08:40 GMT +320 Noviembre 2018
En directo
    Bandera de EEUU

    Justicia de EEUU imputa a una rusa por "injerencia" en elecciones intermedias

    CC0 / Unsplash
    Política
    URL corto
    212

    WASHINGTON (Sputnik) — El Departamento de Estado de EEUU imputó a una ciudadana rusa al acusarla de intentar injerirse en las futuras elecciones a mitad del mandato.

    "Hoy [el 19 de octubre] fue hecho público en Alexandria, Virginia, una demanda penal con que se acusa a una ciudadana rusa por su supuesto papel en un complot ruso encaminado a interferirse en el sistema político de EEUU, incluidas las elecciones intermedias de 2018", dice el comunicado.

    Según destacó en la nota el fiscal Zachary Terwilliger, "el objetivo estratégico de esta presunta conspiración, que continúa hasta hoy, es sembrar la discordia en el sistema político de EEUU y minar la confianza en los institutos democráticos" de Estados Unidos.

    En particular, Justicia estadounidense considera que Elena Khusyaynova, de 44 años, trabajó de jefa de contabilidad en el denominado 'Proyecto Lakhta', financiado por "el oligarca ruso Evgueni Prigozhin y dos compañías bajo su control: Concord Management and Consulting LLC, y Concord Catering".

    "El Proyecto Lakhta consiste de numerosos componentes, algunos de los cuales están asociados con audiencias dentro de la Federación de Rusia, y otros orientados hacia audiencias de EEUU, la Unión Europea y Ucrania, entre otros", señala el texto.

    Temas relacionados: Trump firma nueva orden ejecutiva imponiendo sanciones a quienes interfieran en elecciones

    Khusyaynova se considera responsable de gestionar la financiación de las operaciones del proyecto, "incluidas las actividades de influencia extranjera en EEUU".

    En particular, los fondos del proyecto se destinaban a "activistas, anuncios publicitarios en plataformas de medios sociales, registro de nombres de dominio, compra de servidores proxy, y promoción de nuevas publicaciones en las redes sociales".

    "Entre enero de 2016 y junio de 2018, el presupuesto operativo del Proyecto Lakhta sumó más de 35 millones de dólares, aunque solo una parte de esos fondos fue destinada para (actividades en) EEUU: tan solo entre enero y junio de 2018, el presupuesto operativo del Proyecto Lakhta superó 10 millones de dólares", precisa el documento.

    El papel principal de las operaciones cuya financiación supuestamente gestionó Khusyaynova, agrega, fue "una guerra informativa contra EEUU".

    El Departamento de Justicia cree que los conspiradores intentaban hacerse pasar por activistas políticos estadounidenses, para lo que "ofuscaron el origen ruso" de sus actividades mediante redes privadas virtuales.

    "Usaron plataformas de redes sociales para crear miles de cuentas que parecían ser operados por estadounidenses, y las emplearon para crear y amplificar un contenido social y políticamente divisorio, orientado hacia audiencias de EEUU; esas cuentas también fueron usadas para abogar por elección o derrota electoral de ciertos candidatos de las elecciones de 2016 y 2018", apunta el comunicado.

    Según el texto, algunas de las cuentas publicaron "miles de mensajes y tenían decenas de miles de seguidores".

    Tema relacionado: El FBI no detecta intentos de Moscú de afectar las elecciones intermedias en EEUU

    Los conspiradores, agrega, usaron las redes sociales para referirse a una amplia gama de temas como "migración, control de armas y la segunda enmienda, la bandera Confederada, relaciones raciales, cuestiones de LGBT, la Marcha de las Mujeres, y los debates sobre el himno nacional en la NFL".

    "Los miembros de la conspiración aprovecharon ciertos eventos en EEUU para apoyar sus temas, incluidos los tiroteos en la iglesia de Charleston, en Carolina del Sur, y asistentes del festival en Las Vegas; la manifestación 'Unid a la Derecha' en Charlottesville y la violencia que tuvo lugar allí; casos en los que la policía disparó contra afroamericanos; y las decisiones políticas de la actual administración presidencial de EEUU", indica.

    En general, los conspiradores, según la Justicia de EEUU, intentaron "generar tensiones políticas apoyando a grupos radicales" y "agravar el conflicto entre las minorías y el resto de la población".

    "La demanda penal no incluye alegación alguna de que (las actividades de) Khusyaynova o una más amplia conspiración tuviera efecto alguno en los resultados de las elecciones", reconoce a la vez el Departamento de Justicia.

    Estados Unidos acusó en retiradas ocasiones a las autoridades rusas de orquestar una injerencia en los procesos democráticos norteamericanos.

    Moscú rechaza esas acusaciones, subrayando que carecen de fundamento.

    El presidente ruso, Vladímir Putin, declaró que esas acusaciones contra Rusia forman parte de un juego político interno de EEUU, y lamentó que dañen las relaciones bilaterales.

    Además: Trump llama a investigar el hackeo del correo electrónico de Hillary Clinton

    Preguntado a inicios de octubre durante la Semana de la Energía de Rusia qué es lo que espera de las futuras elecciones a mitad del mandato de EEUU, Putin contestó que quiere "que termine todo el oscurantismo relacionado con la supuesta injerencia rusa en la campaña electoral de EEUU".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    injerencia, elecciones, EEUU