener la ciudadanía de EEUU basta nacer en ese país. Por eso, los hijos de indocumentados —e incluso de parturientas de visita— son estadounidenses. Donald Trump criticó este principio y prometió su eliminación, pero al parecer no tendrá el camino tan fácil.

    "Todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos, y sometidas a la jurisdicción de ese país, son ciudadanos de Estados Unidos y del estado en el que residen".

    Este texto es parte de la 14ª enmienda a la Constitución de EEUU, aprobada en 1868, que desde entonces constituye la tesis principal para la concesión de la ciudadanía estadounidense.

    Pero 150 años después, en la campaña por las elecciones legislativas de mitad de mandato y con el debate por la inmigración a flor de piel, Donald Trump la ha calificado como una "política loca y lunática", y ha prometido su modificación.

    Una medida así podría afectar seriamente a los inmigrantes indocumentados, cuyos hijos representaron en 2016 (último año para el que se dispone de datos) un 6% del total de 4 millones de nacimientos en todo el país, de acuerdo con el observatorio Pew Research Center.

    Más información: Trump prevé firmar orden ejecutiva para revocar ciudadanía por derecho de nacimiento

    Según la misma fuente, en ese año existían cerca de 5 millones de menores de 18 años que nacieron en EEUU de un padre o madre indocumentado, y casi 1 millón de ciudadanos mayores de edad en la misma condición.

    Pero también hay otros casos en los que los hijos de extranjeros pueden considerarse estadounidense. Por ejemplo, los nacidos por subrogación materna con padres intencionales de otro país; o incluso el llamado 'turismo de partos', es decir, extranjeras sin un vínculo con EEUU que van a dar a luz y regresan a su nación de origen con un hijo ciudadano estadounidense.

    Ius soli: la nacionalidad por el solo hecho de nacer en un país

    Esta modalidad de concesión de la ciudadanía se basa en el criterio del 'ius soli', en latín, 'derecho del suelo'. Los países que lo observan otorgan la nacionalidad a las personas por el solo hecho de nacer en su territorio.

    Donald Trump dijo en la campaña que EEUU "es el único país" que da esta prerrogativa. Pero se equivocó: la enorme mayoría de los países de las Américas también brinda la nacionalidad a los nacidos dentro de sus fronteras, independientemente de la nacionalidad de los padres o su condición migratoria.

    Por citar algunos, Brasil, Argentina o México. En muchos casos, se trata de naciones que, como EEUU, en los años posteriores a su creación dependían fuertemente de las corrientes migratorias para conformar su población, y un criterio más restrictivo hubiera implicado problemas en la inclusión de amplios sectores en la vida civil.

    La promesa de Trump respecto de la 14ª enmienda de la Constitución, lanzada cuando viaja a su país una caravana de migrantes centroamericanos que escapa de la violencia y pobreza estructural de la región, no gozaría de mucha popularidad.

    Más información: Trump prevé dificultar acceso de inmigrantes a ciudadanía de EEUU

    Según una encuesta de 2015 conducida por el Pew Research Center, seis de cada 10 estadounidenses estaban en contra de cambiar la Constitución para suprimir el derecho automático a la ciudadanía a los hijos de residentes ilegales nacidos en EEUU. Del mismo modo, otra investigación del Wall Street Journal reveló que en 2017 65% de los estadounidenses estaban de acuerdo con el 'ius soli'.

    Trump dijo que podría cambiar esta situación con los poderes que le da la ley. Pero enseguida hubo juristas que apuntaron que necesitaría modificar la Constitución. Para eso requiere de mayorías especiales en el Congreso y no está claro que las pueda conseguir.

    Puedes leer: ¿Por qué muchos empresarios renuncian a la ciudadanía de EEUU?

    Muchos de los países que contemplan el 'ius soli' lo tienen establecido en sus Constituciones nacionales. Brasil, en el artículo 12 de su Carta Magna de 1988, precisa que "los nacidos en la República Federativa del Brasil, aunque de padres extranjeros", tienen la nacionalidad del país. Uruguay reconoce como ciudadanos naturales a "todos los hombres y mujeres nacidos en cualquier punto del territorio de la República".

    En Europa, hay países que lo contemplan de una manera más restringida. El Reino Unido da la nacionalidad a las personas nacidas en el país de padres extranjeros, siempre que sean residentes permanentes. Francia define como ciudadanos a los nacidos en Francia de padre o madre a su vez nacidos en el territorio del país.

    Ius sanguinis, la nacionalidad por vía de la sangre

    Este principio, heredado del Derecho Romano, establece que un recién nacido adquiere la nacionalidad de alguno de sus padres, o de ambos, independientemente del lugar del nacimiento. Esta es la doctrina que guía las leyes de nacionalidad de la mayoría de los países europeos. Salvo raras excepciones, los hijos de extranjeros no son ciudadanos por el solo hecho de nacer allí.

    Un caso de manual es el de Italia, que concede la nacionalidad a los descendientes de sus emigrantes sin límite de generaciones, con la sola condición de que el ciudadano italiano original no haya renunciado de manera explícita al vínculo con su país a través de una naturalización en otra nación.

    Esto ha llevado a que en América del Sur —particularmente en Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela— alrededor de 1,4 millones de personas descendientes de italianos hayan pedido el reconocimiento de la ciudadanía, incluso si nunca pisaron la tierra de sus orígenes. Como sus países de nacimiento conceden además la nacionalidad por el solo hecho de nacer allí, tienen doble nacionalidad.

    Vinculado: Italia endurece la ley migratoria con el decreto Salvini

    Sin embargo, las personas que nacieron en Italia de padres extranjeros no tienen la misma condición. Un ejemplo es el futbolista Mario Balotelli, quien a pesar de haber nacido en Palermo de padres provenientes de Ghana, recién pudo tener pasaporte italiano en 2006, tras alcanzar la mayoría de edad y haber vivido ininterrumpidamente hasta ese momento en Italia.

    La misma vía —con ciertas particularidades— la siguen países como Suiza, España y casi todas las naciones de Asia. En algunos casos, los nacidos en estos sitios dan la nacionalidad automáticamente si los padres no pueden transmitir la suya, una situación que dejaría al recién nacido como apátrida (es decir, sin un vínculo formal con ningún Estado).

    Esto sucede con los hijos de ciertos nacionales latinoamericanos en España. Por ejemplo, los hijos de argentinos, costarricenses, cubanos, panameños, paraguayos, peruanos o uruguayos deben afincarse en el país de origen de sus padres o realizar un procedimiento administrativo para tener la ciudadanía. En ese caso, España la concede "por simple presunción".

    Ius domicili, el derecho a la nacionalidad adquirido por domicilio

    La residencia en un país puede dar derecho a la ciudadanía. Notoriamente es el caso de las naturalizaciones. En general se requiere haber vivido por un determinado período en un Estado para poder nacionalizarse, tanto en países que reconocen el ius soli como el ius sanguinis.

    Pero también hay otros casos, como Colombia o Chile, que no conceden la nacionalidad a los hijos de transeúntes: los padres deben estar domiciliados en el país para poder reclamar el pasaporte de sus hijos.

    Del mismo modo, los hijos de uruguayos nacidos en el exterior adquieren la ciudadanía de sus padres de manera plena por el hecho de avecinarse en el país. Sucede lo mismo con los hijos de colombianos. Los hijos de argentinos deben manifestar ellos mismos —o sus padres— la opción por esa nacionalidad ante las autoridades.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    ius sanguinis, ius soli, nacimiento, pasaporte, nacionalidad, Donald Trump, EEUU