14:14 GMT +314 Noviembre 2018
En directo
    Una prueba nuclear de Corea del Norte (archivo)

    El desarme norcoreano es una fantasía, pero ¿por qué no aceptar su estatus nuclear?

    © REUTERS / KCNA
    Política
    URL corto
    2273

    Para Harry J. Kazianis, editor ejecutivo de The National Interest e investigador en varios centros de análisis estadounidenses, Pyongyang nunca va a deshacerse de las armas nucleares. Pero, mientras EEUU exija un desarme incondicional, va a pasar por alto oportunidades reales para una distensión y coexistencia pacífica en la península coreana.

    El autor admite desde el inicio estar al tanto de la imposibilidad de avance diplomático alguno entre EEUU y Corea del Norte mientras Washington demande la desnuclearización completa.

    "Pyongyang es un país con armas nucleares. Nunca jamás las va a ceder. Y Washington no puede hacer nada con esto salvo aceptar la muerte de millones de personas", vaticina el analista, en referencia a una hipotética solución militar del problema nuclear norcoreano.

    Kazianis recuerda la obtención de las armas nucleares por Rusia, China, la India y Pakistán y pregunta por qué en aquellos casos no hubo ningún problema diplomático, pero en caso de Corea del Norte "[EEUU] nos aferramos a una demanda imposible" en detrimento de una distensión permanente en la península coreana.

    Para el autor, el problema radica en que las autoridades de EEUU no quieren asumir toda la responsabilidad por los errores de enfoque durante años de las Administraciones anteriores.

    "Nadie en Washington quiere pasar a la historia como el que admitió no haber podido prevenir que un país comparable con el estado de Vermont desarrolle una bomba de hidrógeno y misiles balísticos de largo alcance capaces, teóricamente, de alcanzar Nueva York o la propia capital", detalló.

    Y este es un problema que causa el 'círculo vicioso' de negociaciones destinadas a fracasar una vez que se haga evidente que Pyongyang nunca pretendió desarmarse. Y con cada círculo, la amenaza de llevar a Corea del Norte "fuego y furia" corre un mayor riesgo de ponerse en práctica con consecuencias más que trágicas.

    Cálculo macabro: Las crudas cifras del 'peor escenario' en la península de Corea

    Receta del éxito

    El analista sugiere dejar de llevarse por el temor a aceptar la verdad y admitir —al menos internamente dentro de la Administración— que Corea del Norte posee un arsenal nuclear y lo ve como una garantía de su seguridad.

    Y si EEUU no está considerando desatar una guerra más de 'cambio de régimen', que podría ver usadas armas nucleares, biológicas y químicas a una escala inédita, entonces "estamos obligados a enfrentar la situación tal cual es".

    En este caso, el enfoque de Washington debería evolucionar de exigir un desarme nuclear hacia elaborar con Pyongyang reglas para el mantenimiento de su arsenal, en particular buscar formas de limitar su cantidad y capacidad.

    Te puede interesar: Los virus como armas biológicas, ¿mito o realidad? 

    El enfoque vigente de máxima presión, tan popular por el 'establishment' estadounidense, "no funcionará". Intentar presionar a otros países para que cesen sus contactos con Corea del Norte tampoco parece muy factible, y lo único que va a causar será acercar aún más una alianza entre Moscú, Pekín y Pyongyang.

    El objetivo político en cuanto a Corea del Norte no debe ser su desarme nuclear, sino la paz en el Noreste Asiático y la prevención de la segunda guerra de Corea. Se podrá alcanzar solo al admitir la realidad, algo que quizá se esté dejando de lado en la Casa Blanca, según el autor.

    "Sin hacerlo, en unos meses o años llegará inevitablemente una nueva crisis, y es posible que ya no tengamos tanta suerte", concluyó Kazianis.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    acuerdos, desarme nuclear, relaciones bilaterales, Corea del Norte, EEUU