23:06 GMT +321 Noviembre 2018
En directo
    Armas químicas (im agen referencial)

    Exteriores: Rusia ni siquiera se dignará a responder a exigencias ilegítimas de EEUU sobre instalaciones químicas

    © AFP 2018 / Jm Lopez
    Política
    URL corto
    4260

    MOSCÚ (Sputnik) — Moscú no cumplirá de forma unilateral y ni siquiera responderá a las exigencias ilegítimas de Estados Unidos sobre inspecciones adicionales a las instalaciones químicas en Rusia, declaró la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova.

    La secretaria de Estado adjunta de EEUU, Manisha Singh, había comunicado que Washington podría suspender la imposición de nuevas sanciones a Rusia por el caso Skripal si Moscú permite realizar inspecciones adicionales a las instalaciones químicas en territorio ruso.

    "Rusia no piensa cumplir y ni siquiera se dignará a responder a esas exigencias ilegítimas de Estados Unidos que rayan con ultimátum y sobrepasan los marcos de la Convención sobre Armas Químicas", dijo Zajárova a periodistas.

    a diplomática recordó que Rusia completó la destrucción de sus arsenales químicos bajo un riguroso control internacional en septiembre de 2017 y que sigue cumpliendo escrupulosamente con todos los demás compromisos que derivan de la Convención sobre Armas Químicas.

    De acuerdo a las cláusulas de esta convención, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) realiza sistemáticamente inspecciones a instalaciones químicas, y entre enero y agosto de 2018 llevó a cabo cuatro inspecciones en empresas de la industria química de Rusia.

    "De manera que las inspecciones de la OPAQ en Rusia continúan tal y como establece la Convención sobre Armas Químicas", destacó Zajárova.

    A su vez, la diplomática llamó a EEUU a destruir sus propios arsenales químicos.

    "Estados Unidos ya debería de cumplir su obligación fundamental en relación a la Convención sobre Armas Químicas y destruir sus propios arsenales de armamento químico", señaló la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso.

    El pasado 27 de agosto, EEUU puso en marcha una nueva batería de sanciones económicas contra Rusia, esta vez por su presunta implicación en el caso Skripal, acusación que Moscú rechaza tajantemente, al igual que los demás pretextos esgrimidos por Occidente para introducir restricciones.

    En marzo pasado, el ex agente doble Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron encontrados inconscientes en la ciudad británica de Salisbury presuntamente envenenados con una sustancia química, ante lo cual Gran Bretaña acusó inmediatamente a Rusia de estos hechos, sin esperar los resultados de la investigación ni permitir a las autoridades rusas colaborar con las pesquisas.

    Tema relacionado: El caso Skripal, "una pieza más de un rompecabezas para aislar a Rusia"

    El Kremlin de Moscú
    © Sputnik / Alexei Druzhinin/Anton Denisov/Russian President Press Service
    Las nuevas sanciones incluyen la congelación de créditos, garantías y otra asistencia financiera de entidades públicas de EEUU a Rusia, salvo en situaciones de emergencia humanitaria y para el suministro de alimentos y productos agrícolas, así como la prohibición de exportar a Rusia bienes, tecnologías y servicios militares o de doble uso, a excepción de los destinados a exploraciones espaciales y la aviación comercial, que serían objeto de licencias aparte.

    Una segunda ronda de sanciones, más rigurosa, podría entrar en vigor en noviembre y extenderse a los créditos, a las entidades jurídicas y las operaciones de exportación e importación.

    Según expertos consultados por Sputnik, las sanciones podrían provocar también embargo al pago en dólares y, por ende, acarrear consecuencias negativas para los bancos rusos y la cotización del rublo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    armas químicas, caso Skripal, María Zajárova, EEUU, Rusia