En directo
    Política
    URL corto
    1270
    Síguenos en

    En el mundo acaban de formarse dos poderosas alianzas que están por empezar una lucha decisiva por el predominio comercial. El columnista de Sputnik Maxim Rúbchenko explica qué le espera a la economía global en un futuro cercano.

    Los países miembros de los BRICS no consideran las guerras comerciales como un gran problema, por lo que muestran los documentos de la reciente cumbre.

    La declaración aprobada tras el encuentro consta de 102 párrafos, y tan solo cuatro tienen que ver con el comercio internacional. Más que eso, en ellos no se menciona ni a EEUU, ni a su líder, Donald Trump. El documento destaca también que todos los conflictos comerciales deben resolverse a través de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

    No obstante, durante sus negociaciones, los líderes de los BRICS coincidieron en la necesidad de poner fin al orden mundial unilateral. El canciller chino, Wang Yi, resaltó la necesidad de formular una actitud común, mientras que su homóloga india, Sushma Swaraj, declaró que los BRICS "no se oponen a ningún Estado en concreto".

    "No obstante, si algún estado habla de proteccionismo, lo acusamos conjuntamente", agregó la política.

    El líder chino, Xi Jinping constató la necesidad de "crear una economía mundial abierta y contrarrestar la política de unilateralismo y proteccionismo".

    Sobre el tema: ¿Qué dejó la X Cumbre del BRICS? Putin hace el balance

    En su momento, Rusia y China llegaron a ser los países que sufrieron mayores daños debido a la actitud de Washington, según constató el analista refiriéndose a las tarifas arancelarias y sanciones aplicadas por EEUU.

    Mientras tanto, cuando se desarrollaba la cumbre de los BRICS Trump se reunió con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Durante el encuentro, el líder estadounidense se declaró dispuesto a comentar la anulación de aranceles en el comercio entre Europa y EEUU.

    Hasta el momento, las partes quedaron en no imponer nuevos aranceles. El columnista de Sputnik constató que el mandatario "volvió a dar un giro de 180 grados" en las relaciones comerciales con Europa.

    "En realidad, el presidente estadounidense simplemente no tenía otro remedio. Su táctica —atemorizar a su socio y luego ofrecerle amistad en sus propios términos— no tuvo éxito. El primer fracaso fue con China", observó Rúbchenko.

    Fue en primavera cuando el Gobierno de EEUU anunció los aranceles sin precedentes con que iba a gravar la mercancía china. Más tarde Washington empezó las negociaciones con Pekín. 

    No obstante, los congresistas estadounidenses se percataron de que EEUU llegaría a ser un socio júnior en esta alianza y por lo tanto pusieron fin a la iniciativa.

    Asuntos relacionados: Europa y Asia se unen para proteger el orden mundial de EEUU

    Entonces Trump quiso formar una alianza con Europa e insistió en que los líderes de la región se opusieran a la construcción del gasoducto Nord Stream 2. Sin embargo, las autoridades alemanas y francesas rechazaron la propuesta.

    El Kremlin de Moscú, Rusia
    © Sputnik / Evgeny Biyatov
    Entonces el mandatario de EEUU tuvo que optar por la normalización de las relaciones con Moscú.

    Según el artículo de The Daily Beast fue el exsecretario de Estado norteamericano Henry Kissinger quien ofreció esta estrategia a Trump.

    "Durante las reuniones informales el político insistía en que Trump trabajara con Rusia para frenar a la creciente China", escribió el medio.

    Más sobre el tema: ¿Qué le aconsejó Kissinger a Trump respecto a Rusia?

    La cumbre de Helsinki entre Putin y Trump podría ser el primer paso para formar una supuesta alianza contra Pekín. "Pero la histeria acerca de la traición de Trump que se generó en EEUU terminó con esta oportunidad", según explicó el columnista.

    En esta situación, el mandatario de Estados Unidos no tuvo otro remedio que restaurar su amistad con Europa bajo el lema de disuasión de Rusia y China.

    EEUU no es el único que intenta construir alianzas. China, por su parte, ofreció que la UE y Pekín colaboraran en la OMC oponiéndose contra la política comercial de Donald Trump. No obstante, Bruselas no aceptó la propuesta al sospechar que el objetivo del país asiático era dividir al bloque occidental. La UE, por su parte, firmó un acuerdo comercial con Japón.

    "Si EEUU efectivamente llega a cancelar los aranceles sobre la mercancía europea, tendrá que firmar un acuerdo semejante con Japón. Como consecuencia, aparecerá una alianza dirigida por los países del G7 que se enfrentará a los BRISCS en la guerra comercial global", advirtió Rúbchenko.

    El analista agregó que el resultado de esta 'batalla' estará determinado por los objetivos que se plantean los participantes.

    Así, los miembros del G7 y sus satélites pretenden reducir la influencia global de China y, al mismo tiempo, estimular sus economías nacionales.

    Los objetivos de los BRICS son mucho más modestos —hacerse bastante fuertes para no seguir las reglas que impone Occidente.

    En cuanto a las ventajas que tiene cada una de las alianzas, el columnista destacó el poderío tecnológico de los miembros del G7. Los BRICS, por su parte van atrayendo cada vez más partidarios, y las guerras comerciales apenas llegarán a impedirlo, según concluye el experto.

    Más: Erdogan quiere adherirse a los BRICS

    Además:

    Putin: los BRICS no se plantean aumentar el número de miembros
    La UE defenderá sus intereses económicos incluso ante EEUU
    ¿Está China creando una nueva alianza contra EEUU?
    ¿Qué beneficios pueden sacar los BRICS de la 'guerra comercial' de Trump?
    Los BRICS estrechan filas en respuesta al proteccionismo comercial
    Etiquetas:
    guerra comercial, alianza, hegemonía, cumbre, G7, BRICS
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook