13:50 GMT +320 Septiembre 2018
En directo
    La ciudad de Salisbury, el Reino Unido

    Exteriores ruso desmiente que Moscú se niegue a colaborar en el caso Skripal

    © Sputnik / Aleksey Filippov
    Política
    URL corto
    120

    MOSCÚ (Sputnik) — La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, calificó de falsas las acusaciones de Londres de que Moscú se niega a colaborar en la investigación de los incidentes en Salisbury y Amesbury.

    "A las numerosas solicitudes que enviamos, no hemos recibido incluso respuestas formales, por lo que cuando la primera ministra británica, Theresa May, dice que se propuso a Rusia que respondiera a ciertas preguntas, diera explicaciones, etc., y que Rusia se comportó de manera poco constructiva y mintió, no es solo falso sino una clara desinformación", dijo Zajárova.

    Agregó que Rusia espera que se entable un diálogo con Londres para investigar los envenenamientos en Salisbury y Amesbury.

    "A pesar de que todo se hizo de manera inaceptable, de hecho nos presentaron una acusación en forma de ultimátum, Rusia continuó el diálogo, de verdad, fue un monólogo que continúa con el Reino Unido hasta ahora", indicó.

    Asimismo, expresó la esperanza de que "en una cierta etapa de este monólogo inicie un diálogo" y reveló que Rusia envió a Londres por canales diplomáticos numerosos documentos sobre el caso.

    Zajárova mencionó que el Ministerio de Exteriores ruso publicó una parte de esta conversación unilateral en su página oficial.

    Te puede interesar: Secretario General de la OTAN apoya conclusiones de Londres sobre el caso Skripal

     María Zajárova destacó que el Gobierno británico se negó desde el principio a proporcionar a Moscú información alguna relacionada con los sospechosos del caso Skripal.

    "Gran Bretaña se negó a facilitar dato alguno a Rusia", insistió la diplomática, al recordar que Rusia ha estado solicitando información desde el momento en que aparecieron las primeras acusaciones en su contra por el caso del exespía envenenado.

    Además, la Cancillería de Rusia calificó de "desinformación" los intentos de vincular con organismos del Estado ruso a dos individuos presuntamente implicados en el envenenamiento del exagente Serguéi Skripal y su hija Yulia en Salisbury.

    La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, refiriéndose a las imágenes de ambos sospechosos publicadas en el Reino Unido, dijo que "este nuevo intento de acaparar la atención internacional (…) y hacer pasar esas fotos por las de personas supuestamente relacionadas con organismos del Estado ruso, es un ejemplo clásico de la desinformación".

    ​Ante la negativa británica, Rusia pedirá los datos correspondientes a Interpol, una vez que este organismo los reciba de Londres, señaló.

    "Hay que investigar la identidad de esas personas, si existen o no (…) queremos hacerlo con la mayor urgencia y eficacia posible, y es por ello que volvemos a pedir ayuda al Reino Unido para identificar a esas personas", dijo.

    La portavoz también acusó a Londres de demorar deliberadamente la publicación de las fotos de los sospechosos.

    "Me da la impresión de que lo habían demorado deliberadamente para dificultar al máximo la respuesta de Rusia. Cuanto más tiempo pasa, más difícil será la búsqueda", resaltó.

    Zajárova recordó que los máximos dirigentes del país, tras enterarse de lo sucedido en Salisbury, dejaron en claro que "la Federación Rusa no tiene nada que ver".

    Asimismo, la portavoz comunicó que Londres y Washington son los principales beneficiarios de la provocación de Salisbury y Amesbury.

    Serguéi Skripal, exoficial de la inteligencia militar rusa reclutado en los años 90 por el servicio secreto británico MI6 y naturalizado en el Reino Unido, y su hija Yulia, fueron hallados inconscientes a principios de marzo pasado cerca de un centro comercial en la ciudad británica de Salisbury.

    También: Rusia apunta a las irregularidades en la investigación en Salisbury y Amesbury

    La hija del exagente abandonó el hospital el 9 de abril y fue trasladada a un lugar secreto. Su padre fue dado de alta el 18 de mayo. También recibió el alta médica el detective Nick Bailey, la tercera persona que se expuso al agente nervioso en Salisbury.

    Nada más abierta la investigación, que según Scotland Yard se prolongará por varios meses, Londres responsabilizó a Moscú de estar detrás del envenenamiento y catalogó el arma como neuroparalizante de la clase Novichok, supuestamente desarrollada por químicos rusos.

    Más tarde, la policía británica concluyó que dos individuos ingresados con síntomas de intoxicación en Amesbury a finales de junio —Charlie Rowley y Dawn Sturgess (quien no logró recuperarse y falleció)— fueron envenenados con la misma sustancia neuroparalizante que los Skripal.

    Además: Reino Unido considera expandir sanciones a Rusia tras nuevos hallazgos en caso Skripal

    Moscú rechaza las acusaciones de Londres, que considera infundadas, y envió cerca de 60 notas diplomáticas al Foreign Office reclamando acceso a las pruebas para poder colaborar con la investigación, así como a los Skripal que son ciudadanos de Rusia. Si no necesitan ayuda, deberían decirlo en persona para eliminar las sospechas de que se trata de una detención forzada o un secuestro, según la Cancillería rusa.

    El 5 de septiembre, la fiscalía británica imputó a dos nacionales de Rusia en relación con el incidente de Salisbury, Alexandr Petrov y Ruslán Boshírov. La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, afirmó que los dos sospechosos son oficiales del servicio de inteligencia militar GRU (por la sigla en ruso de la Dirección General Inteligencia) y probablemente usaron identidades falsas.

    La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, declaró que todas esas informaciones carecen de pruebas y las listas de supuestos 'agentes rusos' sirven a Londres y Washington para justificar 'la caza de brujas'.

    La portavoz resaltó que todas las acusaciones que May presentó durante su intervención en el Parlamento británico el pasado 5 de septiembre "se hicieron en un tono inaceptable".

    "Rechazamos todas la insinuaciones que fueron presentadas y anunciadas por el Reino Unido", reiteró.

    El 4 de septiembre, la OPAQ publicó un informe en el que señaló que en Amesbury y Salisbury se utilizó la misma sustancia de acción neuroparalizante, pero no pudo confirmar que proceda de un mismo lote.

    Moscú rechaza las acusaciones de Londres, que considera infundadas, y sigue reclamando acceso a las pruebas para poder colaborar con la investigación y también a los Skripal, ambos dados ya de alta y en paradero desconocido.

    El 30 de junio, los británicos Dawn Sturgess y Charlie Rowley ingresaron en un hospital con síntomas de envenenamiento tras perder el conocimiento en su domicilio de Amesbury.

    Sturgess falleció varios días más tarde, por lo que Scotland Yard abrió una investigación por asesinato, pero Rowley se recuperó y fue dado de alta

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    envenenamiento, provocaciones, investigación, Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Amesbury, Salisbury, Reino Unido, EEUU, Rusia