15:09 GMT +322 Octubre 2018
En directo
    Manuela D'Ávila, candidata a vicepresidenta de Brasil, junto a su compañero en la fórmula, Fernando Haddad

    Un militar y una comunista, las personas detrás de Bolsonaro y Haddad en Brasil

    © REUTERS / Nacho Doce
    Política
    URL corto
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (174)
    370

    El clima de polarización política en Brasil está llegando a niveles inusitados. Eso no solo se puede ver a través de la emergencia del ultraconservador Jair Bolsonaro y el izquierdista Fernando Haddad como favoritos para volverse mandatarios, sino también con los candidatos a la vicepresidencia. En Sputnik te contamos quiénes son estas figuras.

    En Brasil, el clima de la antesala a las elecciones presidenciales es particular. El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), el favorito en todas las encuestas, se encuentra en prisión e inhabilitado por un presunto caso de corrupción. Bolsonaro, quien le seguía en las preferencias —ahora las está liderando— fue apuñalado en un acto de campaña.

    Tras las sentencias de las autoridades electorales que impidieron a Lula presentarse a las urnas, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) transfirió su liderazgo a Fernando Haddad, exalcalde de Sao Paulo, el vice de la fórmula inicial. Esta circunstancia llevó a la designación de la dirigente comunista Manuela D'Ávila en su lugar.

    Bolsonaro, en cambio, mantuvo a su candidato inicial a la vicepresidencia, el general del Ejército Hamilton Antônio Mourão, tan controvertido y autor de frases impactantes como las que ha proferido su compañero de fórmula.

    Aunque el foco está en los candidatos principales, el rol que pueden tener los vicepresidentes no es menor. Potencialmente, podrían llegar a la presidencia en caso de renuncia o fallecimiento del titular. O, como se dio en el caso del actual presidente Michel Temer, acceder al Palacio de Planalto tras un hipotético caso de proceso de juicio político.

    Más información: Compañera de fórmula de candidato del PT de Brasil pide custodia por amenazas de muerte

    Sputnik te cuenta quiénes son, cuál es su trayectoria y cuáles han sido sus dichos más trascendentes a lo largo de esta campaña.

    ¿Quién es Manuela D'Ávila, vice de Haddad?

    En sus perfiles en redes sociales, Manuela D'Ávila se presenta como "madre" y "madrastra", así como "diputada, periodista, maestranda y candidata a la vicepresidencia de la República". Nacida en 1981 en Porto Alegre del matrimonio de un ingeniero y una jueza, desde su ingreso a la universidad militó en los movimientos estudiantiles.

    Con el tiempo, se afilió a la sección juvenil del Partido Comunista de Brasil. Accedió en 2004 al cargo de concejala de Porto Alegre y luego fue ganando importancia en el seno de su Estado, Río Grande del Sur, uno de los más pujantes del país.

    En las elecciones de 2006 accedió a un escaño en el Congreso Federal como diputada. En esa instancia, fue la candidata más votada en Río Grande del Sur con el 7,31% de los votos, según datos recabados por la Fundación Getúlio Vargas. En los comicios federales siguientes, mantuvo este puesto y alcanzó casi medio millón de votos, más de un 8% del electorado.

    Te puede interesar: La Justicia de Brasil permite a Haddad usar imágenes de Lula en campaña

    En Brasilia, fue líder de la bancada de su partido, presidió la Comisión de Derechos Humanos de su cámara y presentó además el Estatuto de la Juventud, una ley que fija derechos y deberes para las nuevas generaciones. También es conocida por una norma que promovió para regular las pasantías: redujo la jornada laboral de los practicantes y les garantizó beneficios como transporte y alimentación bonificados.

    En el medio, intentó acceder sin éxito a la alcaldía de Porto Alegre, tanto en 2008 como en 2012. En 2015, prefirió volver a la esfera estatal y se postuló a la asamblea legislativa riograndense. Nuevamente se volvió la candidata más votada en su estado, esta vez para el Parlamento local.

    Su condición de mujer la ha marcado en un ambiente político machista. En 2016, fue duramente criticada por mostrarse en redes sociales dando el pecho a su hija bebé. En su campaña, el trasfondo feminista de la candidata se ha traslucido en sus discursos que aseguran que el actual modelo de Brasil perjudica a las mujeres.

    ​La joven candidata en su adolescencia tuvo un importante sobrepeso y logró adelgazar. Sin embargo, suele describir esta etapa de su vida como un momento en el que sufrió discriminación y sintió en carne propia la exigencia de la sociedad por respetar cánones de belleza.

    ​El perfil de D'Ávila es esencial cuando se tiene en cuenta que las mujeres podrían llegar a jugar un rol decisivo en las elecciones. Más cuando Jaír Bolsonaro y su candidato vicepresidente se han caracterizado por una retórica hostil para los derechos de las mujeres.

    Ahora, se lanza nuevamente, intentando recomponer junto a Haddad la izquierda brasileña. El Partido Comunista de Brasil era favorable a presentar una candidatura que reuniera a todo ese sector político.

    Esto no se alcanzó, y el 7 de octubre competirán también otras dos duplas próximas ideológicamente. Guilherme Boulos, del partido Socialismo y Libertad, es líder del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MST) y está acompañado por Sonia Guajajara, referente indígena del Amazonas. Además, el socialdemócrata Partido Democrático Laborista va con Ciro Gomes, que en algunas encuestas está en un empate con Haddad.

    ¿Quién es Hamilton Mourão, vice de Bolsonaro?

    Hamilton Mourão (1953) también proviene de Porto Alegre. General del Ejército e hijo de un también castrense, ocupó cargos importantes en esa fuerza hasta que fue pasado a la reserva en 2018, tras su remoción del puesto por parte el presidente Michel Temer en 2017.

    La decisión se motivó cuando, en medio de las declaraciones de empresarios arrepentidos que salpicaban a todo el espectro político, Mourão afirmó que los militares tenían "planes muy bien hechos". Y que si los poderes no consiguen una "solución", sería tarea de las Fuerzas Armadas tendrían que "imponer" una.

    "Y esa imposición no será fácil, traerá problemas, ténganlo claro", remató en su momento.

    Te recomendamos: Atentado a Bolsonaro: "El populismo de derecha se refuerza en Brasil"

    Militares brasileños (archivo)
    © AFP 2018 / Yasuyoshi Chiba
    Mourão luego atenuó las declaraciones sobre una posible intervención militar y dijo, en medio de la huelga de camioneros que paralizó al país, que tal solución no es "mágica" y que no era deber de las Fuerzas Armadas hacerse cargo del Gobierno.

    No era la primera vez que el ahora candidato por el Partido Renovador Laborista Brasileño (PRTB, por sus siglas en portugués) lanzaba palabras que sacudieron el terreno político. Por ejemplo, en 2015 se lo quitó del Comando Militar del Sur por hacer un homenaje a Carlos Alberto Brilhante Ustra, uno de los torturadores de la dictadura brasileña (1964-1985).

    Este coronel fue el mismo al que Bolsonaro dedicó su voto a favor del juicio político a Dilma Rousseff. Un gesto provocador, si se tiene en cuenta que Brilhante Ustra fue uno de los responsables de las vejaciones a las que fue sometida la expresidenta y otros cientos de militantes de izquierda en la época de la dictadura.

    Más información: La extrema derecha militarista puede ser Gobierno en Brasil

    De hecho, el mismo Bolsonaro lo describió en la controvertida sesión de la Cámara de Diputados como "el terror de Dilma Rousseff".

    En la campaña, mientras Bolsonaro se recupera de la puñalada recibida, Mourão adoptó la retórica de su aliado. En un discurso, aseguró que muchos de los problemas sociales se dan a partir de familias "disociadas", donde "no hay padre ni abuelo", sino "madres y abuelas".

    "Por eso se vuelve una fábrica de elementos desajustados y que tienden a ingresar en narcocuadrillas que afectan a nuestro país", agregó.

    Vinculado: "Bolsonaro es el primer beneficiado con el atentado, aunque ahora le perjudique"

    Pero también se refirió a la cooperación sur-sur, uno de los pilares de la política exterior de Lula, de manera despectiva. Durante los años de Gobierno del PT, Brasil tejió sólidos lazos comerciales y políticos con África, además de fomentar la integración con el resto de América Latina a través de instrumentos como la Unasur.

    Para Mourão, esta diplomacia fue "juntarse con toda la 'mulambada' del otro lado del océano y de este", un término despectivo para las personas sucias y desaliñadas. Según el vice de Bolsonaro, este proceso solo derivó en "deudas". En cambio, propuso "acuerdos bilaterales con grandes mercados".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Elecciones presidenciales en Brasil (2018) (174)
    Etiquetas:
    candidato, elecciones, Hamilton Mourão, Manuela D´Ávila, Fernando Haddad, Luiz Inácio Lula da Silva, Brasil